Sorprenda a su pareja con un regalo espectacular

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de Vida

Sorprenda a su pareja con un regalo espectacular

Detrás de un regalo, hay beneficios sicológicos tanto para el que lo brinda como para el que lo recibe.

En el Día de San Valentín expresarle a su ser querido su interés y amor a través de un detalle constituye una clara muestra de que esa persona es importante para usted, por lo cual dedicó tiempo, esfuerzo y recursos para encontrar algo que le haga sentir bien y especial.

Eso, a primera vista, pareciera beneficiar a quien recibe el presente. Sin embargo, los especialistas afirman que uno de los más favorecidos resulta ser quien regala, ya que fortalece su ya establecida relación sentimental con aquellos a quienes ama: los sujetos de su amor.

“Regalar es una forma universal de mostrar interés, aprecio y gratitud, así como de fortalecer los lazos con otros. Existe todo un ritual que incluye determinar qué debe regalarse. Hay un beneficio emocional en la búsqueda misma del regalo”, afirma Devin A. Byrd, Ph. D., profesor asociado y director del Departamento de Ciencias del Comportamiento de South University, en Savannah, Georgia.

Muchas veces hemos escuchado la frase “es mejor dar, que recibir” y la ciencia parece confirmar esa teoría.

“El mayor efecto de regalar podría recaer sobre nosotros mismos. Regalarle a los demás refuerza nuestros sentimientos por ellos y nos hace sentir efectivos y preocupados por su bienestar”, asegura Ellen J. Langer, profesora de sicología de la Universidad de Harvard.

Regalos inolvidables

La Sociedad de Sicología Personal y Social (SPSP, por sus siglas en inglés) afirma que, aunque las personas invierten mucho tiempo definiendo qué regalar, el recuerdo de las experiencias vividas y el tiempo compartido resulta más duradero, que los objetos recibidos.

“Para lograr que su amigo, esposa o familia se sienta más cercana a usted, regáleles una experiencia”, afirma la SPSP.

El mayor efecto de regalar podría recaer sobre nosotros mismos.

Las investigadoras Cindy Chan y Cassie Mogilner aseguran que experimentos que examinan los intercambios de regalos en relaciones reales revelan que las experiencias que se regalan, en especial si el presente se es consumido juntos, producen mayores mejoras en el fortalecimiento de las relaciones que los obsequios materiales.

“Las mejoras en la relación que los recipientes derivan de los regalos ‘experiencia’, surgen de la emoción que se evoca cuando los regalos se consumen, no cuando son recibidos. Dar regalos ‘experiencia’ se identifica, por lo tanto, como una forma efectiva de un gasto que fortalece la sociabilidad y la relación y puede tener un mayor impacto en la mejora de la relación entre quien regala y quien recibe el presente”, aseguran Chan y Mogilner.

Sea lo que sea que vaya a regalar: un objeto memorable o una experiencia, recuerde que, aunque suene trillado y poco original, de acuerdo con sicólogos y científicos, en este caso en particular, más que en ningún otro, “lo que cuenta es la intención”.

Arturo Castro Barrantes

Deja un comentario