• agosto 5, 2022

¿Puede Costa Rica sacar ventaja del conflicto en Taiwán?

¿Puede Costa Rica sacar ventaja del conflicto en Taiwán?

Taiwán es el principal productor de microchips del mundo, y es también el centro del conflicto entre China y EEUU. ¿Es probable que afecte la producción y distribución de chips en el mundo?

El mundo ya vive con temor y terribles consecuencias los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania. Y como si eso fuera insuficiente, los sonidos de las armas ya empiezan a sonar en Asia, debido a la visita de Nancy Pelosi, una importante política estadounidense a Taiwán. Este acontecimiento desató la ira de China, al punto que prácticamente bloqueó el espacio aéreo y marítimo de Taiwán mediante impresionantes ejercicios militares.

Si el conflicto entre Taiwán y China escala, es muy probable que la producción y la distribución global de semiconductores se vea afectada.

“Desde ya, grandes jugadores de la industria han anunciado nuevas inversiones en los Estados Unidos y Europa y así podrán disminuir la dependencia de Asia de esta industria, muy en línea con el patrón de búsqueda de resiliencia operativa impulsado por la pandemia y donde entran los fenómenos de nearshoring, friendshoring o reshoring”, señala Sandro Zolezzi, gerente de Investigación Aplicada, Monitoreo y Evaluación de CINDE (la agencia de atracción de inversiones de Costa Rica).

Por ejemplo, Samsung anunció en el 2021 que construirá en el estado de Texas (EE.UU.) una nueva planta de semiconductores avanzados, en la que invertirá US$17.000 millones. La planta estará localizada en Taylor, a unos 50 kilómetros de Austin, donde Samsung ya tiene una planta de semiconductores. La nueva planta será de mayores dimensiones que la de Austin y empleará hasta 2.000 personas.

Por otro lado, Intel anunció en el 2021 que va a invertir US$20.000 millones en la construcción de dos fábricas de semiconductores de última generación en Ohio (EE.UU.). La inversión ayudará a impulsar la producción para satisfacer la creciente demanda de semiconductores avanzados. Intel calcula que en la fase inicial de este proyecto se generarán unos 3.000 empleos en Intel, a los que su sumará la creación de 7.000 puestos de trabajo para la construcción de las plantas.

La misma empresa anunció en marzo del 2022 una nueva fábrica europea de semiconductores en Magdeburgo, una ciudad del noreste de Alemania. La empresa invertirá en ella US$17.000 millones, aunque este será solo el primero de los pasos que dará para reforzar el músculo europeo en el mercado de los semiconductores. La idea que Intel persigue conseguir que Europa se haga con una cuota del 20% del mercado mundial de los semiconductores en el 2030.

Por su parte, la taiwanesa TSMC ya tiene centros de producción fuera de Taiwán. Tiene fábricas en China (en las proximidades de Shanghái y Tianjín), y también en Estados Unidos (en el estado de Washington). Además, en el 2024 iniciará la producción de semiconductores en la fábrica de US$12.000 millones que ya está poniendo a punto en Arizona (EE.UU.).

¿Qué pasa en nuestros países?

Intel llegó a Costa Rica en 1997 para el ensamble de microchips. En todo este tiempo ha variado sus operaciones; pero recientemente, en julio del 2021, anunció el reinicio de las operaciones de ensamble y prueba en este país. La empresa aumentó la inversión anunciada en diciembre del 2020 de US$350 millones a US$600 millones, así como 1.000 empleos adicionales.

Las instalaciones de ensamble entraron en operación en el segundo semestre del 2021.

“El crecimiento de las inversiones obedece a la decisión de acelerar la rampa de las operaciones de ensamble y prueba para atender la gran demanda global de semiconductores, así como el crecimiento de las operaciones existentes en el país”, añade Zolezzi.

En setiembre del 2021, ocurrió la primera exportación que correspondió a un semiconductor de alta capacidad destinado al mercado de gran escala, como granjas de servidores (grupos de servidores conectados entre sí para procesar grandes cantidades de datos) por lo que tendrá destinos globales.

De acuerdo con el experto, el trabajo de Intel es un primer paso, pues CINDE siempre está atento a las oportunidades de mercado que estas condiciones mundiales y cambios geopolíticos presentan para seguir exponiendo a Costa Rica como un destino estratégico en el establecimiento de operaciones para buscar mayor eficiencia, resiliencia y estabilidad.

“Dentro de la cadena global de semiconductores el país ya tiene presencia en los procesos de manufactura (ensamble y prueba), servicios de ingeniería y diseño y servicios corporativos. Así, analizamos otros eslabones de esta cadena para ajustar la oferta país y así hacer más atractiva a Costa Rica como destino idóneo para nuevas operaciones de esta dinámica industrial aprovechando los fenómenos de nearshoring y friendshoring”, puntualiza.

Etiquetas: CHINA / Costa Rica / Intel / microchips / Negocios / semiconductores / Taiwán

Recomendaciones sobre este tema

Todo listo para que inicie la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Costa Rica 2022

Todo listo para que inicie la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Costa Rica 2022

Costa Rica está lista para recibir a las futuras estrellas del fútbol femenino. Será anfitriona de la Copa…
Intel inauguró oficialmente Planta de Ensamble y Prueba en Costa Rica

Intel inauguró oficialmente Planta de Ensamble y Prueba en Costa Rica

Inversión en el país es cercana a los US$1000 millones en los últimos dos años y solamente durante…
Mayoría de costarricenses consultados celebrará Día de la Madre en su casa o  en la de un familiar

Mayoría de costarricenses consultados celebrará Día de la Madre en su casa o en la de un familiar

La mayoría de personas entrevistadas (76%) financian ellas mismas y sin ayuda de nadie la totalidad del regalo;…