Audi grandsphere concept, Hacia el futuro en primera clase

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Estilo de Vida

Audi grandsphere concept, Hacia el futuro en primera clase

Sedán de lujo con propulsión eléctrica.

El jet privado para viajar por carretera: la marca de los cuatro aros presenta el Audi grandsphere concept en el IAA 2021. Como si se tratara de un vuelo en primera clase, el gran sedán, de 5.35 metros de longitud, combina el lujo y la comodidad de los viajes privados con una amplia oferta de experiencias a bordo. El nivel 4 de conducción autónoma permite nuevas dimensiones de libertad: en este modo, el habitáculo se convierte en una amplia “esfera” de experiencia, sin volante, pedales ni pantallas, mientras que las plazas delanteras se transforman en un salón de primera clase con el máximo espacio y acceso a todas las funciones de un ecosistema digital holístico en el que se integra el Audi grandsphere.

Como segundo de los tres prototipos “sphere” de la marca de los cuatro aros, el Audi grandsphere ocupa un lugar especial, ya que las soluciones tecnológicas y sus características de diseño estarán presentes dentro de unos años en futuras series de Audi. Este vehículo ilustra el hecho de que la marca se esté convirtiendo en la punta de lanza de la industria automovilística en lo referido a la transformación tecnológica y a las ofertas de movilidad completamente nuevas e integrales.

La conducción autónoma crea una experiencia innovadora.

El roadster de propulsión eléctrica Audi skysphere concept debutó en agosto de 2021: una visión espectacular de un GT de conducción autónoma que se transforma en un deportivo gracias a su sistema de distancia entre ejes variable. Estos dos prototipos -así como el Audi urbansphere, que se presentará como tercer integrante de esta serie de prototipos en 2022- están unidos por su concepto global, derivado de su capacidad de conducción autónoma de nivel 4. Audi está trabajando con CARIAD, la nueva división de software del Grupo Volkswagen, para introducir esta tecnología en la segunda mitad de la década.

En el nivel 4 de conducción autónoma el tradicional habitáculo orientado al conductor se transforma en un amplio salón en cuanto se ocultan el volante y los pedales. Al mismo tiempo se abren nuevos niveles de libertad para todos los pasajeros. En este modo el Audi grandsphere no sólo libera al conductor de las tareas de conducción siempre que sea posible, sino que, además, ofrece a todos los que van a bordo un amplio abanico de opciones para disfrutar de esa libertad a través de experiencias individualmente variables: comunicación, trabajo o relajación en una “esfera” privada, según se desee. El concepto Audi grandsphere pasa de ser estrictamente un automóvil a convertirse en un auténtico “dispositivo de experiencias”.

Gracias a los propios servicios que ofrece Audi y a la posibilidad de integrar otros servicios digitales, las oportunidades son casi infinitas. Con ellos se puede acceder a una serie de opciones relacionadas con el viaje en curso, como la elección de una ruta panorámica espectacular, así como opciones de restaurantes u hoteles. El vehículo también se encarga de tareas cotidianas que van más allá del propio trayecto. Por ejemplo, el Audi grandsphere concept autónomo recoge a sus pasajeros utilizando información sobre su destino actual y se encarga de aparcar de forma autónoma, así como de cargar la batería.

Nuevo concepto de interior: espacio libre en las plazas delanteras.

También existe la posibilidad de acceder a opciones personalizadas de infotainment, como la perfecta integración a bordo de los proveedores de música y vídeo en streaming que se hayan utilizado anteriormente. En un paso adicional Audi mantendrá disponibles en el futuro opciones personalizadas y exclusivas: conciertos, eventos culturales o incluso acontecimientos deportivos a los que los clientes sean invitados.

Espacio, forma y función: el interior

Las puertas del Audi grandsphere concept están invertidas, no hay pilar B. Todo un mundo interior se abre a los pasajeros nada más subir a bordo. Pero incluso antes,  reconoce a los pasajeros mediante un innovador sistema de identificación, abre las puertas y les da la bienvenida con pantallas y luz ambiental individualizadas. La posición del conductor y del acompañante se detecta automáticamente, al tiempo que se adopta el ajuste de una serie de características de confort personal para cada uno de ellos, como la climatización y los asientos. De manera automática, el sistema de infotainment accede a los servicios que los ocupantes han utilizado más recientemente y los pone de nuevo en funcionamiento. Por ejemplo, un video que un pasajero estaba viendo en streaming en una tablet se reproduce automáticamente en la pantalla del Audi grandsphere. Por otro lado, en el puesto de conducción la superficie de proyección retoma automáticamente la visualización de las noticias que el ocupante estaba leyendo antes de entrar.

En el interior, las líneas de las superficies decorativas y de los elementos funcionales son marcadamente horizontales. El despejado diseño del habitáculo favorece la impresión de un espacio exclusivo, mientras que la ausencia de volante, pedales o salpicadero convencional crean una sensación de gran amplitud. Las grandes superficies acristaladas, el gran parabrisas y el techo transparente acentúan esa sensación. Lo mismo ocurre con la particular geometría de las ventanillas laterales: su mitad superior está claramente inclinada y la parte más ancha se encuentra ligeramente por encima del nivel de los ojos.

