Más valor para un mejor futuro

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEducación EjecutivaEspecialesNegociosTop News

Más valor para un mejor futuro

Si desea pulir sus conocimientos, lograr una especialización más profunda en su área profesional y ser más competitivo, una buena opción es cursar un posgrado

En medio de tanta competencia laboral y profesional, lo ideal es buscar opciones para destacar, atraer mejores empleos y ascensos y por supuesto lograr un salario jugoso y una de ellas es cursar un posgrado.

Los cursos de especialización, una maestría o incluso un doctorado les permiten a profesionales de diferentes áreas fortalecer sus conocimientos, ampliar su campo de acción y volverse más competitivos en un mercado cada vez más saturado.

Si bien un posgrado es un plus para un mejor futuro, la decisión de cursarlo no debe tomarse a la ligera pues hay varios aspectos que se deben analizar, como si hay demanda suficiente, si se cuenta con el tiempo y los recursos para hacerle frente, si se cuenta con experiencia laboral, pero, sobre todo, qué se quiere hacer.

“Se considera que la preparación académica es fundamental para acceder a mejores posiciones de responsabilidad y remuneración y por eso la mayoría de estudiantes aspira a continuar sus estudios después de obtener su bachillerato. Además, como seres humanos tenemos una necesidad insaciable de aprender”, afirma Laura Barrera, directora de comunicación y mercado de Texas Tech University en Costa Rica.

Con calma

Ahora, quizá un bachillerato o una licenciatura no sean suficientes; sin embargo, antes de estudiar un posgrado es conveniente esperar para alcanzar madurez profesional y laboral y a partir de ahí plantearse la posibilidad de continuar estudios de cuarto nivel.

“La experiencia laboral es altamente valorada en las empresas al igual que contar con más títulos y haber obtenido mejores conocimientos sobre una materia en específico. Sin embargo, podría ser beneficioso ganar experiencia laboral antes de adentrarse en un posgrado o maestría”, comenta Barrera.

Las universidades deben reiventarse para
dotar a los estudiantes de herramientas que
aporten más que lo académico.

Agrega que el tiempo que transcurra una vez finalizado el pregrado y se inicie un posgrado debe ser el suficiente para que la persona encuentre áreas que le interesen lo suficiente, o áreas que presentan una gran demanda para continuar los estudios en ese ámbito. Además, se debe tener en cuenta que muchas maestrías, sobre todo en el exterior, solicitan experiencia laboral como requisito.

En ese ínterin también puede llevar cursos, sacar algún diplomado corto, por ejemplo y una vez que tenga el panorama claro tomar el siguiente paso.

Sin recetas

Pero no existe una receta única para todos. Gabriel Wald, director de Mercadeo de la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, Venezuela, explica que hay carreras que requieren conocimientos más técnicos y herramientas muy puntuales para su desarrollo, otras necesitan especializaciones o maestrías e incluso doctorados.

“Antes nos decían: primero estudie, luego dedíquese a un posgrado o vaya a la calle y haga una carrera, pero ya ese paradigma cambió. A los 17 años se debería estar sacando cursos, certificaciones y capacitaciones, que tengan sentido”, puntualiza Wlad.

Además, aunque se tenga una carrera es necesario tener otros conocimientos que se puedan combinar y resulten en un complemento perfecto para el desenvolmiento del profesional.

“Las cosas no están aisladas, se puede ser psicólogo pero debe de aprender de leyes si va a trabajar con menores de edad, por ejemplo. No existe profesión hoy en día que esté desconectada de las demás profesiones. Un profesional debe ser multidisciplinario y transdisciplinario, es decir, no solo se tiene que saber varias cosas sino que se tiene que saber conectarlas entre sí”, recalca Wald.

Para el experto, las universidades deben seguir produciendo conocimiento y más investigación, las profesiones deben volverse más prácticas y aplicables, y la industria y el desarrollo del país y de los jóvenes deben ir de la mano.

“El reto para los jóvenes es no dejar de profesionalizarse, estudiar toda la vida e informarse sobre cuáles modalidades de estudio le convienen, dependiendo del momento en el que está. Si está joven puede llevar cursos cortos mientras saca una carrera corta o larga, si está ya profesionalizándose quizá convenga un diplomado de un año mientras sabe qué tipo de maestría o especialización le sirva. Si se dedica al mundo de la investigación definitivamente debe tener un doctorado tarde o temprano, es decir, no hay una receta, pero el trabajo es informarse de las tendencias”, subraya.

Especialización

La educación ejecutiva también es una opción. El doctor Jorge Samayoa, director del Instituto de Investigación de Operaciones de la Universidad Galileo, en Guatemala, comenta que este tipo de
educación tiene como objetivo especializar a los profesionales que buscan adquirir conocimientos de una manera más rápida.

“No significa que sea más o menos fácil, simplemente que en la educación ejecutiva no se profundiza mucho en los aspectos teóricos. Esto es bueno y malo; bueno para la persona que busca resolver problemas en la industria hoy, pero malo para la persona que busca entender a profundidad las soluciones de hoy, para poder proponer solución mañana”, detalla Samayoa.

Carreras que tienen relación con la sostenibilidad también serán más buscadas a futuro.

En cuanto a carreras técnicas, el experto señala que hay una gran diferencia entre una carrera técnica (a nivel de licenciatura) y una carrera a nivel técnico.

“Cuando nos referimos a nivel técnico, son carreras que se estudian entre una de nivel medio y una licenciatura”, indica.

Según afirma, estas carreras son muy demandadas por personas que no tienen el tiempo o la preparación para estudiar una licenciatura y quieren especializarse en algún área en particular, sin embargo, la pretensión salarial es menor que la de una persona que tiene nivel de licenciatura, trabajando en su misma área.

La preparación profesional es muy importante y por supuesto los títulos que le respalden, pero las habilidades blandas son, en definitiva, cruciales. La creatividad, el trabajo en equipo, la comunicación asertiva, entre muchas otras más, hacen de una persona el mejor profesional.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Leave a Reply