Empresas en dificultades económicas pueden cambiar estrategia financiera para evitar cierre

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

Empresas en dificultades económicas pueden cambiar estrategia financiera para evitar cierre

Expertos recomiendan prepararse con prudencia desde ya para temporada de fin de año.

Se requiere realizar un diagnóstico y priorizar pagos en caso de presentar problemas económicos

En medio de la coyuntura económica actual, mucho se ha hablado sobre las dificultades que ha enfrentado el sector empresarial para mantener su rentabilidad y cada vez es más frecuente conocer de organizaciones que se encuentran en complejas situaciones financieras o incluso, que cierran.

Esta realidad se ve reflejada en las expectativas del sector empresarial. De acuerdo con el Estudio de Expectativas Empresariales de la Universidad de Costa Rica del tercer trimestre del 2021, el pesimismo de los empresarios de todos los sectores aumentó respecto el incremento en ventas, producción y utilidades respecto al mismo periodo anterior.

Por eso y a las puertas de una temporada de alta demanda y consumo como la que se avecina en los próximos meses, expertos en finanzas recomiendan a las empresas desarrollar estrategias para administrar sus compromisos financieros.

¿Cómo se pueden honrar las deudas en medio de dificultades?

Alex Barboza, asesor financiero de la firma A&B Advisory explica que “las consecuencias de no realizar los pagos oportunamente, dependen de la naturaleza de cada categoría y de la severidad de su omisión. Pero, ante una dificultad para el cumplimiento de las obligaciones en una empresa,  lo más importante es tener el conocimiento de la magnitud del problema y tomar las decisiones necesarias para afrontar la situación”.

Según el experto, es fundamental que se realice un diagnóstico financiero para identificar cuáles son las obligaciones financieras de la empresa y cuál es su capacidad real para afrontarlas.  Esto significa realizar un verdadero análisis del flujo de efectivo con una base como mínimo mensual.

Luego, se debe priorizar el cumplimiento de las obligaciones financieras que no amenazan la continuidad de la empresa y negociar aquellas que aunque son importantes, no son indispensables. Por ejemplo, si no se paga a un proveedor de materia prima se puede provocar un desabastecimiento en la producción y en consecuencia, una afectación operativa.

Expertos recomiendan prepararse con prudencia desde ya para temporada de fin de año.

Ante las dificultades financieras y posterior al diagnóstico, la empresa debe buscar el acercamiento con sus acreedores, transmitir confianza y compromiso para honrar arreglos de pago que sean adecuados a su realidad económica y valorar la posibilidad de asesorarse con especialistas financieros y contables, que les permita definir el plan para cumplir sus obligaciones tributarias y de ser necesario, transformar el negocio para mejorar la rentabilidad.

El atraso en el pago de obligaciones como líneas de crédito para capital de trabajo, productos financieros de corto plazo como tarjetas de crédito o diferentes operaciones bancarias con garantía; puede originar cargos e intereses por mora, cierre de crédito en instituciones financieras y la degradación de la condición de deudor ante la SUGEF.

El incumplimiento de obligaciones laborales como pago de salarios y cargas sociales, puede tener afectación por apertura de procesos administrativos y legales ante juzgados de trabajo o inclusive la imposibilidad de participar en procesos licitatorios públicos y privados.

Por su parte, la omisión de pago en obligaciones tributarias provoca desde sanciones administrativas económicas hasta el cierre del negocio por lapsos (como sucede en caso de incumplimiento de pago del IVA), lo anterior de conformidad a lo dispuesto por el Código de Normas y Procedimientos Tributarios.  Finalmente, si no se honran las obligaciones con proveedores, los plazos de entrega con clientes podrían verse afectados, se puede dar una pérdida de representaciones de marca o sanciones en detrimento de la empresa.

Prepararse para temporada alta de fin de año con prudencia y resilencia

Barboza recomienda al sector empresarial prepararse con prudencia para la temporada de consumo que se aproxima en los últimos meses del año, pues hay múltiples variables que deben tomarse en cuenta como posibles restricciones sanitarias ante olas de contagio de COVID, alto nivel de desempleo, perspectivas inflacionarias, etc.

“En este escenario, la empresa debe realizar estimaciones moderadas para esta temporada y realizar solo las inversiones necesarias.  El asumir riesgos apresurados en esta época puede traer afectaciones severas. Mi recomendación es vivir el 2021 sin sobresaltos pero  eso sí,  visualizar el 2022 con optimismo,  hoy más que nunca es necesaria la resiliencia del sector empresarial”, concluye el asesor.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta