Donar sangre es compartir vida

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de VidaSaludTop News

Donar sangre es compartir vida

En promedio, las personas adultas que miden 1,7 metros y pesan 70 kilos tienen entre 4,5 y 5 litros de sangre en todo el cuerpo.

Por más avances tecnológicos e innovaciones científicas halladas, a la fecha no existe un sustituto equivalente que pueda cubrir todas las funciones y los procesos que hace la sangre. Este líquido vital color rojo, no se puede fabricar y la única manera de obtenerlo es a través de la donación.

La sangre representa aproximadamente el 7% del peso corporal de una persona.

“A la sangre no se le da el valor que tiene dentro de los sistemas de salud, pero resulta que es el pilar y sostén para todos los sistemas de salud de un país. Sin sangre, los hospitales no podrían funcionar y los centros médicos no serían tan especializados, porque nos ha permitido, por ejemplo, hacer tratamientos para cáncer, entre los cuales se va a ocupar este líquido vital como una medida de apoyo”, explica Sebastián Molina, microbiólogo del Banco Nacional de Sangre de Costa Rica.

La sangre es la que ha permitido que haya trasplantes, cirugías de corazón abierto, y que existan todas las especializaciones en la medicina que dependen de ella, como apoyo o tratamiento directo de muchas patologías.

“Debido a que la sangre sólo se puede obtener de otras personas, es por eso que la donación voluntaria se convierte en la estrategia principal de obtención de este producto y por lo tanto dependemos de la llegada de las personas para poder tener el producto disponible”, explica Molina.

¿Impacta el Covid-19 la sangre?

Sebastián Molina, microbiólogo del Banco Nacional de Sangre de Costa Rica, asegura que no, ya que los virus que se adquieren por vía respiratoria no se transmiten normalmente ni por sangre, ni por relaciones sexuales. Las pruebas que le hacen a las bolsas de sangre se relacionan con la aparición de agentes infecciosos que se transmiten por la sangre.

Las pruebas cotidianas y obligatorias que se le hacen a la sangre donada son de carácter universal, sin embargo, no en todos los países se hacen. Entre las principales pruebas se destacan:

  • Prueba para detectar anticuerpos.
  • 2 pruebas para hepatitis B.
  • 1 prueba para hepatitis C.
  • 1 prueba para sífilis.
  • 1 prueba para enfermedad de Chagas.
  • Prueba para un virus que se llama HTLV (virus muy lento).

Parámetros para donar sangre

Los requisitos para donar sangre son muchos, la donación tiene un componente de selección que es lo más importante de todo el proceso, ya que ayuda a determinar si la persona puede donar y qué riego representa eso para la persona y para quien la reciba.

“La entrevista que hacemos es lo más importante de todo, porque es la que nos demuestra el riesgo o cuáles conductas son de riesgo en la persona. Aunque hagamos pruebas laboratorio, estas tienen un lapso en el cual podrían dar negativas, estando la persona positiva de algo”.

Los glóbulos rojos son células que transportan oxígeno desde los pulmones a todas las partes del cuerpo y en promedio viven unos 120 días.

Entre los mitos destacan:

• Que donar sangre engorda o adelgaza. Falso, el volumen de sangre es líquido y es independiente del proceso digestivo. Lo ideal es que la persona que dona sangre tome bastante líquido (agua o jugos naturales) el día antes y el día que donó para que recupere ese medio litro que donó.

• Otro temor es adquirir alguna enfermedad por las agujas y las punzadas. Todos los productos que se usan son nuevos y estériles y las medidas de limpieza son extremas, más ahora con la pandemia. A esto se suma que hay gente a la que le da miedo ver sangre, sin embargo, eso es una cuestión de control personal. Lo ideal es ver a otro lado, respirar y conversar para hacer un ambiente más agradable, y que esa ansiedad disminuya.

• Sí se puede tener tatuajes o piercings siempre y cuando haya pasado más de un año, porque hay un riesgo asociado de contraer alguna enfermedad con la aplicación de estos productos.

• Si tiene una nueva pareja sexual lo ideal es que tengan juntos por lo menos seis meses para evitar un riesgo de trasmisión de enfermedades.

• Si la persona tuvo hepatitis después de los 11 años no puede donar, ya que se asume que la hepatitis podría tener algún vínculo con relaciones sexuales.

Requisitos antes de donar sangre

La persona debe tener de 18 a 65 años de edad, presentarse con cédula de identidad válida y por voluntad propia. La estatura promedio ideal es 1,7 metros de altura y pesar 70 kilos, ya que durante la donación se extrae medio litro de sangre, de los cinco litros promedios totales que tiene un cuerpo con estas medidas.

“Una persona que pesa 52 kilos y mide metro y medio, tiene 3,5 litros de sangre, y al ser tan bajita de peso y de estatura no es apta para la extracción de sangre, porque le sacarían más de un 15% de su sangre y esto haría que se maree, pueda tener riesgo de desmayo, y se le baje la presión. Por eso, es que está establecido ese límite”, afirma Molina.

La idea es que la persona desayune liviano. Puede comer tostadas con mermelada, frutas, galletas sin crema por dentro, jugos naturales, té o café, sin leche.

Si la donación es por la tarde, puede almorzar arroz con ensalada, puede comer un pollo a la plancha, cosas poco grasosas y si ya almorzó muy pesado o desayunó muy pesado, generalmente hay que esperarse de dos a tres horas para que pueda donar.

Lea la nota completa en nuestra Revista Digital

Karla Echavarría

Deja una respuesta