• junio 6, 2022

Cuidando de las mascotas

Cuidando de las mascotas

Por Milagros Sánchez Pinell

Su amor inmenso por los animales hizo que la vida profesional de Ana Cristina Sucre tomara otro rumbo. De trabajar como diseñadora de interiores, pasó a ser copropietaria de Mila & Mimo, un negocio enfocado en el cuidado de las mascotas.

Desde hace ocho meses, su emprendimiento, ubicado en la Ciudad de Panamá, brinda servicios de baño y peluquería, veterinaria, entrenamiento canino y guardería. También cuenta con un laboratorio, área de farmacia y tienda.

En esta aventura la acompaña su socia y amiga, Michelle Dumanoir y un equipo profesional que incluye un peluquero, un auxiliar de servicios generales, una doctora veterinaria y un entrenador canino.

Celebración en Mila & Mimo.

“La idea es que nuestros clientes puedan encontrar todo lo que sus consentidos necesiten en un solo lugar. Nuestro trato es muy personalizado y lleno de cariño. Velamos para que realmente cada persona y mascota se sientan en paz y bienvenidos en un ambiente muy familiar”, aseguró su propietaria.

El amor por los perritos las une

Ana Cristina, de 27 años, luego de una corta trayectoria como diseñadora de interiores y trabajando para otros, se planteó abrir un negocio propio. Solo tenía que decidir entre algo relacionado a su carrera o salir de su zona de confort. Dilema que empezó a resolverse tras recibir una llamada telefónica.

“Justo un día estaba hablando con mi papá de los pros y los contras que conllevaba levantar cada uno de los negocios. De pronto recibí una llamada de mi amiga, ahora socia también, y me dijo que estaba pensando en abrir un negocio para perros. Así que decidimos reunirnos y ahí nos dimos cuenta de que teníamos las mismas ideas escritas, acordando asociarnos. De esta manera nació Mila & Mimo”, recuerda.

¿Y quienes son Mila & Mimo? – preguntamos.

Son nuestros perritos, quienes diariamente nos llenan de felicidad. Mila es mi perrita, una poodle de 10 años, muy tranquila y cariñosa. Mimo, era el perrito de mi socia, un yorkshire terrier de 8 años, muy consentido y juguetón.

Ana Cristina Sucre y su socia y amiga, Michelle Dumanoir, junto a sus perritos.

Ambas jóvenes están a cargo de todas las funciones administrativas que conlleva su empresa. Sin embargo, Ana Cristina detalló que todos los días hace de todo un poco como recibir y atender a los clientes de forma personalizada, velar que las redes sociales se muevan, contactar a los proveedores, buscar artículos nuevos que deseen ofrecer en su tienda, analizar precios, cuidar por el equipo de trabajo, investigar nuevos productos y técnicas que se dan en el mundo de la veterinaria, entre otras actividades.

Pero lo que más le apasiona de su emprendimiento, es el hecho de ver a los perritos llegar emocionados todos los días, ya sea para su baño o hasta cuando llegan a consulta con la doctora.

Mila, la perrita de Ana Cristina Sucre.

“Mila & Mimo es una forma de poder ayudar a las mascotas y a sus dueños, ofreciéndoles un buen servicio y dándoles la confianza de que siempre estarán en buenas manos y brindándoles el amor que merecen”, expresa.

Pero también aprovechan la parte educativa de este emprendimiento, porque les brinda la posibilidad de informar a su clientela sobre todo lo que pasa en el mundo en cuanto al cuidado de los perros y gatos, específicamente.

Por otro lado, Ana Cristina asegura que su negocio se diferencia de otros similares por algunos servicios que ofrecen. Por ejemplo, cuentan con un área de espera en donde los clientes pueden observar cómo bañan a sus perritos, a través de un vidrio, dándoles mayor tranquilidad y seguridad al ser testigos de la excelente forma en que son tratados.

Ana Cristina Sucre y su padre, Fernando Sucre.

Otra diferencia es que entregan un reporte de peluquería para que el cliente sepa cómo está la condición física de su mascota. En caso de encontrar algo que los inquiete, reciben atención médica y el dueño es informado del problema.

“También estamos trabajando, para diferenciarnos, en relacionarnos más con albergues para concientizar a la población sobre el cuidado de los animales y las diferentes formas de ayudarlos en su bienestar”, dijo.

Gracias al emprendedurismo, Ana Cristina dice que ha aprendido a tener paciencia, porque las cosas buenas toman tiempo, dedicación y mucho esfuerzo. “Definitivamente han sido meses retadores, pero a la vez gratificantes ya que cada vez notamos cómo llegan más mascotas. Además, nos pone muy felices ver que regresan los mismos clientes porque están encantados con el servicio que ofrecemos”.

Ana Cristina Sucre y su socia y amiga, Michelle Dumanoir.

Entre esos retos que han afrontado con éxito está la búsqueda de un personal calificado que llene sus expectativas. “Nos tomó mucho tiempo encontrar los indicados para hacer crecer la empresa. Hoy en día estamos satisfechas y felices del buen trabajo que hacemos y el equipo que hemos formado”.

Otro gran desafío ha sido posicionarse en un mercado muy competitivo con negocios similares, pero gracias al trabajo duro y la perseverancia de todo el equipo están logrando alcanzar la meta deseada.

En cuanto a sus próximos planes, la joven emprendedora prefiere que sean sorpresa porque asegura ser de las personas que “cree que cuando se queda callado las cosas salen mejor. Lo que sí puedo decir es que Mila & Mimo viene con muchas cosas buenas”.

Ana Cristina sabe que los perros son los mejores amigos.

Antes de Mila & Mimo

Ana Cristina es una joven espontánea y organizada que le gusta experimentar cosas nuevas. Aunque ahora se dedique a un negocio muy opuesto a su formación académica, asegura que siempre le apasionó el tema del diseño.

Tiene un diplomado en el Programa de Diseño de Interiores en Florence Design Acadamy (FDA) en Florencia Italia. Y en la Universidad Estatal de Louisiana (LSU), Estados Unidos, obtuvo su licenciatura en Diseño de Interiores que consiste en un programa de admisión selectiva.

Entre sus trabajos destacan el diseño, imagen y construcción de las oficinas de la Central Financiera de Créditos, así como en el diseño del negocio de su hermana Gretel Sucre, Capricho, cocina y pastelería. Ambas ubicadas en Panamá.

¡Ah! Y antes de finalizar, nuestra roaring 20 nos confesó que sus mascotas favoritas son los perros por ser cariñosos y juguetones

“Son los seres más fieles y leales que existen. Su amor es incondicional”.

Ana Cristina Sucre y su socia y amiga, Michelle Dumanoir.

 

Etiquetas: diseño / emprendedora / mascotas / Mujer / Negocios / Panamá / roarin 20

Recomendaciones sobre este tema

H&M abrirá en Guatemala en octubre

H&M abrirá en Guatemala en octubre

Hennes & Mauritz AB (H&M), uno de los minoristas de moda internacional más grandes del mundo, anunció que…
Una presidencia con rostro de mujer

Una presidencia con rostro de mujer

Por Milagros Sánchez Pinell Internacionalización, empleabilidad y la construcción de prestigio académico para garantizar la máxima diferenciación en…
Panamá con mucho potencial para seguir desarrollando el turismo náutico

Panamá con mucho potencial para seguir desarrollando el turismo náutico

Panamá cuenta con 22 marinas distribuidas en el Atlántico y en el Pacífico, con capacidad de recibir embarcaciones…