Centroamérica tiene aroma a café

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegociosTop News

Centroamérica tiene aroma a café

El grano de oro se ha convertido en un producto emblemático en la cultura y en la mesa de nuestros países y es uno de los elementos culturales que han moldeado nuestra identidad.

Qué rico es percibir el olor a café recién hecho, un aroma que nos llega casi de golpe y despierta nuestros sentidos. Aunque las sensaciones olfativas son efímeras, ese característico olor evoca alegría, nos recuerdan el calorcito de hogar y de familia y nos invita a compartir buenos momentos.

Sentir su aroma en las mañanas nos conecta con todo lo bueno que va a tener el día y es que el café es parte del ADN de la cultura de América Central, a tal punto que casi en cualquier casa de esta región siempre hay alguien que ofrece amabilidad y cariño en una taza de café.

Si bien lo encontramos en cualquier parte del mundo, el café se ha convertido en una de las bebidas con más historia en los hogares centroamericanos, desde que éramos niños siempre estuvo presente en la mesa familiar. Era la forma en que las abuelitas demostraran su amor. “Mi hijito, ¿quiere cafecito?”

El café conforta, abre los sentidos y nos hace sentir que todo va a ir bien. Produce una sensación de tranquilidad, de placer, tomar una taza de café es un respiro, y su olor produce un estímulo cercano a la felicidad, el olor del café recién chorreado evoca a tiempo en familia, o con amigos.

Y para aquellos que extrañan a algunos de sus seres más queridos, el café es la estampa que conecta nuestros corazones con los suyos.

Si desea leer el artículo completo, puede encontrarlo en la página 136 de nuestra edición digital

karla@vidayexito.net

Deja una respuesta