• marzo 14, 2012

Perfil centroamericano

Ninguna empresa está obligada a hacerlo, pero cada vez más tienen un compromiso de reducir sus emisiones.

“El sector bancario, el cementero, cadenas hoteleras… Cada vez más acuden a los MVC para compensar sus emisiones”, comenta Cecilia Foronda. Lo que hacen es calcular su huella de carbono, tratar de reducirla y, si no lo consiguen, apoyan proyectos de conservación de selvas, “aportando un dinero equivalente al de sus emisiones”, continúa Foronda.
El interés creciente por estos mercados en América Central data de hace 3 o 4 años, aseveran desde Ecodes.

Precisamente, desde hace cuatro años, BATCCA (la filial para Caribe y Centroamérica de la multinacional tabaquera British American Tobacco) es carbono-neutral, pero su labor quiere ir más allá, como cuenta su director de Asuntos Corporativos, Federico Jenkins: “Una de nuestras grandes tareas es encontrar proveedores certificados en emisiones de carbono”, es decir, involucrar a las pequeñas y las medianas empresas a lo largo de este proceso.

En Panamá, las grandes empresas ya están apoyando proyectos de reforestación. Teresa de Alfaro, directora de la red de RSE de Panamá, SumaRSE, cree que “los voluntarios no se han explotado lo suficiente. Cada vez hay más sensibilidad hacia el tema ambiental por parte de las empresas, pero no de manera cuantificada”.

Un ejemplo de trabajo en el mercado regulado viene de la mano de la empresa AES El Salvador, que vende los CER, a través de AES Nejapa, una planta, única en Centroamérica –de energía a base de gas metano producido por relleno sanitario–, que produce anualmente 200.000 reducciones certificadas de emisiones (CER), lo que contribuye a retirar de la atmósfera 200.000 toneladas de CO2 de manera anual.

En Guatemala, el Grupo Agroindustrial de Occidente (GAO) ha cuantificado las emisiones de sus operaciones utilizando el GHG Protocol y la ISO 14065. “Como resultado, la empresa obtuvo una calificación positiva en términos de su impacto al ambiente, contando con un excedente a favor de casi 30.000 toneladas de CO2 en el año 2011”, explica Guillermo Monroy, director ejecutivo de CentraRSE, asociación guatemalteca de responsabilidad social. Esto implica que las siembras de árboles de caucho natural, propiedad de la empresa, están fijando (capturando) más CO2 del que sus operaciones generan por uso de combustibles, consumo de energía, transporte, logística y emisiones por manejo de desechos.

Por ello, Grupo Agroindustrial de Occidente próximamente recibirá el certificado carbono-neutral por parte de la empresa Alemana TUV Rehinland, quien en este momento está terminando de realizar la verificación de toda la cuantificación de emisiones realizada por GAO y la Consultora Green Development en Guatemala. Los productos de exportación tendrán el sello carbono-neutral como un valor agregado cuando sea requerido por sus clientes. Durante el 2012, se desarrollará una estrategia de mercadeo hacia clientes fuera de Guatemala, que integre todos los valores agregados de los productos, al contar con la certificación de sostenibilidad del FSC, carbono neutralidad y producto 100% natural (pureza y naturaleza).

Etiquetas: CO2 / Mercados de carbono / RSE

Recomendaciones sobre este tema

Cooperativa de Productos de Leche Dos Pinos R. L., Una compañía ‘cero residuos’

Cooperativa de Productos de Leche Dos Pinos R. L., Una compañía ‘cero residuos’

La correcta gestión del impacto ambiental desde la finca y hasta el proceso de industrialización es uno de…
Marina Pez Vela, De la mano con la comunidad

Marina Pez Vela, De la mano con la comunidad

La estrategia de RSE del grupo se consolida y centra sus acciones en 5 importantes áreas de trabajo.
Nestlé asume el liderazgo hacia la regeneración del planeta

Nestlé asume el liderazgo hacia la regeneración del planeta

Nestlé tiene la meta de plantar 200 millones de árboles en el mundo para el 2030.