• febrero 23, 2021

Aproximadamente la mitad de los estadounidenses que experimentan síntomas cardíacos durante una pandemia evitan buscar atención

Aproximadamente la mitad de los estadounidenses que experimentan síntomas cardíacos durante una pandemia evitan buscar atención

La encuesta realizada por Cleveland Clinic encuentra que muchas personas con afecciones cardíacas preexistentes están experimentando un empeoramiento de la salud como resultado de la pandemia.

Una encuesta de Cleveland Clinic Florida encuentra que solo el 52% de los estadounidenses se acercó a un médico o buscó atención médica después de experimentar un problema de salud preocupante durante el brote de COVID-19. Cuando se trata de pacientes con enfermedades cardíacas, ese número aumentó al 63%.

Según la encuesta, muchos recurrieron al Internet o amigos y familiares en busca de orientación médica informal, en lugar de un proveedor de atención médica, aunque el 32% de los estadounidenses – y el 53% de los pacientes con enfermedades cardíacas – informaron haber sentido al menos un síntoma preocupante durante la pandemia como aumento de la presión arterial, mareos, dificultad para respirar o aumento de los niveles de azúcar en sangre.

La encuesta también encontró que las preocupaciones sobre contraer el virus están impidiendo que las personas – especialmente los pacientes con enfermedades cardíacas – vean al médico. Alrededor del 85% de los estadounidenses dicen que les preocupa contraer COVID-19 cuando buscan tratamiento para problemas de salud en el consultorio de un médico. Otro hallazgo alarmante: uno de cada tres pacientes con enfermedades cardíacas ha pospuesto la toma de medicamentos para el corazón durante el COVID-19, y la principal razón es que están preocupados por ir al médico durante la pandemia.

«El riesgo y la incidencia de enfermedades cardíacas no han cambiado porque hay una pandemia,” dijo John Bibawy, MD, un cardiólogo que se especializa en electrofisiología y trastornos del ritmo cardíaco en el hospital Cleveland Clinic Weston. “Lo que vimos en la encuesta es que la gente está evitando el tratamiento, lo cual es problemático porque un retraso en el tratamiento podría conducir a una enfermedad avanzada. Nuestras instalaciones son seguras y alentamos a todos a que continúen con las pruebas de detección periódicas y que consulten a su cardiólogo si tienen problemas o inquietudes cardíacas. También apoyamos las visitas virtuales para los pacientes que tienen preocupaciones importantes para que no se suspenda la atención.”

La encuesta también encontró que las preocupaciones sobre contraer el virus están impidiendo que las personas – especialmente los pacientes con enfermedades cardíacas – vean al médico.

La encuesta encontró que la mitad de los estadounidenses (52%) e incluso más pacientes con enfermedades cardíacas (65%) han pospuesto las pruebas de salud o los chequeos debido a la pandemia. Las citas más comunes que se posponen incluyen exámenes dentales, exámenes físicos anuales y controles de presión arterial y colesterol.

El aumento de peso y el estrés también ocuparon los primeros lugares de la encuesta como resultado de la pandemia, ya que el 42% de los estadounidenses y aproximadamente la mitad (47%) de los pacientes con enfermedades cardíacas aumentaron de peso durante la pandemia. Entre los estadounidenses que aumentaron de peso, el 25% aumentó más de 20 libras. Tres cuartas partes (76%) de los estadounidenses informan sentirse más estresados ​​debido al COVID-19, pero solo la mitad (55%) sabe que el estrés puede tener un impacto sustancial en la salud de su corazón.

Los hallazgos adicionales de la encuesta muestran que muchos estadounidenses tienen conceptos erróneos sobre cómo el COVID-19 afecta la salud del corazón:

  • El 61% de los estadounidenses desconocen que las enfermedades cardíacas lo ponen en mayor riesgo de contraer un caso grave de COVID-19 y el 69% desconocen que la hipertensión también aumenta el riesgo.
  • El 33% de los estadounidenses cree incorrectamente que solo corre el riesgo de sufrir efectos a largo plazo en la salud del corazón debido al COVID-19 si ya tiene una afección cardíaca preexistente.
  • El 25% cree incorrectamente que COVID-19 solo afecta sus pulmones, no su corazón.

No todos los resultados de la encuesta fueron negativos. Algunos estadounidenses han adoptado nuevos hábitos saludables durante el COVID-19, que incluyen tomar vitaminas o suplementos (35%), hacer más ejercicio (32%) y llevar una dieta más saludable (30%).

Etiquetas: Cleveland Clinic / COVID-19 / enfermedades cardiacas / Estados Unidos

Recomendaciones sobre este tema

Tecnología innovadora para la detección temprana  del cáncer de pulmón

Tecnología innovadora para la detección temprana del cáncer de pulmón

La broncoscopia asistida por robot Monarch podría permitir un diagnóstico temprano y más preciso de los nódulos pulmonares.
Nasaleze, marca europea sigue siendo motor de salud en Costa Rica

Nasaleze, marca europea sigue siendo motor de salud en Costa Rica

Estos productos contribuyen a disminuir las cargas virales en las personas positivas para el nuevo coronavirus, gracias a…
Panamá apuesta a convertirse en un modelo de resiliencia educativa para América Latina

Panamá apuesta a convertirse en un modelo de resiliencia educativa para América Latina

Durante años la introducción de tecnologías digitales como estrategia de transformación educativa estuvo presente en las agendas de…