¿Será cierto que el consumidor ha cambiado mucho?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasNegociosTop News

¿Será cierto que el consumidor ha cambiado mucho?

Compras presenciales o en línea, hacer filas o elegir las cosas desde la comodidad de casa gracias a la tecnología. Estos son solo algunos de los retos y nuevos hábitos que enfrenta el mercado global.

Si algo le encanta a la gente es comprar. Ya sea por impulso, necesidad o moda las compras siguen siendo una de las acciones diarias más comunes de las personas.

Desde artículos de primera necesidad hasta servicios y productos en tendencia, lo cierto es que la experiencia de compra es de las preferidas y este 2020 dicha práctica ha vivido toda una revolución.

Rebeca Vargas, coordinadora de marketing y comunicación de Worldpanel Division, afirma que los hábitos de compra sin duda cambiaron en el momento que inició la pandemia.

“En 2019 y durante enero y febrero de 2020 podíamos ver a un shopper que salía más de casa a hacer sus compras, por lo que visitaba más veces los diferentes puntos de venta. De enero a septiembre del 2019, el centroamericano tenía una frecuencia de compra de 147 veces, versus el mismo periodo de este año que fue de 136 veces, lo que corresponde a un 7% menos de visitas”, detalla Vargas.

De acuerdo con la experta, la llegada de la pandemia, la aplicación de restricciones y el miedo del shopper (el que tiene la mano ya en la billetera y va directo a comprar) al contagio provocó que estos compradores solo salgan cuando sea necesario.

“Cambia el panorama de 2019, donde veíamos mayor recompra y un menor gasto en cada acto de compra, ya que la pandemia trajo compras de pánico y stockeo en el hogar provocando esos cambios de hábitos de compra”, enfatiza Vargas.

Carla Buzasi, directora general de WGSN (compañía de pronóstico de tendencias) en la presentación del prólogo del Consumidor 2020, afirma que estamos en un tiempo de adaptación.

“La pandemia de coronavirus es el mayor factor de cambio global que hemos visto en mucho tiempo, lo que ha impulsado la evolución de numerosas actitudes. Las industrias se han visto forzadas a adaptarse, pues nos enfrentamos a una realidad que exige flexibilidad, resiliencia y, sobre todo, creatividad –tanto al público como a los negocios”.

Buzasi sostiene que una vez se supere esta crisis, surgirá un mundo diferente, lo que implica que muchos de los productos y experiencias que ahora nos planteamos crear tendrán que ser distintos.

Tecnología y hábitos de compra

La unión de ambos hace que el proceso de compra vaya evolucionando y cambiando rápidamente. Hoy en día, el que decide qué comprar y compra el producto es el shopper, éste ha evolucionado en el tiempo. Hasta hace poco era fiel por desconocimiento, en cambio ahora se ha vuelto infiel por conocimiento.

Antes tenía muy poca información para tomar decisiones, ahora la información lo acompaña hasta el punto de venta, ya sea en forma de relojes inteligentes, tablets o teléfonos celulares.

Fabián Vargas, gerente general de la agencia digital Zews, detalla: “hemos notado un fuerte incremento en las solicitudes de personas y empresas que desean migrar a lo digital. Un ejemplo, la movilidad disminuyó 62% en Costa Rica, afectando así los canales de ventas convencionales. Por eso, conforme aumentan las restricciones, los consumidores de niveles sociales altos y medios en Centroamérica se han movido a canales en línea. Esto ha permitido que plataformas de venta de comida, especialmente, hayan captado más usuarios”.

De acuerdo con Vargas, el consumidor prefiere cada vez más la modalidad en línea, porque durante la pandemia quedó demostrado que al menos en la adopción tecnológica y el uso de herrramientas informáticas, el crecimiento ha sido increíble. Aunque esto se dio casi que de forma obligada, llegó para quedarse.

 

Karla Echavarría

Deja una respuesta