¿Puede la alimentación ayudar con los síntomas del agrandamiento de la próstata?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de VidaSalud

¿Puede la alimentación ayudar con los síntomas del agrandamiento de la próstata?

Los hábitos saludables, como el ejercicio regular, comer verduras y frutas, y controlar las grasas en la alimentación pueden ayudar con la hiperplasia prostática benigna.

Por Dra. Jennifer K. Nelson, dietista matriculada y exprofesora asociada de nutrición en College of Medicine de Mayo Clinic

El riesgo de un agrandamiento de la próstata, también llamado hiperplasia prostática benigna, aumenta con la edad. A los 50 años, la mitad de los hombres mostrará signos de hiperplasia prostática benigna. Pero tener algunos cambios saludables en su alimentación y sus hábitos de ejercicio puede ayudarle a controlar los síntomas de la hiperplasia prostática benigna, como el aumento de la frecuencia y la urgencia urinaria.

Las investigaciones indican que estas medidas pueden disminuir los síntomas de la hiperplasia prostática benigna:

  • Evite los líquidos unas horas antes de acostarte o antes de salir.
  • Limita la cafeína y el alcohol, ya que estos pueden estimular el deseo de orinar.
  • Lleve una alimentación baja en grasas.
  • Coma una gran variedad de verduras cada día.
  • Coma unas cuantas porciones de fruta diariamente, y asegúrase de incluir cítricos.
  • Participe en una actividad física moderada o vigorosa la mayoría de los días de la semana.
  • Manténga un peso saludable.
Participe en una actividad física moderada.

El papel de la proteína total en la alimentación y su relación con la hiperplasia prostática benigna no está claro. Algunos estudios encontraron un mayor riesgo de hiperplasia prostática benigna en los hombres que comían más carne roja. Pero otros estudios encontraron un menor riesgo de hiperplasia prostática benigna en hombres con una gran ingesta total de proteínas, especialmente el consumo de formas más magras de proteínas como el pescado.

Los estudios sobre suplementos alimentarios y terapias herbales (como la palma enana americana, el licopeno y el beta-sitosterol) y la hiperplasia prostática benigna han tenido resultados mixtos. Pida consejo a su médico antes de tomar suplementos.

Conclusión. Los hábitos saludables, como el ejercicio regular, controlar la cintura, comer verduras y frutas, y controlar las grasas en la alimentación pueden ayudar con la hiperplasia prostática benigna y reducir el riesgo de disfunción eréctil, diabetes y enfermedades cardíacas.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta