Cuatro emprendedoras costarricenses convierten el plástico reciclado en algo útil para el hogar

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Periscopio

Cuatro emprendedoras costarricenses convierten el plástico reciclado en algo útil para el hogar

Han utilizado más de 1.000 recipientes de plástico para darle vida a macetas, fruteros, tazones, tablas para queso, jaboneras y hasta arbolitos navideños de diversos tamaños con luces, entre otros.

Con el slogan “tu basura, nuestra materia prima” y la meta de aportar al mundo de alguna manera positiva, cuatro mujeres costarricenses fundaron a principios del año 2018 Wagát, que en lengua del pueblo indígena Boruca signifca verde oscuro.

Hoy han utilizado más de 1.000 recipientes de plástico para darle vida a macetas, fruteros, tazones, tablas para queso, jaboneras y hasta arbolitos navideños de diversos tamaños con luces, entre otros, mismos que venden desde el pasado mes de agosto en ferias como El Mercadito y las tiendas de diseño nacional Apartado Creativo, Colectivo y Sin Domicilio Fijo. También, en la tienda del Hotel Los Sueños Marriott, así como en el local Manta Raya en Nosara. Su objetivo es además vender pronto en línea.

Equipo Wagát.

“Queremos ser una solución para combatir la contaminación de plástico en nuestro planeta y esparcir la conciencia sobre su uso. ¿Qué podemos hacer con el plástico que no podemos evitar? …Nosotros tenemos una respuesta: “Upcycling”. De eso se trata Wagát Upcycling Lab: convertir el plástico reciclado en algo funcional, en este caso, algo útil para el hogar”, afirman Montserrat Agüero, Ximena Montealegre, Daniella Musmanni y Diana Raven, socias fundadoras de esta iniciativa, cuyo logo tiene un corazón verde en el centro y las flechas del ciclo del reciclaje a su alrededor.

Actualmente, las cuatro socias tienen otras ocupaciones además de Wagát. Tres de ellas son madres y esposas además de que dos poseen un trabajo que combinan con Wagát. Dedican unas 20 horas semanales cuando no hay ferias el fin de semana.

“Nunca antes habíamos montado una empresa de reciclaje. Tampoco habíamos sido personas de hacer y construir con nuestras propias manos. Hemos tenido una curva de aprendizaje impresionante. Desde nivelar un suelo, construir una mesa de trabajo y darles mantenimiento a nuestras máquinas, han sido de las cosas que nos han tocado aprender en el transcurso del tiempo. Tuvimos un periodo de prueba y error con temperaturas y el comportamiento del plástico, pero sentimos que ya hemos llegado al punto de presentar algo que vale la pena compartir. Seguimos aprendiendo y creemos fielmente que lo perfecto no existe, siempre hay oportunidad de mejora y oportunidad de aprendizaje”, comentan.

Para dar este gran paso, fue de gran inspiración Precious Plastic, que en el 2013 empezó el diseñador holandés Dave Hakkens con el fin de motivar al mundo entero a reciclar. De ahí se inspiraron a ser el primer taller de Precious Plastic en Costa Rica.

“La idea de Precious Plastic es que se pueda montar un proceso de reciclaje a un costo accesible en un espacio pequeño y al mismo tiempo usar mano de obra y materiales locales. Sentimos que así lo hemos hecho. La inversión en maquinaria ha sido menos de dos millones de colones”, relatan.

Cada pieza les toma de principio a fin aproximadamente dos horas de trabajo manual y el plástico que utilizan es número 2 (HDPE), número 5 (PP) y bolsas de plástico limpias. Su color es el que les brinda el de la pieza que se produzca al final.

La recolección del mismo la hacen entre sus amigos, familiares y por medio de alianzas con centros educativos de Escazú, donde está su taller artesanal. Asimismo, tienen un pequeño centro de acopio en la cafetería Ili Vanilli, ubicada en el centro comercial Escazú Village.

“Siempre nos pueden contactar y encontrar la manera de que llegue el plástico a nuestras manos”, enfatizan.

Sus planes a corto y mediano plazo, consisten en que su solución para combatir la contaminación de plástico en el planeta, la conozcan cada vez más y más personas, lo que se traducirá en la reducción de la contaminación ambiental.

“Con cada compra de un producto Wagát, nos aseguramos que ese plástico no termine contaminando un río, un mar, o un lago. Nuestro mensaje es “Esta es nuestra solución. ¿Cuál es la suya?”, concluyen.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja un comentario