• octubre 14, 2021

Eglantina Zingg, una historia que cautiva

Eglantina Zingg, una historia que cautiva

Es una mujer de muchas facetas con una admirable vocación de servicio.

Por Milagros Sánchez Pinell

Si la vida fuera un juego de fútbol, sin duda  Eglantina Zingg sería una tremenda goleadora. Ella ha sabido anotar muchos goles como modelo, presentadora de televisión, actriz, activista y entrevistadora.

Pareciera que ha vivido cien años y sus días son como de 36 horas porque solo así sería fácil de entender cómo esta extraordinaria mujer ha tenido tiempo para desarrollar tantas facetas en su vida desde que empezó a los 16 años como modelo.

“Yo creo que tiene que ver un poco que me explotaron desde muy pequeña o que efectivamente debo tener cien años (ja, ja, ja). He vivido con el corazón que uno le pone a las cosas que quiere hacer. Desde chiquita he sido una persona muy curiosa, disciplinada y trabajadora. Disciplina que le atribuyo al deporte, formación y curiosidad que le debo a una infancia en el Amazona venezolana y siempre con corazón, porque así me enseñaron mis padres”, nos expresó Eglantina entre broma y en serio.

Eglantina se graduó en Biología Marina en Miami Dade College, habla alemán, inglés, portugués, francés, suajili y español.

¡Su hoja de vida es impresionante! Se graduó en Biología Marina en Miami Dade College, habla alemán, inglés, portugués, francés, suajili y español, ha hecho pasarelas en Milán, París, Londres y Madrid, fue embajadora global de Mercedes Benz Fashion Week, conductora en MTV Latin America y presentó la tercera temporada de Project Runway Latin America.

Además, estudió teatro en Yale y en el London Academy of Music & Dramatic Art (LAMDA) y participó como modelo en los videos musicales “Canta Corazón” de Alejandro Fernández y “Peligro” de Reik. En la parte cinematográfica participó en el thriller policial “Secreto de Confesión”, solo por mencionar un ejemplo.

En el mes de marzo del 2021 estrenó su podcast “The Zingg”, plataforma que le permite expresar con autenticidad y sin filtros “esas curiosidades y esos temas de cómo podemos evolucionar y encontrarnos, quizás sin lograr entendernos pero si respetarnos”.

El fútbol es muy querido para Eglantina porque gracias a su programa “Goleadoras” ha encontrado una herramienta de inclusión y paz con el que quiere tocar la vida de miles de niñas.

“Estamos en un momento en que la gente quiere buscar cosas honestas, conversaciones que nutran el espíritu y sin malas noticias. La tecnología me ha dado la libertad de generar el contenido que para mí es importante y la oportunidad de compartir mucho más de cerca con una audiencia que está buscando ese tipo de conversaciones”, explicó sobre el contenido de su podcast.

“The Zingg” con doble “g” – a como insiste su creadora – puede escucharse a través de su canal de YouTube y en todas las plataformas de audio, donde cada miércoles estrena un nuevo capítulo.

Vocación de servicio

Nacida en Venezuela y criada en el Amazonas, experiencia que le dejó tres lecciones importantes: humildad, el poder de la coexistencia y el poder de ser mujer.

Hasta la fecha “Goleadoras” se ha implementado mayormente en Estados Unidos pero la meta es abarcar Latinoamérica y el Caribe.

Desde hace diez años vive en Nueva York, pero con la pandemia del COVID-19 se trasladó, por ahora, a Miami para estar cerca de su familia, aunque vive constantemente viajando.

Siempre se ha caracterizado por su insaciable vocación de servicio y es una mujer con sus conceptos de vida bien definidos. Aprovechando el milagro de la vida alza su voz para transmitir mensajes positivos como que los seres humanos tenemos más cosas en común que las que nos dividen y que se puede lograr una sociedad más empoderada, equitativa, empática y solidaria.

Confiesa, con la sinceridad que le caracteriza, que lo más retador en su vida es quererse a sí misma. “Para mí lo más importante es poder generar ese amor propio de saber que todo está bien y dejar de ser tan duro con uno mismo. Esta pandemia me enseñó a mirar mucho hacia adentro, a reflexionar y a entender que somos más que dos ojos y un corazón”, expresó.

