• mayo 16, 2022

El negocio de mil flores

El negocio de mil flores

Michelle Descamps es una emprendedora tenaz y perfeccionista que siempre enfrenta a los retos.

Por Milagros Sánchez Pinell

Lo que empezó como un negocio de miel, terminó siendo una exitosa floristería. Así de sorprendente puede ser la vida y Michelle Descamps lo sabe muy bien.

“De mil flores” es el emprendimiento de esta joven guatemalteca que encontró su vocación en la belleza natural de las flores, llevando mensajes de amor y cariño de sus clientes a amigos, familiares, y parejas. O bien embelleciendo eventos sociales y corporativos.

Aunque a Michelle le gusta aclarar que, De Mil Flores, más que una floristería, es un estudio porque es un negocio a puerta cerrada en donde los clientes hacen sus pedidos por teléfono o en línea. Además, carece de una sala de exhibición.

Nuestra roaring 20 recuerda que antes de llegar a tener su propia empresa, estudió fotografía en París, y mercadeo en la Universidad de Suffolk en Boston Massachusetts.  Posteriormente trabajó con su mamá, laboró en una agencia de publicidad, trabajó en un banco y emprendió un negocio de venta de miel que la llevó a encontrarse con su verdadera pasión: las flores.

Según su relato, para comercializar su miel creó una cuenta en Instagram y fue entonces que comenzó a notar que la gente estaba más interesada en las fotos de las flores que posteaba, como para darle color a su página, que al producto mismo.

Sin desaprovechar la oportunidad decidió conocer más del tema con ayuda de los vendedores de flores de la calle. Poco a poco fue aprendiendo los diferentes tipos de flores, sus nombres, cómo se elaboraban los arreglos y a contactar proveedores. Michelle de la noche a la mañana se encontró vendiendo miel y flores en Instagram.

Más tarde decidió poner en pausa al negocio de miel y surgió la idea de abrir una cafetería, en cuyo interior tenía una tienda de flores, tal como lo había visto en París. Sin embargo, al año y medio decidió cerrarlo y quedarse únicamente vendiendo flores.

“En ese momento me sentí fracasada y devastada. Siento que me faltó madurez, pasión, seguridad en mí misma y experiencia.  Al cerrar nos quedamos haciendo el trabajo de las flores casi de cero. En un inicio fue duro porque la gente nos conocía más por el café, pero poco a poco empezamos a crecer”.

Michelle, quien se caracteriza por su tenacidad, más que darse por vencida decidió con mayor ímpetu a empaparse en el tema de las flores y logró hacer que su pequeño negocio floreciera.

“Soy una persona que si se mete a aprender algo lo hace de principio a fin. ¡Soy muy perfeccionista! Cuando empezamos a invertirle más al negocio de las flores, solito empezó a florecer, a atraer más clientes y nuestros arreglos comenzaron a verse mejor. Aunque ahora veo las fotos y digo: ¡uy pobrecitos los que nos compraban!”, relata entre risas.

En cuanto a su trabajo, Michelle explica que le gusta hacer de todo en su negocio porque para ella es importante ejercer un buen liderazgo en su equipo.

“Para mí es importante acompañarlos en su trabajo y apoyarlos. También es importante que ellos me conozcan plenamente para que cuando tomen una decisión cierren sus ojos y piensen ¿qué haría Michelle? Además, que deben poder comunicarse con los clientes, con los proveedores y que cada cosa que hagan la hagan pensando como si fuera yo”, dijo.

Un punto que nuestra emprendedora quiere dejar claro es que trabajar con flores implica un gran reto por lo delicado del producto y las horas extenuantes de faena.

“La gente piensa que trabajar con flores es lindo y que uno está en un jardín precioso. Sin embargo, el piso del estudio está lleno de hojas, hay mucha agua, cubetas y material de lo que hacemos los arreglos. Físicamente es demandarte porque se tienen que cargar cajas y estar de pie todo el día. Cuando nos toca montaje o eventos es cansado, aunque es un trabajo precioso por el resultado de todo nuestro esfuerzo. Amo lo que hago y me apasiona para que todo funcione bien y valga la pena”, manifestó.

Oportunidades en tiempo de crisis

Paradójicamente, con la pandemia del COVID-19, el negocio de Michelle tuvo una gran demanda ya que las personas usaron las flores para enviar mensajes de cariño a sus seres queridos. También jugó a su favor el hecho que previamente tenía una estructura de envíos a domicilio bien sólida.

“Tuvimos un crecimiento del 300% en la pandemia. Contratamos más personal porque estábamos llenos de pedidos y nos rebasó el trabajo. Se que fue una situación horrible para el mundo y me llegué a sentir mal por todo el sufrimiento que había, pero a nivel de negocio nos fue muy bien”, relató.

También fue un tiempo que supo aprovechar al máximo porque le permitió reestructurar sus catálogos y mejorar el proceso de compra o pedido en línea.

Por otro lado, la crisis afectó un poco el suministro de las flores porque muchos de sus proveedores nacionales dejaron de sembrar y otros descuidaron las cosechas.

Cuando Michelle mira hacia atrás se sorprende del camino recorrido porque jamás creyó que estaría en un negocio creativo. “Siempre fui buena para los números y soy muy analítica. En cambio, en el lado creativo me daba miedo fracasar, compararme con otros o sentir que lo que hacía estaba feo. Nunca me imaginé estar aquí”.

Entre sus planes a corto plazo está la apertura de un nuevo estudio en Ciudad de Guatemala, donde incorporará una pequeña tienda que ofrecerá variedad de productos relacionados siempre al campo de la floristería como: globos, peluches, vasijas, candelas, chocolates, galletas etc.

“Para mí es un negocio muy rentable. Quiero que el equipo siga creciendo y expandirnos a más áreas de la capital. Por ahora estamos en el centro de la ciudad”, aclaró.

Sobre su negocio original de miel, es un capítulo pendiente en su vida. Michelle pretende nuevamente incorporar este producto a su oferta y para ello se encuentra buscando nuevos proveedores que le permitan regresar al origen de esta simpática historia empresarial.

Etiquetas: emprendedora / Guatemala / Mujer / Roaring 20

Recomendaciones sobre este tema

BMI Compañía de Seguros de Guatemala S. A.,Estabilidad que brinda seguridad

BMI Compañía de Seguros de Guatemala S. A.,Estabilidad que brinda seguridad

Su estabilidad, con más de 49 años de experiencia en el mercado de los seguros, buena asesoría y…
La Estufa de Estefanía Argeñal

La Estufa de Estefanía Argeñal

Empezó su negocio en la cocina de sus padres y en julio abrirá su primera pastelería, donde ofrecerá…
GREPALMA, Promueve la palmicultura sostenible

GREPALMA, Promueve la palmicultura sostenible

Guatemala lidera el mercado en términos de producción de aceite de palma sostenible certificado por terceras partes. El…