La tierra de los Reyes Magos

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasEstilo de VidaTop NewsTurismo

La tierra de los Reyes Magos

Colonia es un importante destino en Alemania, y está muy relacionada con la historia de la Navidad.

Hay ciudades que son historia. Sus calles, sus edificios y sus tradiciones son un viaje en el tiempo y hasta nos enseñan más que los libros.

Una de esas urbes es Colonia, en Alemania. Construida a orillas del río Rin, tiene poco más de un millón de habitantes y fue fundada por los romanos en el año 38 antes de Cristo.

Es un importante e internacional centro económico y cultural y destaca por sus actividades artísticas. Su carnaval es muy famoso, además es sede de muchas asociaciones, editoriales y empresas de arte, medios y música. Sin embargo, su principal atractivo es su imponente catedral.

Su nombre en alemán es Kölner Dom. Con estilo gótico, comenzó a construirse en 1248, pero se terminó hasta 1880. Está en el centro de la ciudad y con sus 157 metros de altura, fue el edificio más alto del mundo hasta que terminaron el Monumento a Washington, en 1884. Es además, el monumento más visitado de Alemania, y Patrimonio de la Humanidad desde 1996.

Ahora bien, toda esta descripción es importante para entender su relación con la Navidad. Y es que en su interior hay un enorme relicario que contiene lo que se cree son los huesos de los Reyes Magos. El relicario es un gran sarcófago triple, dorado y decorado, que está encima y detrás del altar mayor.

¿Y cómo llegaron esas reliquias hasta Alemania?

Sarcófago con los restos de los supuestos reyes magos.

Se cree que durante la Segunda Cruzada, el obispo de Milán visitó Constantinopla para que el Emperador le permitiera aceptar su reciente nombramiento, quien le regaló las veneradas reliquias rescatadas en el año 300 después de Cristo por la emperatriz Elena, madre del emperador romano Constantino. Esas reliquias fueron saqueadas de Milán por Federico Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que se las entregó al arzobispo de Colonia, Reinaldo de Dassel en 1164. Por esa razón, desde el siglo 12, se conoció a Colonia, junto con Jerusalén, Constantinopla y Roma, como una ciudad santa.

La colonia más antigua

En esta ciudad hay muchas tiendas, de bajo o mediano precio hasta tiendas de artículos de lujo, pero hay una muy especial. A tan solo unos minutos a pie de la catedral de Colonia se encuentra la Casa 4711, en la que desde 1792 se crean unas colonias únicas y conocidas en todo el mundo. Es el lugar en donde surgió la famosa agua de colonia.

La original tienda de Colonia.

Esta fragancia nació en 1792 a manos de un joven llamado Wilhelm Muelhens como una especie de agua milagrosa que, si se bebía, tenía propiedades curativas. Con la ocupación francesa, Napoleón decidió numerar las calles de sus dominios, entre los que estaba la ciudad de Colonia, y al local de Muelhens le tocó el número 4711.

El emperador quería conocer las fórmulas de todos los productos curativos, así que para no desvelar el secreto, se cambió su uso y se le consideró fragancia. De esta manera, comenzaba el triunfo de una marca que pronto alcanzó el éxito mundial. Esa tienda sigue ubicada en el mismo lugar donde empezó a venderse hace más de 227 años.

Además de estos atractivos, en esta ciudad es posible encontrar gran cantidad de museos, galerías de arte y otros lugares que la convierten en uno de esos destinos imperdibles de Europa.

Luis Diego Quiros

Deja un comentario