Siete de cada diez costarricenses tienen deudas y la mayoría intenta sobrevivir con lo básico

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

Siete de cada diez costarricenses tienen deudas y la mayoría intenta sobrevivir con lo básico

Este préstamo ayudará a las pymes del país.

20% de los encuestados dedican 62,5% o más de sus ingresos para el pago de deuda.

El endeudamiento es una facilidad que permite a las personas acceder a nuevos conocimientos o la formación de su patrimonio familiar. Pero en exceso, puede repercutir en la salud financiera de las personas. Siete de cada diez costarricenses mayores de 18 años, admiten que actualmente tienen deudas, pero algunos de ellos aceptan además que enfrentan fuertes limitaciones para adquirir lo básico debido a las deudas contraídas. Esto se desprende de la primera encuesta de “Endeudamiento de los hogares costarricenses”, realizada por la Oficina del Consumidor Financiero (OCF).

El estudio se realizó durante el mes noviembre del 2020, abarcó a un total de 1200 personas entre los 18 a 65 años, con un error muestral de 2,8% y fue aplicado en todo el país.

Entre los principales hallazgos destaca que el 74% de los consultados admitió tener algún tipo de deudas. El porcentaje de personas con deudas en la actualidad es más alto en los siguientes grupos: hombres, personas de 25 o más años, con trabajo remunerado, jefaturas de hogar, casados o unidos, y con educación universitaria.

Un dato relevante es que el 77% de las personas que indicaron tener deudas en el 2019, las mantienen en la actualidad. Sin embargo, un 14% indicó que no tenía deudas en 2019 y siguió sin obligaciones en 2020.

Otro aspecto importante es que al 35% de los consultados apenas les alcanza para lo básico y al 27% no les alcanzan del todo los ingresos que generan; o sea, seis de cada diez personas admiten que sus ingresos apenas alcanzan para cubrir sus necesidades básicas, o del todo no le es suficiente. Cabe destacar que el 67% de las personas que fueron entrevistadas tienen trabajo remunerado mientras el 33% no tiene empleo.

“La Oficina del Consumidor Financiero ha venido insistiendo que el endeudamiento elevado es una problemática que no solo afecta la salud financiera de las personas y sus familias, sino que también llega a repercutir en la productividad de los individuos y hasta de las empresas. Por ello, esta encuesta fue más allá de conocer cuánto dinero deben los costarricenses, a la vez que se trató de identificar grupos y patrones que tienen las personas respecto al endeudamiento”, explicó Danilo Montero, director general de la OCF.

De esta manera, el capítulo que describe el nivel de endeudamiento de las personas, además de identificar el alcance de los ingresos para la cobertura de las necesidades básicas, también reflejó el comportamiento de las personas respecto a la cantidad y tipo de deudas, así como el compromiso de sus ingresos para el pago de lo adeudado.

En promedio, las personas tienen entre dos y tres deudas, entre las que destacan los créditos personales o de consumo, préstamos con familiares o amigos y las deudas con empresas de electrodomésticos, entre otro tipo de comercios (ver cuadro). De igual manera, los hombres, trabajadores remunerados, jefes de hogar, casados o unidos y con grado académico de licenciatura, son quienes tienen mayor promedio de 2,6 deudas.

 

Tipo de deuda Porcentaje
Créditos personales o de consumo 31%
Préstamo con algún familiar o amistad 29,9%
Empresas de electrodomésticos u otro tipo de comercios 27,3%
Tarjetas de crédito en colones o dólares 23,9%
Préstamos con asociación solidarista o cooperativa 23,3%
Préstamo de vivienda 19,8%
Préstamos informales 13,9%
Crédito del vehículo 13,7%

Compromiso del pago de deuda

Tener deudas en sí mismo no es el problema. Por ello, la encuesta se propuso identificar el nivel de compromiso que tienen los costarricenses respecto a sus ingresos para el pago de deudas.

Para determinar el nivel de compromiso, se les consultó a las personas cuánto pagan mensualmente en cuotas para hacerle frente a sus deudas, y por otro lado se les solicitó el ingreso mensual. Ambos datos se combinaron para definir una medida de endeudamiento. Los resultados se ordenaron para crear cinco grupos (quintiles) según su nivel de compromiso.

Un hallazgo muy relevante del estudio es que el compromiso más frecuente está en el orden del 30%, valor que coincide con un nivel considerado aceptable, y contradice en cierto sentido la visión popular de que los costarricenses en general están muy endeudados. Sin embargo, el estudio sí confirma que hay grupos de población que enfrentan muy altos niveles de endeudamiento, lo que constituye una seria llamada de atención para empleadores, formuladores de política pública o para los mismos legisladores.

Por ejemplo, alrededor del 20% de los encuestados hace pagos por deudas que representan el 62,5% o más de sus ingresos, en algunos casos superando el 150%. Cerca del 18% enfrenta un nivel de compromiso entre 37,6% y 62,5%; por el otro lado, alrededor de 52% de las personas en la muestra enfrentan compromisos del 30% o menos.

Desde el punto de vista de los ingresos, los hallazgos son reveladores. Más del 55% de quienes ganan menos de ₵300.000 (trescientos mil colones) tienen niveles de compromiso que no excede el 30%, pero una cuarta parte de este grupo está en la categoría de niveles de muy alto endeudamiento. Por el contrario, en el grupo de encuestados con niveles de ingreso por ejemplo entre ₵1.500.000 (millón y medio de colones) y ₵2.500.000 (dos millones y medio de colones) hay un 34% con niveles muy bajos de endeudamiento, pero también hay un 30% con los niveles más altos de compromiso. Por lo tanto, parece que el endeudamiento no tiene que ver solo con el ingreso.

El endeudarse trae consigo la sensación de agobio de las personas. De los consultados, el 29% considera que durante el 2020 se sintió agobiado por las deudas. En general, a mayor nivel de endeudamiento, más agobiados están; por ejemplo, quienes tienen comprometido el 62,5% o más de sus ingresos para pagar dichas deudas, el 37% considera que se ha sentido agobiado. El sentimiento es más frecuente entre los grupos que tienen más problemas para pagar, mujeres, personas sin trabajo remunerado o del sector privado, de escasos recursos y quienes residen fuera del Gran Área Metropolitana.

“Algo que llama la atención en el estudio son otras dimensiones que pueden explicar el endeudamiento de las personas, como cuando han tenido que apoyar económicamente a familiares o amistades, debido a la pérdida de empleo de ellos mismos o de algún miembro de la familia, o incluso a un divorcio o la quiebra del negocio”, explicó Danilo Montero, director general de la OCF.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta