Asombrosos proyectos de infraestructura

Revistas de Economía y Negocios en América Central

EspecialesNegocios

Asombrosos proyectos de infraestructura

Si a usted le preguntan ¿cuáles son las maravillas a nivel de infraestructura moderna de Centroamérica, ¿qué respondería?

Cuando se trata de dar respuesta a este tipo de pregunta, lo primero que se nos viene a la cabeza son obras o construcciones desafiantes, imponentes y de gran tamaño, que conllevan una inversión multimillonaria, muchas de ellas superan los límites de lo que parece posible y marcan un antes y un después en el mundo de la ingeniería.

Ya sea un espectacular canal interoceánico que permite la unión del océano Atlántico y el Pacífico, vanguardistas líneas de metro, modernos aeropuertos y sorprendentes proyectos hidroeléctricos, entre otros, lo cierto es que nuestros países, cada uno a su ritmo, están invirtiendo miles de millones de dólares en obras que están cambiando la cara de la región.

Un claro y certero ejemplo de esta visión de trabajo en pro del desarrollo país es el que despliegan las autoridades panameñas con su aeropuerto. El Aeropuerto Internacional de Tocumen, afianza su competitividad al poner a disposición del comercio mundial, la primera zona logística multimodal en Latinoamérica, que operará bajo el régimen de zona franca; y estará localizada adyacente a la Terminal de Carga.

“La construcción de este proyecto ha implicado una inversión de US$918 millones. Contará con una superficie de 116.000 m2 distribuidos en cuatro niveles. La nueva Terminal 2 (T2), que mide 650 metros de longitud, le permite al aeropuerto mejorar la operatividad de la actual terminal; incrementa la capacidad para atender a nueve millones de pasajeros, quienes sumados a los 16,8 millones registrados al cierre del 2018, equivalen a 25 millones de viajeros en los próximos seis años. Con esta nueva terminal se han añadido 20 puertas de ingreso de pasajeros y ocho posiciones remotas para manejo de carga, para un total de 54 puertas de contacto y 12 posiciones remotas entre ambas terminales”, afirma Edwin Rodríguez, encargado de Comunicaciones del aeropuerto.

Este nodo multimodal permite afianzar la posición estratégica de Panamá como un gran hub de las Américas y servirá como puerto de importación, exportación y transferencia de mercancías de alto valor tecnológico y manufactura liviana; además de artículos farmacéuticos, entre otros.

Con este moderno y reciente ejemplo de inversión, Panamá demuestra su liderazgo a nivel regional en términos de inversión en proyectos de gran envergadura.

Vista aérea del Canal de Panamá.

El ingeniero civil Luis Guillermo Loría, máster en pavimentos con amplia experiencia regional, afirma: “Si hablamos de los países del istmo que están a la vanguardia en este tema, sin duda en orden debemos destacar a Panamá, luego El Salvador y Nicaragua. Panamá tiene un modelo de inversión bien armonizado con su política pública en materia de desarrollo de infraestructura, además, de que planifica la obra a largo plazo, no solo para solucionar algún problema actual”.

Otros reconocidos expertos afirman que a pesar de que Costa Rica está a la vanguardia en muchos temas importantes, en materia de infraestructura, tiene más de dos décadas de rezago. Sin embargo, ha hecho importantes esfuerzos y hoy día cuentan con algunos proyectos de primer mundo.

“Costa Rica tiene algunos proyectos sobresalientes, históricamente las obras de generación eléctrica han dado la cara, como es el caso de la Represa Reventazón. Otro importante ejemplo es la isla artificial donde se edificó el puerto APM Terminals, por más de US$1.000 millones y el tramo de la carretera Interamericana Norte, que sobrepasa los US$300 millones,” argumenta Luis Víquez Solís, gerente de construcción de Pedregal, con 29 años de experiencia sobre todo en infraestructura vial.

Beneficios y retos

Invertir en infraestructura y modernas obras facilita la llegada de más turismo, permite generar más empleos, mayor capacidad operativa, más desarrollo económico y social, más conectividad y competitividad.

La Planta Hidroeléctrica Reventazón, ubicada en el Caribe de Costa Rica, representó una inversión de US$1.400 millones y se posiciona como la segunda mayor obra de infraestructura de la región, después del Canal de Panamá.

“Una infraestructura bien desarrollada reduce el efecto de la distancia entre las regiones, mejorando la logística de transporte de las cargas y las mercancías integrando así el mercado nacional y regional. La calidad, conectividad y cobertura de las redes de transporte impactan significativamente el crecimiento económico, pueden reducir la desigualdad, la pobreza y potenciar las condiciones para el desarrollo de cada región. Una infraestructura efectiva, les permite a los empresarios hacer llegar sus bienes y servicios al mercado en una forma segura y puntual”, asegura Guiselle Alfaro, ingeniera civil y exviceminstra de Obras Públicas y Transporte de Costa Rica.

De ahí que entre los retos y tareas pendientes que enfrentan algunos de nuestros países destacan: una mejor planificación e inversión en puertos, ferrocarriles, aeropuertos, carreteras y en transporte público.

 

Karla Echavarría

Deja una respuesta