Las mascotas conquistan el corazón

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de Vida

Las mascotas conquistan el corazón

Los animales se han convertido en compañeros de vida

Los animales que viven en casa se han convertido en verdaderos compañeros de vida de miles de personas que los aman de manera incondicional.

Durante los ocho años de mandato presidencial de Barack Obama, la Casa Blanca recibió a dos mascotas que conquistaron a la familia y al país entero. Se trata de Bo y Sunny, los famosos perros que enamoraron al entonces presidente, a su esposa y a sus dos hijas.

De igual forma, entre los mayores amores que ganaron el corazón de la pintora mexicana, Frida Kahlo, destaca su gato. En su cuadro “Autorretrato con collar de espinas”, queda claro el amor que existía entre ella y su felino.

Más allá de ser famoso o no, lo cierto es que las mascotas cumplen un papel fundamental en la vida de las personas y quienes hemos tenido o tenemos una o varias, sabemos que llegan a cambiar muchas cosas en nuestra vida.

“Tener una mascota de la manera correcta representa llevar un estilo de vida basado en una rutina de responsabilidad, de respeto, de involucramiento, si usted es una persona que quiere tener una mascota ganará en tolerancia, cariño, paz, armonía y disfrute, a pesar de los desastres y travesuras que puede ocasionar. Debe cambiar horarios, rutinas, menos salidas o salidas donde permitan llevar mascota, dependiendo del tipo que este sea”, recomienda Carlos Orozco, experto en comportamiento canino y director del programa radial Hablemos de Perros.

Compañeros de vida

Hoy los animales de compañía forman parte de nuestra vida, incluso, son compañeros inseparables de sus propietarios. La presencia de animales en los hogares aumenta y su integración en la vida familiar cada vez es mayor, principalmente, los perros, considerados los mejores amigos del ser humano.

Por la dinámica social que se vive en la actualidad, la vida de la mascota, principalmente la del perro ha cambiado. Es visto como un miembro más de la familia, más en los casos de parejas sin hijos, profesionales que viven solos o adultos mayores, por citar ejemplos.

Barack Obama comparte mucho con sus mascotas.

“Una mascota impacta en muchísimos niveles, tiene un papel afectivo significativo. Los seres humanos verbalizamos emociones, pero las mascotas también lo hacen: agrado, empatía, cercanía y calidez. En una situación afectiva de ansiedad, de depresión, de duelo, de tristeza profunda, los animales de compañía contribuyen a que se dé un proceso de cercanía hacia la esperanza, la alegría, puesto que se establece una relación en la que nosotros podemos tener una agenda con la mascota y esta puede significar para nosotros una motivación para empezar y para terminar el día, una motivación para vivir. En procesos de crisis severa una mascota se convierte en una compañía y por eso hoy se habla de terapia emocional a través de animales”, explica Rafael Ramos, psicólogo y psicoterapeuta, fundador del Centro de para el Desarrollo Humano Integral.

Las muestras de amor incondicional, su inteligencia y su compañerismo son solo algunas características que nos enamoran.

Mariana Blanco Brenes, peluquera canina y equina profesional, agrega que la gente cada vez se interesa más por tener animales en la mejor condición. Además, crece la conciencia de que el animal tiene que estar bien en todo aspecto. Las personas cada día valoran más la tenencia de los animales, emocionalmente los ayuda a sentirse acompañados, contentos, son toda una terapia.

Los expertos coinciden en que una mascota siempre es totalmente recomendada; pero, es importante
que la elección se haga en función de la edad de la persona, de las condiciones ambientales para que la mascota esté bien cuidada. Una mala elección (por ejemplo un perro muy grande en un espacio muy reducido) podría generar espacios de estrés y de tensión y luego esto puede ocasionar mayores complicaciones.

“Una mascota se convierte en un referente de apoyo a nivel emocional, sea un duelo por pérdida, por ruptura de una relación de pareja, duelo por el desempleo, o por razones de soledad, un animalito puede convertirse en un factor que ayuda a mantenernos activos, mejora nuestras expresiones de afecto, contribuye a canalizar el estrés, propicia momento de alegría y siempre va a ser un referente de afecto y apoyo emocional”, afirma el psicólogo Ramos.

Karla Echavarría

Deja un comentario