• junio 24, 2022

Fortalecimiento de la cultura organizacional y sus procesos es el principal cambio que impulsan las auditorias internas en las organizaciones

Fortalecimiento de la cultura organizacional y sus procesos es el principal cambio que impulsan las auditorias internas en las organizaciones

Las auditorías internas se deben ver como un proceso enriquecedor para la organización.

Los procesos de mejora continua toman cada vez más relevancia entre las organizaciones para que estas puedan fortalecer y hacer crecer sus operaciones. Para lograrlo, es muy importante conocer cómo se encuentran sus diversos procesos internos y cuáles son esas oportunidades de mejora que tienen para aprovechar el mercado. Para ello, una herramienta fundamental es la auditoría interna.

Esta herramienta es un proceso de verificación interno que permite corroborar el nivel de cumplimiento y conformidad con el que cuenta una organización, según un criterio establecido (norma o esquema) y alcance definido (producto, proceso o servicio).

De acuerdo con la Dra. Carolina González, consultora asociada de TAMA Adv., una auditoría interna lo que busca es  evaluar de manera interna si el sistema de gestión de la empresa cuenta con el nivel de cumplimiento o conformidad necesaria para optar o mantener una certificación. O también para tener claridad si cumple con los requisitos que les solicita un cliente o la parte regulatoria.

“Las auditorías internas se deben ver como un proceso enriquecedor para la organización. Esto porque permite tener noción del nivel real de conformidad con el que esta cuenta para impulsar un enfoque de mejora continua en sus procesos y operaciones, ante una posible auditoría de su cliente o de una certificación. Si conocemos de forma real nuestros puntos débiles, podemos enfocar los esfuerzos en evaluar y mejorar esos procesos débiles que se identificaron”, afirmó González.

Añadió que en todos los procesos dentro de una organización se puede aplicar auditorías internas, ya que estas son procesos que buscan la verificación de la conformidad. Sin embargo, los criterios contra los cuáles se evalúan los procesos sí deben ser definidos de manera interna en la organización, ya sea que se busque o se cuenta con una certificación en una norma o esquema específico, o únicamente se requiera realizar una evaluación bajo criterios internos o de un cliente.

La auditoria interna permite tener noción del nivel real de conformidad con el que esta cuenta para impulsar un enfoque de mejora continua en sus procesos y operaciones.

¿Cómo realizar una auditoría interna en la organización?

Para la consultora de TAMA Adv., lo primero que una empresa  debe contemplar a la hora de realizar una auditoría interna, es que, en caso de utilizar personal interno, estar seguro que el mismo sea competente e imparcial. Esto significa que nadie evalúe su propio trabajo, y que las personas, además de conocer los procesos a evaluar y los criterios, también tengan las competencias necesarias como auditor. Esto para poder gestionar el proceso de manera correcta.

“Si no se cuenta con esta posibilidad, siempre será de gran utilidad contar con personal externo experto que permita realizar una evaluación conforme a un enfoque de mejora y de manera imparcial. Es importante que este personal externo cuente con la experiencia necesaria. No es simplemente conocer las normas o esquemas. Debe contar con las habilidades necesarias como auditor para obtener la información que se requiere y que permita evaluar los sistemas de manera integral, eficiente y eficazmente”, comentó González.

Entre los principales cambios que puede impulsar una auditoría interna en la organziación está el fortalecimiento de la cultura organizacional. Esto siempre y cuando, dijo la consultora de TAMA Adv., la auditoría y sus resultados se vean como una oportunidad de mejora. Además, puede fortalecer también los procesos de la organización, inclusive a sus colaboradores.

“Una auditoría interna, nos permite tener claridad de dónde enfocar los recursos y obtener mejores resultados en las auditorías de clientes o de certificación”, señaló González.

Añadió que las auditorías son procesos lineales planificados. Debido a ello, existen actividades mínimas a desarrollar. Algunas son la planificación y programas de auditoría, los planes de auditorías que describen las actividades a realizar. Así como los informes que permiten detallar el nivel de conformidad existente.

Para la experta de TAMA Adv., las organizaciones deberían realizar auditorías internas de forma continua. De hecho, afirma, no deberían pasar más de 12 meses entre una auditoría y otra. Lo anterior permite garantizar que la conformidad se mantenga y, especialmente, que se mejora.

Algo importante a considerar es que la frecuencia real de las auditorías deberá ser definida mediante una valoración de riesgo. Esto considerando la criticidad de los procesos, los resultados de auditorías previas, el impacto de los procesos a la gestión de la organización y el nivel de cumplimiento de los indicadores, por ejemplo”, concluyó González.

Etiquetas: auditoria interna / Empresas / fortalecimiento de procesos / organización / TAMA Adv

Recomendaciones sobre este tema

AED celebra 25 años de compromiso empresarial con la sostenibilidad

AED celebra 25 años de compromiso empresarial con la sostenibilidad

Evento convocó a más de 250 personas líderes. Alianza reconoció 25 hitos de su historia.
Muchas cabezas piensan mejor que una

Muchas cabezas piensan mejor que una

Nacionalidad, edad, raza, condición social, orientación sexual, religión, preferencia política o, incluso, deportiva. Todos tenemos una formación personal…
7 retos a los que se enfrentarán las empresas en el 2023

7 retos a los que se enfrentarán las empresas en el 2023

Estamos a las puertas de un nuevo año, un 2023 que representa nuevos retos para las empresas y…