Pero más allá de las luces, el espectáculo y las causas sociales, Eglantina es una mujer que disfruta pasar tiempo a solas, compartir con su familia, leer, escribir y hacer ejercicios.

Eglantina Zingg con la reconocida periodista María Celeste Arrarás.

Misión y visión de vida

Volviendo al tema del fútbol, cabe mencionar que este deporte  es muy familiar y querido para Eglantina porque gracias a su programa “Goleadoras” ha encontrado una herramienta de inclusión y paz con el que quiere tocar la vida de miles de niñas.

Para la modelo, este emprendimiento social sin fines de lucro es su “plan y misión de vida” porque le permite tener la certeza y la convicción de que sí se puede causar un gran impacto social con cosas pequeñas y simples. A través del poder del fútbol pretende transformar el sentido de solidaridad, la ambición, la perseverancia, el bienestar de las niñas y la confianza en ellas mismas.

Para cumplir la misión de “Goleadoras” desarrollan programas de formación en la cancha de fútbol, programas de formación virtual que promueven el bienestar físico, emocional y cognitivo de niñas y jóvenes, organizan torneos de fútbol femenino y hacen visible el papel de la mujer en el deporte, en roles de liderazgo y como agente de cambio.

“Me da mucha felicidad porque cuando uno ve esa semillita, por más grandes que sean los retos, tenemos el compromiso de continuar, sabiendo que se puede si se quiere. Me llena el seguir adelante, estirar las 24 horas del día a lo máximo, me motiva y llena de emoción poder hacerlo”, dijo.

A Eglantina le resulta increíble que  siendo el fútbol el deporte más popular del mundo existan países donde las niñas son mal vistas por jugarlo y asistir a un estadio puede hasta costarles la vida.

“¿Cómo podemos avanzar en una sociedad si en lo más mínimo y esencial como lo es el deporte más popular del mundo a las niñas se les niega la oportunidad de participar? Considero que si existe equidad de género y equidad de oportunidades debe existir en todos los sectores”, se cuestionó.

A Eglantina le resulta increíble que siendo el fútbol el deporte más popular del mundo existan países donde las niñas son mal vistas por jugarlo.

En tanto, para la periodista y estrella de la televisión hispana, María Celeste Arrarás, se necesitan más activistas tan comprometidas como lo es Eglantina. “Si la pudiéramos clonar este sería, definitivamente, un mundo de más y mejores oportunidades para todas las chicas”.

“¡Son tantas las desventajas para las niñas y adolescentes en el mundo de los deportes! El reto es enorme para lograr una equidad con los varones. Por eso hace falta una líder con la voluntad de acero y una personalidad avasalladora que empuje para dar esos primeros pasos. Esa es Egla.»

Sobre el programa “Goleadoras”, María Celeste expresó que “es un proyecto transformador en todos los niveles, físico, mental, espiritual y si se logra ganar terreno para las atletas femeninas como se está luchando, también en lo económico”.

Hasta la fecha “Goleadoras” se ha implementado mayormente en Estados Unidos pero la meta es abarcar Latinoamérica y el Caribe.

Para finalizar Eglantina advirtió, con su sentido del humor que se asoma a cada instante, que hizo falta mencionar los 36 dialectos de animales que domina como parte de su extenso currículo.

Y como el ejemplo es la mejor prueba de lo que se dice, afinó garganta e imitó el cacareo de las gallinas y el graznido de los patos. Así nos  despedimos entre risas y con una invitación para acompañarla a continuar con su admirable labor con “Goleadoras”.

Etiquetas: feminismo / fútbol / Miami / Moda / modelo / Mujer / Venezuela

Recomendaciones sobre este tema

La palabra de Don Eugenio Mendoza

La palabra de Don Eugenio Mendoza

A cien años de su primera aventura como emprendedor, la obra y el pensamiento de Eugenio Mendoza siguen…
La moda de Shantall Lacayo

La moda de Shantall Lacayo

La diseñadora nicaragüense se ha hecho un nombre gracias a su especialización en ropa Prêt-á-porter. Por Milagros Sánchez…