En el nivel 4 de conducción autónoma el volante y los pedales desaparecen y la parte delantera del habitáculo se convierte en auténtico espacio libre en toda su amplitud, con una visión perfecta a través del parabrisas y de las grandes ventanillas laterales, ofreciendo al mismo tiempo las máximas posibilidades de movimiento.

En el nivel 4 de conducción autónoma el volante y los pedales desaparecen.

El habitáculo resulta especialmente amplio cuando los dos asientos delanteros individuales se colocan en su posición más retrasada. El Audi grandsphere es un 2+2 plazas, con un asiento acolchado para dos ocupantes integrado en la parte trasera que incluye un reposabrazos que rodea el lateral, mientras que las dos butacas delanteras están diseñadas para ofrecer un confort y un espacio de primera clase.

Las superficies de la banqueta y los respaldos de los dos asientos delanteros, que cuentan con cinturones de seguridad integrados, hacen que visualmente estos elementos queden separados. Los refuerzos laterales de los respaldos están ligeramente curvados, garantizando así la sujeción durante la conducción en zonas de curvas.

Entre los asientos delanteros -normalmente ocultos bajo una moldura metálica- hay una nevera compacta con dos vasos y una elegante botella de diseño para bebidas refrigeradas. Esta es otra muestra de la pretensión de primera clase del Audi grandsphere concept.

Sin accesorios ni pantallas a la vista: manejo y displays

Una sorpresa al acceder al interior del Audi grandsphere, con un diseño simplificado presidido por colores naturales, es que antes de activar las funciones de conducción no se ven ni la instrumentación, ni las pantallas para conceptos de visualización virtual: en este interior la “desintoxicación digital” alcanza su máxima expresión. En su lugar hay zonas claramente articuladas y de tacto suave y sedoso, con materiales de la más alta calidad. La madera y la lana, los tejidos textiles sintéticos y el metal utilizado como revestimiento de paneles, asientos y moqueta son agradables a la vista y al tacto. Muchos de estos materiales, como el chapado de madera de carpe, proceden de cultivos sostenibles o están fabricados con materias primas recicladas. En el Audi grandsphere no hay cuero; incluso esto responde a una concepción progresista del lujo, que siempre es inseparable de la sostenibilidad.

Vehículo totalmente eléctrico.

Otra sorpresa es que el vehículo cobra vida con sólo tocarlo: hay pantallas, pero en forma de proyecciones sobre las superficies de madera bajo el parabrisas. Dependiendo del modo de conducción -ya sea manual o autónoma de nivel 4- están distribuidas por todo el ancho del interior o segmentadas para el conductor y el acompañante. Toda la información necesaria durante el viaje se ofrece en alta resolución y se puede consultar con precisión. Como alternativa, en el modo de conducción autónoma las superficies de proyección también se pueden utilizar como pantallas CinemaScope para la proyección de contenidos de infotainment o incluso como pantallas para videoconferencias. Además, por debajo de las superficies de proyección se ha integrado una barra de sensores para cambiar rápidamente de contenido; por ejemplo, para elegir entre música o navegación. Muestra todas las funciones y aplicaciones que están activas en el auto, y los iconos parpadean para los diferentes menús.

El diseño exterior y tecnología

Con 5.35 metros de longitud, 2 metros de anchura y 1.39 metros de altura, las dimensiones del Audi grandsphere concept sitúan a este sedán de forma inequívoca en la clase de los vehículos de lujo. La distancia entre ejes de 3.19 metros es incluso superior a la de la versión de carrocería larga del actual Audi A8.

En el proceso, el Audi grandsphere implementa de forma consecuente las condiciones específicas del sistema de propulsión eléctrica en el frontal: un voladizo corto, un capó plano y un parabrisas que se proyecta muy hacia delante como límite superior del amplio habitáculo. Sin embargo, a diferencia de muchos autos eléctricos, no tiene un aspecto futurista, sino que enfatiza los ideales de belleza tradicionales.

Diseño futurista.

En el frontal, una innovadora interpretación de la parrilla Singleframe con forma de hexágono plano define el diseño de Audi. Detrás de un revestimiento transparente, las superficies interiores se iluminan de forma indirecta desde arriba durante la conducción, creando un efecto visual distintivo en tres dimensiones.

La plataforma tecnológica del Audi grandsphere, denominada Plataforma Eléctrica Premium (PPE), ha sido concebida exclusivamente para sistemas de propulsión eléctrica con batería y, por tanto, aprovecha al máximo esa tecnología. El elemento clave es un módulo de baterías situado entre los ejes que en el Audi grandsphere concept alcanza una capacidad de 120 kWh. Al utilizar toda la base del vehículo entre los ejes, la batería puede ubicarse en posición plana. Junto con las grandes ruedas, esto permite unas proporciones básicas que son perfectas no sólo desde el punto de vista del diseño. Las principales ventajas son un interior con una gran longitud disponible y, por tanto, con mucho espacio para las piernas en ambas filas de asientos. Además, la ausencia de caja de cambios y del túnel central aumenta el confort en los autos eléctricos.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta