Kimberly-Clark, sinónimo de innovación y sostenibilidad

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

Kimberly-Clark, sinónimo de innovación y sostenibilidad

La planta de Kimberly-Clark en Coris, en Cartago, Costa Rica.

“La pandemia nos obligó hacer las cosas diferentes, pero sin cambiar la columna vertebral de nuestra estrategia”, afirma Juan Felipe Isaza, vicepresidente de Kimberly-Clark Latinoamérica Norte.

El 2020 fue un año complicado para todas las empresas por la pandemia del COVID-19, que afectó al mundo en general. Las compañías tuvieron que adaptarse a la nuevo normalidad para sacar adelante su negocio, ese fue el caso de Kimberly-Clark.

La planta de Kimberly-Clark en Coris, en Cartago, Costa Rica.

“Sin duda, la pandemia nos obligó hacer las cosas diferentes, pero sin cambiar la columna vertebral de nuestra estrategia. Lo que tuvimos que hacer fue adecuar esa estrategia a esa realidad”, comenta Juan Felipe Isaza, vicepresidente de Kimberly-Clark Latinoamérica Norte.

La pandemia los marcó en tres grandes momentos. En el inicio cuando se dieron las restricciones y se dieron las compras por pánico. Después cuando se empezó a navegar en ella, “apareciendo cambios en los hábitos de los consumidores, básicamente en el consumo de las categorías dentro del hogar y otras tuvieron una reducción importante”.

Por último, se dio la adopción del e-commerce, “algo que normalmente en nuestros mercados apenas se estaba iniciando, si hacemos un comparativo con Estados Unidos, Europa o Asia, definitivamente en nuestros mercados esto se acelero, fue también positivo el poder descubrir que había una forma diferente de hacer las compras”, recuerda.

Para Isaza han sido mucho más las cosas que se han logrado aprender de la pandemia, sin dejar de lado que fue y sigue siendo un momento difícil y complejo para todos, pero afirma, que “vamos a salir un poco más fortalecidos de esto”.

Costa Rica, un país estratégico

Juan Felipe Isaza, vicepresidente de Kimberly-Clark Latinoamérica Norte.

Costa Rica ha tenido un rol fundamental en la estrategia corporativa de Kimberly-Clark, es su mercado más emblemático.

“Costa Rica para nosotros representar un negocio de una rentabilidad relevante dentro del mercado latinoamericano. Es una operación que tiene más de 50 años en el mercado. Nuestra sede del norte de Latinoamérica está ahí, nuestra zona franca, y obviamente tenemos un mercado, en cuál tenemos una posiciones en cada una de las categorías supremamente relevante, es un mercado que nos permite traer la innovación, que una vez que lanzamos en el mercado costarricense tenemos la posibilidad expandir a otros mercados”, explica Isaza.

En su planta de Coris, en Cartago, se produce pañales y los productos de protección femenina, que exportan al resto de los países de Centroamérica. Esto los impulsa a seguir invirtiendo en el desarrollo del país, y obviamente en el desarrollo del talento humano, que tienen en el país.

Innovación y sostenibilidad

Durante este tiempo de pandemia, el trabajo de innovación en Kimberly-Clark siguió adelante para llevar nuevos productos a los consumidores.

“La innovación es poder de alguna forma anticipar lo que el consumidor está necesitando y pensando. Esa de alguna manera es lo que nosotros como compañía hemos logrado ejecutar en los últimos años”, afirma Isaza.

Recientemente, lanzaron al mercado centroamericano las toallas femeninas Kotex Puro, que está hecha de elementos naturales y en los pocos meses ha hecho la diferencia. También productos nuevos para el cuidado del bebé, en la categoría de champú y crema antipañalitis bajo la marca Huggies, con resultados muy positivos.

Nuevas toallas Kotex Puro y Natural.

“La innovación es eso, cómo logramos cautivar a ese consumidor, que cuando se pare en una góndola o vea un comercial, diga me sorprendieron y estoy dispuesto a pagar por esto”, dice Isaza.

Otro pilar importante para la compañía es la responsabilidad social. En este último año de pandemia y desastres naturales como los huracanes, con su aliado estratégico, el Banco de Alimentos, han hecho donaciones por más de US$500.000 para ayudar a las poblaciones afectadas.

A través de su marca de papel higiénico, Scott, han puesto en practica el programa Baños Cambian Vidas, que tiene seis años de implementación en 11 países de Latinoamérica y su objetivo es brindar acceso a baños, agua potable y educación sobre prácticas de higiene a poblaciones vulnerables.

Con su marca Huggies y en alianza con Unicef tienen el programa un Abrazo para cada bebé, que busca brindar orientación y educación a esas madres primerizas. Y a través de su marca Kotex tienen el programa Ella puede, que busca quitar los estigmas sobre el tema de la menstruación.

En cuanto al tema ambiental, buscan tener una operación cada vez más limpia en la generación de residuos en sus plantas de producción y distribución. El año pasado en su planta de Coris, en Cartago, Costa Rica, devolvieron el 0,1% de residuos a los rellenos sanitarios, “eso demuestra que nuestros sistemas de gestión integral están funcionando y operando de buena manera”, comenta el vicepresidente de Kimberly-Clark Latinoamérica Norte.

En Kimberly-Clark desde ya están pensando en los planes para el 2022, donde la innovación continúa siendo un pilar fundamental.

el autorSusana Ruiz
susana@vidayexito.net

Deja una respuesta