La salud ocupacional también es importante para las personas que hacen teletrabajo

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de VidaSalud

La salud ocupacional también es importante para las personas que hacen teletrabajo

Existe la creencia que como estamos en nuestra casa, en ropa cómoda y en nuestro ambiente familiar, tenemos mayor seguridad y que “nada nos va a pasar”.

Muchas personas piensan que cuando se trabaja desde la casa, las reglas de salud ocupacional no los cubre a ellos. Esta es una idea equivocada, ya que el bienestar del trabajador también llega hasta ellos.

“Existe la creencia que como estamos en nuestra casa, en ropa cómoda y en nuestro ambiente familiar, tenemos mayor seguridad y que “nada nos va a pasar”. Sin embargo en nuestra casa, se tienen los mismos o inclusive más riesgos de los que podemos tener en el centro de trabajo, debido a que descuidamos los aspectos básicos como: seguridad eléctrica, posturas de trabajo, equipos y mobiliario utilizado, iluminación, reflejo, ventilación, entre otros factores de riesgo que en muchos casos están controlados en la oficina, pero no así en la casa o lugar donde realizamos teletrabajo”, comenta Gustavo González, de Consultoría ECOS.

Esto hace que los trabajadores cometan errores,  casi involuntariamente pero que al final puede repercutir en su salud.

“Uno de los ejemplos más claros es cuando un colaborador se levanta, enciende su computadora en la cama y trabaja desde ahí la mayoría del día. Evidentemente, este no es un sitio idóneo para esto ya que se realizan posturas inadecuadas que se traducen en lesiones musculoesqueléticas”, explica Miguel González, de Consultoría ECOS.

Otras de las condiciones más comunes es el uso de extensiones eléctricas y regletas en lugares inadecuados como pasillos que pueden causar tropezones, caídas o hasta contacto eléctrico.

Por otro lado y no menos importante, “se mezclan los espacios de familia con los espacios de trabajo a tal punto que la persona, pasa trabajando siempre, porque se excusa en que tiene ahí la computadora y no hacen horarios igual que en su oficina, lo que provoca una carga de estrés superior”, añade Miguel González.

Esto lleva a tener accidentes con los contactos eléctricos por malas conexiones eléctricas, caídas, tropezones por extensiones eléctricas y lesiones músculo esqueléticas por el mal uso de mobiliario o por no tener el mobiliario indicado para realizar las labores.

Consejos para una salud ocupacional adecuada en casa

Para no sufrir ningún accidente ni problemas en la salud, los expertos Gustavo y Miguel González, brindan cinco consejos que le ayudarán ha realizar su trabajo con seguridad y en buenas condiciones.

1.Destinar un área para trabajar que sea segura y confortable: El área donde vamos a trabajar en nuestra casa no debería ser improvisada a diario. Por el contrario, deberíamos de escogerla tomando en cuenta tener un conector eléctrico cerca, que no sea un lugar ruidoso, que sea ventilado con temperatura entre 22 y 24 grados, con pisos estables, poca humedad, que cuente con adecuada iluminación, y que los muebles, sillas y estantes sean ergonómicos y estén en buen estado.

Se debe tener un lugar adecuado para realizar el trabajo.

2. Verificar la colocación de mesas y pantallas de manera que se eviten deslumbramientos: No se recomienda colocar las áreas de trabajo y específicamente, computadoras frente a ventanas o muy cercanas a un televisor o luz que provoque deslumbramiento de la pantalla. Ya que esto ocasiona mayor fatiga visual, dolor de cabeza, y agudiza los problemas de visión, pues la mayoría de las personas presentan algún tipo de problema visual, pero podemos minimizar el riesgo de que esto ocurra siguiendo estos consejos.

3. Recomendaciones para los equipos: No manipular las instalaciones eléctricas ni intentar reparar equipos de trabajo que utilizan la electricidad (computadoras). Esas funciones solo deben hacerlas, personal especializado. Además, no es recomendable utilizar extensiones ni regletas eléctricas para conectar los equipos, ya que estos aparatos pueden generar que alguien se tropiece, pero el mayor riesgo es el calentamiento y la sobrecarga del circuito eléctrico. Se debe revisar que sea un aparato con certificado, con sellos de calidad con estas letras: UL, FM, CE, SA.

4. Espacio debajo de la mesa de trabajo: Asegúrese de que exista suficiente espacio debajo del escritorio que le permita el movimiento de las piernas y retirar cualquier obstáculo como cajas u otros equipos que no permitan la movilidad adecuada de los pies o de la silla de trabajo. Recuerde que si no logra poner las plantas de los pies por completo, reclinando el respaldar de la silla, entonces se necesita ajustar la altura de la silla o bien, requiere disponer de un reposa pies.

5. Selección de la silla y escritorio: Generalmente la gente tiene la idea que la principal herramienta de trabajo en casa es la computadora. Esto es un mito, realmente la silla y escritorio son igual o hasta más importantes. Lo anterior porque son las que permiten mantener una postura de trabajo adecuada, y así disminuir el riesgo de padecer lesiones músculo esqueléticas.

La silla debe ser de “tipo oficina”, es decir, que cuenta con 5 patas con rodines, altura del asiento ajustable, asiento acojinado y respaldar para la espalda (preferiblemente con soporte lumbar). En cuanto al escritorio lo importante a considerar que es los bordes no sean rectos, sino que tengan los bordes redondeados, y que el tamaño sea el óptimo para todo lo que voy a necesitar tener a mano mientras trabajo, 2 metros de espacio. Una prueba rápida para ver si el escritorio es de tamaño adecuado es ubicarse frente al escritorio en el punto medio y estirar ambos brazos hacia los lados y luego hacia el frente, si los brazos no sobrepasan el borde entonces el escritorio tiene un tamaño adecuado, pero si por el contrario, una buena porción del brazo sobresale después del borde, tal vez estás usando un escritorio más pequeño del que debería.

Susana Ruiz
el autorSusana Ruiz

Deja una respuesta