• junio 20, 2022

Granadella: alpargatas modernas y cómodas

Granadella: alpargatas modernas y cómodas

  1. Por Milagros Sánchez Pinell

Michelle Téfel recién cumplía los 17 años cuando vio nacer su marca de zapatos Granadella. Un emprendimiento que le apasiona porque le permite desarrollar su creatividad y le enseña sobre el mundo de los negocios todos los días.

Nuestra roaring 20 es una extrovertida joven de 18 años, que además quiere hacer carrera como creadora de contenido en las redes sociales. Es por ello por lo que se prepara para estudiar la carrera de Comunicación en la Universidad Anáhuac Cancún, México.

“Siempre dije que me quería ir a los Estados Unidos, pero ahora que llegó el momento me decidí por Cancún porque creo que es más fácil crecer rápidamente en Latinoamérica”, afirmó.

Fue precisamente en las redes sociales que Michelle encontró la inspiración para convertirse en una emprendedora. Primero comenzó haciendo tik tok para matar el aburrimiento durante la cuarentena por la pandemia del COVID-19. Luego se metió de lleno a Instagram, donde empezó a enamorarse de la idea de tener su propia marca.

Hoy en día, Granadella tiene su propio espacio físico en la tienda de conceptos Shap Collective, ubicada en Camino de Oriente, Managua, Nicaragua. Ahí mismo tiene el local de su segunda marca, Zerena, que se especializa en vender accesorios elaborados con ratán como carteras, aretes y aros para el cabello.

A continuación, Revista Vida y Éxito comparte la amena conversación que sostuvo con Michelle, donde nos cuenta de su iniciativa, su trabajo como empresaria y sus planes para Granadella y Zerena.

¿Cómo se define?

Una apasionada de las redes sociales y de crear contenido. Soy una persona super positiva y extrovertida. Me gusta salir de mi zona de confort y desde pequeña me gusta diseñar. De ahí salió mi tienda Granadella.

¿Cuándo nació la idea de emprender?

En una ocasión miré a una joven que tenía su marca bien organizada y ella era su propiainfluencer, y fue cuando me di cuenta de que era eso lo que yo andaba buscando. Le dije a mi papá de mi idea y al principio me dijo que mejor me enfocara en mis clases, pero le insistí que me diera la oportunidad porque tenía un plan sólido. Una vez que aceptó apoyarme económicamente empecé a buscar el producto que quería promover y me encontré con buenos proveedores de calzado.

¿Cuál es el concepto de sus zapatos?

Todos son alpargatas hechas cien por ciento en Nicaragua. Es un zapato versátil, original y fashion, pero a la vez cómodo.

¿Qué hace diferente a su marca?

Que los diseños son juveniles. Además, siento que soy bien detallista, cuando compras te llevas un zapato, pero también en la bolsa te llevas una tarjetita con un descuento. Para mí, más que vender un producto, quiero vender una marca. Mi deseo es que las personas gusten de Granadella y de cada detalle.

¿Dónde encuentra la inspiración para hacer sus diseños de zapatos?

Me gusta ver en Tik Tok el zapato que está de moda. Me parece super “cool” llegar a una fiesta o ver fotos de jóvenes usando mis zapatos.

¿Qué es lo más retador de tener un negocio propio?

Los meses bajos. Es difícil hacer que todos los meses llegues a la cuota necesaria para sostenerte y hacer un poquito más. A veces es deprimente sacar nuevas colecciones en meses bajos porque te hace pensar que a nadie le gusta tu diseño, pero después viene una celebración especial como el Día de las Madres y logro vender todo. También es un reto diseñar cosas porque uno tiene la duda de cómo va a quedar el producto o si el proveedor captó bien tu idea. Otro punto difícil es lidiar cuando los proveedores te fallan en la fecha de entrega. Además, hay mucha competencia y de pronto la gente puede creer que estás copiando diseños. A menos que saque un zapato extravagante, todos finalmente se van a parecer.

¿Cuándo nació la marca Zerena?

Un año después de Granadella. A mí me gustaban las carteras en ratán y decidí que quería vender eso. Además, quería experimentar tener una socia y comencé a convencer a mi amiga María Fernanda Bendaña y todo cayó a la perfección. Los productos son importados de Indonesia y traídos vía Costa Rica y El Salvador.

¿Cómo ha sido la experiencia de tener una socia?

Me ha ido super bien. Traemos mucha variedad, encontramos un buen proveedor y cada semana cumplimos con la cuota y más. Yo llevo las redes sociales y ella se encarga de toda la contabilidad.

¿Qué ha aprendido como emprendedora?

Que las cosas necesitan dedicación y amor. Nunca debes poner una tienda y luego irte. Para vender hay que poner la dedicación que se merece. Al principio la venta online era poca, pero empecé a meterle más tiempo y ahora vendo igual como en la tienda. También he aprendido de responsabilidad y saber dar la cara a los clientes.

¿Qué es lo más satisfactorio de sus emprendimientos?

Verme a mí como persona. Ver como he crecido y como he madurado. Comencé a ver mi vida desde otro punto de vista, me siento productiva y tengo algo que me apasiona. Recién tomé un curso para hacer crecer mi marca y para hacer una buena comunidad. Siento que le he sacado mucho provecho a las oportunidades que me ha dado la vida.

Sus planes para el futuro…

Mis estudios en la universidad, continuar en las redes sociales y poder llevar conmigo mi tienda.

¿Hay otra marca en mente?

Siempre he querido sacar Granadella para niñas, y tuve la proveedora, pero pensé que era muy temprano porque era meterme en otro rollo. Quizás en dos o tres años podría hacerlo.

Etiquetas: emprendedora / Mujer / Negocios / Nicaragua / Roaring 20

Recomendaciones sobre este tema

La Estufa de Estefanía Argeñal

La Estufa de Estefanía Argeñal

Empezó su negocio en la cocina de sus padres y en julio abrirá su primera pastelería, donde ofrecerá…
Espacios inmobiliarios flexibles toman fuerza en Centroamérica

Espacios inmobiliarios flexibles toman fuerza en Centroamérica

Evolución de oficinas tradicionales permite a inquilinos añadir metros cuadrados o puestos de trabajo según sus necesidades sin…
Nueva exhibición de arte contemporáneo en Nicaragua

Nueva exhibición de arte contemporáneo en Nicaragua

La muestra reúne trabajos de 36 artistas del istmo centroamericano.