¿Cómo se puede saber cuándo un dolor de cabeza necesita más exámenes?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de VidaSalud

¿Cómo se puede saber cuándo un dolor de cabeza necesita más exámenes?

El dolor de cabeza severo, sin causa conocida es uno de los síntomas.

En los ancianos, la mayoría de dolores de cabeza son de naturaleza primaria

Dra. Amaal Starling, Neurología de Mayo Clinic en Phoenix, Arizona

Los dolores de cabeza, o cefaleas, se presentan acompañados de una amplia gama de síntomas y su severidad varía. Lo más común es que se deban a un trastorno de cefalea primaria, como el dolor de cabeza tensional o la migraña. En los ancianos, la mayoría de dolores de cabeza son de naturaleza primaria.

Sin embargo, los ancianos son más propensos que sus contrapartes jóvenes a sufrir el trastorno de cefalea secundaria. La cefalea secundaria ocurre cuando el dolor de cabeza es el síntoma de un problema o una afección subyacentes. Si bien un ejemplo de cefalea secundaria es el “dolor de cabeza por comer helado”, que no es ningún motivo de preocupación, algunas cefaleas secundarias pueden ser señales de advertencia de algo más grave, como un aneurisma o un tumor.

Características alarmantes

Ciertas características “alarmantes” merecen preocuparse más y hay que informar al respecto al médico. Estas características son las siguientes:

Síntomas sistémicos: Los dolores de cabeza vienen acompañados por fiebre, escalofríos, sudoración nocturna y pérdida de peso no intencionada.

La cefalea secundaria ocurre cuando el dolor de cabeza es el síntoma de un problema o una afección subyacentes.

Síntomas neurológicos: Los dolores de cabeza vienen acompañados por signos y síntomas como debilidad, entumecimiento, problemas para caminar, confusión, convulsiones o dificultad para permanecer alerta o mantenerse consciente.

Aparición: Empiezan de forma repentina o abrupta, como un dolor de cabeza fuerte que llega a su punto máximo en cuestión de uno o dos minutos (también conocido como “cefalea tipo trueno”.

Mayor edad: Empiezan a presentarse o avanzan después de los 50 años.

Cambios en el patrón: Cambia la frecuencia, la severidad o la naturaleza de estos dolores de cabeza frente a los experimentados previamente. Por ejemplo, si usted suele tener síntomas visuales leves con el dolor de cabeza, un aumento drástico de los síntomas visuales podría ser motivo de preocupación.

Progresividad: Los ataques empeoran con el tiempo.

Precipitación por esfuerzo: Los dolores de cabeza se presentan ante tos, actividad sexual, defecación, pujo u otra actividad.

Empeoramiento con la posición: Cambia la severidad dependiendo de si la persona está en posición vertical u horizontal.

Converse con su médico si los dolores de cabeza que sufre son nuevos o le parece que son inusuales en usted. Si repentinamente siente un dolor de cabeza fuerte, busque atención médica de inmediato.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja un comentario