Mayoría de emprendimientos en Guatemala tienen financiamiento de familiares

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

Mayoría de emprendimientos en Guatemala tienen financiamiento de familiares

América Latina es una de las regiones con crecimiento más rápido en Venta Directa con un 5,1% de aumento en 2016.

La mayoría de los inversionistas informales son -familiares y amigos- (38%) y el endeudamiento bancario (13%) fueron las fuentes identificadas como más accesibles.

Los resultados del décimo reporte para Guatemala del Monitor Global de Emprendimiento (GEM) 2019-2020, presentados por la Universidad Francisco Marroquín (UFM), a través del Centro de Emprendimiento Kirzner hay más de dos millones de emprendedores en Guatemala, informa  Prensa Libre.

Dentro del reporte entrevistaron a expertos a través de la Encuesta Nacional de Expertos, -NES, por sus siglas en inglés- quienes consideran que en Guatemala son limitadas las fuentes de financiamiento para los negocios nuevos.

La mayoría de los inversionistas informales son -familiares y amigos- (38%) y el endeudamiento bancario (13%) fueron las fuentes identificadas como más accesibles.

Según la encuesta para emprendedores, el 58% aporta el 100% de la inversión inicial para arrancar su negocio y únicamente el 7% obtiene recursos de instituciones financieras. Por lo tanto, todavía existe espacio para innovar en el desarrollo de productos financieros que se ajusten a las necesidades de los emprendedores identificados en el estudio.

Poco incentivo a la formalización

Dentro de las principales razones por las que no se formalizan los emprendedores se encuentran que no ven el beneficio de hacerlo —44%—, lo caro que es operar formalmente —17,8%— y no saber cómo hacerlo —17,6%—.

La mayoría de los inversionistas informales son familiares y amigos.yy

En opinión de David Casasola, investigador del proyecto GEM en Guatemala, la formalización de los negocios se asocia a que ganen escalabilidad, puedan exportar o atraer inversiones, “pero en Guatemala lo que se volvió la regla y no la excepción es operar sin registrar los negocios”, afirmó.

Al analizar el comportamiento de los emprendimientos en fases tempranas y aquellos con bases establecidas en el tema del registro, se observó que quienes se encuentran en fases muy tempranas de formación y tienen menos de tres años y medio de estar operando, solo el —35%— se registró, versus el —64,6%—, que opera de manera informal; pero cuando supera el valle de la muerte —más de tres años— y siguen la vía de la formalidad, el comportamiento de informalidad baja en 48%.

“Es ahí donde vemos la importancia de garantizar la operación de los negocios y generen tracción en el tiempo, al contrario, de quienes no se registran”, expresó. El desafío a superar entre los emprendedores es que vean el beneficio de la formalidad y ampliar la base tributaria.

Fuente: Prensa Libre

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta