• 11 octubre, 2023

Convierta sus ideas en negocios reales

Convierta sus ideas en negocios reales

El emprendedor suele tener entre 22 y 45 años, que es cuando crea, innova e implementa.

Síganos en Instagram: @revistavidayexito

Por Marco Alvarado*

Emprender es, predominantemente, un acto intencional del individuo.

Es argumentativamente justo pensar que la acción emprendedora surge de la necesidad, o bien de la oportunidad; sin embargo, la voluntad del sujeto define siempre la acción de hacer un ejercicio deliberado de crear o innovar, respondiendo a un estímulo del entorno.

El emprendedor promedio duerme menos, es frecuentemente inquieto, tendiente a hiperactivo y racionalmente inclinado, pero emocionalmente secuestrado por sus percepciones.

Destaca por una alta adaptabilidad cognitiva, o sea, sus habilidades de aprendizaje y aplicación son bastante elásticas y actúa de forma emprendedora.

De acuerdo con una referencia que nos comparte Robert Hisrich y otros de McGraw-Hill en su 11va edición 2021, del texto Emprendimiento, el emprendedor suele tener entre 22 años y 45 años de edad, periodo en el que suele crear e implementar.

Son personas con un alto apetito al riesgo, adversos a los miedos y paradigmas del mercado, así como a sus factores y variables.

Una investigación que publiqué en el 2019, en el International Journal of Business Environment, titulada Export diversity and the relevance of different forms of market experience, destacó un alto nivel de significancia sobre aquellos emprendimientos con muy alta capacidad exportadora de quienes tienen altos niveles universitarios en su educación.

Un factor clave que a través de los años he logrado validar por medio de la investigación y el acompañamiento a proyectos exitosos, es lo importante de una buena problematización del proyecto. ¿Qué busca, persigue, resuelve, capitaliza, contribuye, descarta o aprovecha, su propuesta al buyer-persona? Hay muchos otros factores y variables que se alinean de forma coherente en fomentar acercarnos al éxito; sin embargo, una asertiva problematización y justificación se vuelve un factor determinante en la ideación del producto o servicio.

Marco Alvarado, decano de Ciencias Empresariales en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT).

Hoy en día, una cuarta revolución industrial nos moviliza, sumados a insaciables fuentes de IA (inteligencia artificial) e información, a veces poco confiable, hacia la impredecibilidad.

Las fuerzas del mercado están siendo impactadas irremediablemente por LLM (large language models), buscando que una inteligencia artificial regenerativa sustituya una alta proporción de nuestros quehaceres, necesidades y problemas. Simultáneamente, dispara otra gran cantidad de factores de mayor complejidad y sofisticación.

Las destrezas que más pesan en la validación de emprendimientos exitosos se definen por altas dosis de habilidades blandas: empatía, comunicación, liderazgo, pensamiento creativo, adaptabilidad, positivismo, trabajo en equipo y gestión del cambio, entre otras, exquisitamente mezcladas con habilidades duras.

Algunos de estas emprendimientos, denominados de alto impacto por su éxito, por haber conquistado una cuota significativa del mercado (marketshare) o por su valor en su IPO (initial public offering), o bien incluso como lo destacara The Economist en su más reciente edición del 20 de setiembre, con un artículo que habla sobre cómo la inteligencia artificial resolvió exitosamente la creación de un nuevo antibiótico, dan pie a pensar que IA nos trae esperanza también y más que amenazas, desplazamiento o corrupción.

Pensar aspiracionalmente en una propuesta única de valor en un proyecto, me ha apropiado recomendar que una fina escogencia de las más reconocidas metodologías ágiles, que son tendencia en la formación didáctica de la innovación y combinadas con tradicionales y rigurosas metodologías científicas de investigación, nos introduce con algunas inmunidades al conocido “valle de la muerte” (primeros dos años) del ciclo de vida de los emprendimientos.

Finalmente, sugiero alinear estos dos cuerpos anteriormente citados a los evolucionados procedimientos de la administración de proyectos, que a la postre produce procesos trazables, ágiles, científicamente respaldados y genuinamente elásticos a las más inmediatas contorciones del mercado.

*Decano de Ciencias Empresariales en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT).

 

 

Etiquetas: Costa Rica / ideas de negocios / Inteligencia artificial / negocios reales / ULACIT

Recomendaciones sobre este tema

Dale a su cabello los cuidados que necesita esta temporada para mantenerlo sano e hidratado

Dale a su cabello los cuidados que necesita esta temporada para mantenerlo sano e hidratado

Para estos viajes, estamos seguros que el bloqueador solar va sin falta, pero muchas veces nos olvidamos del…
Nuevo vivero donará más de 10 000 árboles al año para impulsar reforestación de Costa Rica

Nuevo vivero donará más de 10 000 árboles al año para impulsar reforestación de Costa Rica

Vivero La Danta, ubicado en Finca San Cayetano, colaborará en la restauración de paisajes en las zonas Caribe…
Volaris expande su conectividad internacional lanzando su nueva ruta Guadalajara – San José de Costa Rica

Volaris expande su conectividad internacional lanzando su nueva ruta Guadalajara – San José de Costa Rica

La nueva ruta entre estas ciudades aumenta la conectividad entre México y Centroamérica y fortalece el intercambio cultural…