Encontrando el templo perdido

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de VidaTop News

Encontrando el templo perdido

El equipo de arqueólogos que trabaja en el sitio arqueológico El Zotz, en Petén, Guatemala, (dirigido por los doctores Stephen Houston (Brown University), Thomas Garrison (University of Southern California) y el M.A. Edwin Román (The University of Texas at Austin), anunció el descubrimiento de un nuevo templo: el del Sol Nocturno. Este imponente templo fue hallado debajo de la impresionante Pirámide de El Diablo, edificio ambiciosamente construido con sublimes decorados, con fachadas adornadas con estuco modelado y pintado. Esta pirámide fue creada con la intención de “mirar y ser visto”, pintada en un saturado rojo y desde la cual se pueden observar las cresterías de los templos de Tikal. La Pirámide de El Diablo se encuentra anclada en un palacio, con una ciudadela defensiva rodeada por precipicios. Esta se encuentra a 190 metros sobre el punto mas bajo en el valle y a 160 metros sobre el nivel de la plaza principal de El Zotz. La Pirámide tiene 13 metros de altura, con múltiples niveles, remplazada por otras versiones del edificio, preservando así la estructura interior del agresivo clima de la selva tropical.

El majestuoso Templo del Sol Nocturno data del Clásico Temprano, aproximadamente de los años 350-400 después de Cristo. Se ubica en una escarpa alta, mirando al valle de Buena Vista, en una de las rutas más importantes de comercio entre las zonas este y oeste de la región maya, conocida además como una ruta de conflicto dinástico, ya que está región actuó como amortiguamiento entre los antiguos reinos de Tikal y Waka’, siendo el último aliado importante de Calakmul, y por lo tanto parte vital del Reino Kan.

El Templo del Sol Nocturno “anuncia” su presencia cuando el Sol amanece en el este y se hunde en el horizonte. Representa una danza, una “coreografía” con el Astro Rey, que sale por la parte posterior del templo, se eleva sobre el edificio que contienen la tumba del gobernante y fundador de la primera dinastía de El Zotz (Pa’Chan), siendo este templo un recuerdo diario de un resurgimiento eterno.

La iconografía del templo sugiere una “glorificación al Sol”. En la parte superior de la entrada al templo, posee un espectacular friso, el cual representa las diferentes fases del Sol:
• Fase I: La deidad del Sol representado como un pez, el cual aparece en el horizonte. En la región maya, generalmente es comprendido como el mar del este, el Caribe, elevándose sobre el agua.

• Fase II: El Sol del medio día, representado como el que bebe sangre.

• Fase III: El Sol nocturno, quien adopta características de jaguar feroz (siendo esta la deidad más representada en los mascarones del edificio).

En las fachadas del templo se hallaron monumentales mascarones de estuco de 1,50 metros de alto y cada uno de ellos poseía encima otros mascarones de rostros pequeños o glifos. El estilo utilizado para la elaboración de estos mascarones son característicos del clásico Temprano pero ciertos elementos poseen un estilo arcaico, con el fin de “crear la ilusión” de que estos eran muy antiguos.

El templo, posiblemente, tiene un total de 14 mascarones a la altura del friso; de ellos, solo ocho se han documentado, por lo que es necesario seguir explorando. El Proyecto Arqueológico el Zotz posee el aval del Instituto de Antropología e Historia, dependencia del Ministerio de Cultura y Deportes y es apoyado por Brown University. Para la temporada arqueológica de campo 2012, se contó con el patrocinio de la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya (Pacunam).

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta