¿Ahorrar energía a pesar del calor? Sí, es posible

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de Vida

¿Ahorrar energía a pesar del calor? Sí, es posible

Si de su aire acondicionado se trata, debemos empezar por regular el termostato entre 23-24 grados y evitar una diferencia de temperatura entre el interior y el exterior de la vivienda superior a 12.

Cuando la temperatura sigue subiendo y el verano parece eterno, ahorrar energía podría parecer imposible. Sin embargo, si se puede. Muchas veces, sin darnos cuenta, adoptamos una serie de hábitos en nuestro día y día que nos llevan a gastar más. El resultado es una factura eléctrica elevada y una gran frustración. Pero ¿sabe qué está haciendo mal?

Si de su aire acondicionado se trata, debemos empezar por regular el termostato entre 23-24oC y evitar una diferencia de temperatura entre el interior y el exterior de la vivienda superior a 12oC. Según Daikin, un líder japonés en climatización, esa costumbre de bajar exageradamente el termostato buscando enfriar la casa más rápido solo hará que gaste más.

¿Le gusta la luz natural? Nos parece muy bien, pero recuerde que la luz del sol que entra por sus ventanas calentará su hogar, haciendo que gaste más dinero en aire acondicionado. Cerrar las persianas durante los momentos más calientes del día es una excelente opción, así como poner toldos. Por la noche y durante las primeras horas de la mañana, las temperaturas son más bajas. Este es el momento ideal para ventilar la casa e intentar bajar la temperatura de su interior.

Sabía que  lavar su ropa en el ciclo frío o tibio le ahorrará una cantidad tremenda de electricidad. Por tanto, siempre que puedas evite usar agua caliente y lave cuando tenga suficiente ropa acumulada. ¿Por qué encender su lavadora para unas pocas piezas?

Posiblemente ni se haya dado cuenta, pero el vapor de las sartenes y ollas al cocinar hará que el calor se extienda por la cocina y es posible que por el resto de la casa, siendo necesario algún aparato para refrescar el ambiente. Al taparlas, se reduce el vapor y se acelera la cocción, ahorrando también de este modo energía en la cocina.

La nevera es el aparato electrónico que más energía consume en los hogares, y el que no se puede desenchufar. Así que evite dejarla  abierta mientras busca el alimento que quiere, preparar algo o bebe agua. Lo mismo ocurre con el congelador. Ello supone un gasto anual que se podría disminuir en un 20%.

¿Se cargó su teléfono? Desconecte el cable, de lo contrario seguirá consumiendo energía, aunque no esté conectado al dispositivo.

 

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta