El retail y el lujo en la época pandémica

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegocios

El retail y el lujo en la época pandémica

El COVID-19 modificó la industria de la venta al detalle, de los artículos de lujo y de diseñador, las llevó a adaptarse, en mayor medida, a medios digitales que los compradores y el confinamiento requieren.

Las industrias del diseño, del retail y del lujo están evolucionando, conforme lo hace también el coronavirus y las compañías se están moviendo hacia una dirección mucho más digital y accesible, ya que el diseño y el lujo siempre han sido considerados algo muy exclusivo y, con la pandemia, están optando por proyectos que faciliten el acceso a personas que están fuera de este sector del lujo.

Así lo afirma Mónica Saravia, costarricense que vive en Milán, digital manager y consultora creativa de marcas italianas, quien asegura que se tratará de un cambio bastante lento, que va de la mano con el coronavirus y que fortalecerá el boom de las redes sociales, aunque dice que Instagram “siempre será la red social para todo lo que son marcas de lujo”.

De acuerdo con Saravia, la teoría de que la gente disminuyó sus volúmenes de compra de artículos de lujo porque están sin exhibirlos es cierta y constituye la razón por la cual marcas como Gucci, Prada o Armani han optado por el outleasure (ropa confortable) –que en otras ocasiones se han utilizado para hacer deporte o mandados-, en este caso es para quedarse en la casa trabajando. “La mayoría de nosotros, yo incluida, estamos en smartworking (teletrabajo), entonces es mucho más cómodo tener acceso a este tipo de diseños y de ropa”, explica.

De acuerdo con un reporte de la compañía Maersk, antes del brote del COVID-19 la industria del retail y lifestyle (ropa, calzado, textiles, juguetes, deportes, etc.) esperaba crecer US$3,3 trillones para el 2030, ya que tan solo para el 2019 esperaban un crecimiento de US$1,9 trillones.

Sin embargo, con la llegada de la pandemia, el impacto en las ventas fue inminente y el sector se tuvo que enfrentar a una paralización en sus operaciones. Los países productores y manufactureros tuvieron que suspender actividades y recluirse, lo que provocó una disrupción en la cadena de suministro, sin embargo hoy se empieza a aclarar el panorama.

“Aunque este 2021 será un año lleno de restricciones y retos, la clave y uno de los mayores aprendizajes para las compañías, según los expertos, se encuentra en una adaptación rápida y constante al panorama que se vaya presentando, más que focalizarse en proyecciones a largo plazo”, afirma la compañía Maersk.

¿El fin del punto de venta?

El COVID-19 modificó la industria de la venta al detalle.

Para la experta, el pensar en que las compras en línea acabarán con las tiendas físicas le parece “un poco trágico”, ya que a las personas les gusta tener la experiencia de compra, sobre todo cuando hablamos de marcas de lujo. “Comprar, por ejemplo, Prada va mucho más allá de comprar solo un bolso, está ligado a ir a la tienda, que le ofrezcan de comer, de tomar…

La atención al cliente va muy ligada a comprar una marca de lujo. Es un aspecto del que, por el momento, carece la experiencia digital y será difícil que exista una diferencia tan grande entre el porcentaje de compras digital y de personas que compran físicamente”.

“Partiendo de las compras online, tengo clientes que, apenas empezó la pandemia, me dijeron ‘abramos este website porque es necesario, empecemos con el Instagram Shop porque la parte de la accesibilidad es muy necesaria’, sobre todo ahora que todo es tan incierto con los cierres de emergencia y todo esto”.

Segun Saravia, el teletrabajo cambió el estilo de vida de todos y también la forma de vestir. “Sé, por conocidos que trabajan en estas grandes familias de moda, que la dirección de los diseños y de los precios irá cambiando conforme avance esta situación”.

Sin duda alguna, el coronavirus cambió la industria y traerá beneficios para los consumidores de mañana.

Arturo Castro Barrantes

Deja una respuesta