Hacia un mundo libre de enfermedades

Revistas de Economía y Negocios en América Central

martes, agosto 14, 2018
DestacadasEstilo de VidaSalud

Hacia un mundo libre de enfermedades

Con las nuevas tecnologías y los avances médicos, estamos cada vez más cerca de lograr erradicar las enfermedades más peligrosas

Estamos en una etapa de la humanidad en la que todos los días hay avances médicos que nos acercan a una vida llena de salud. Existen tecnologías emergentes que van a cambiar el mundo por su impacto en el estilo de vida y en el bienestar de las personas.

Por ejemplo, tenemos los tratamientos antiedad, en los que las investigaciones con células madre y hasta el reemplazo de órganos permitirán retrasar los signos del envejecimiento, similar a una fuente contemporánea de la eterna juventud.

Otro de esos puntos es la creación de órganos, con los que una impresora 3D, en vez de usar resinas, utilizará materiales biológicos con los que pueden “imprimir” órganos para trasplantes. Al mismo tiempo, surgen los implantes biónicos adaptados a cada persona y con los que se pueden combatir enfermedades o alertar en situaciones de riesgo.

Todas estas tecnologías permiten acercarnos a una medicina personalizada en la que cada persona recibirá tratamientos diferentes y acordes con sus características únicas. Esto aumentaría las probabilidades de curación de varias enfermedades.

Medicina de precisión

Imaginemos el futuro: un grupo de especialistas de varias partes del mundo discuten un caso de cáncer de una paciente en Latinoamérica. Con equipos de realidad virtual revisan las características de la enfermedad, así como aspectos únicos de la paciente.

Con toda esa información, descubren cuáles son los medicamentos y el tratamiento que debe seguir. El sistema de análisis de datos señala que hay grandes posibilidades de supervivencia, y por medio de un programa de inteligencia artificial, se le recordará a la paciente cuándo tomar las medicinas y al mismo tiempo transmitirá los datos a los médicos para que lleven los controles necesarios.

La investigación genética permitirá que cada persona tenga un tratamiento médico específico para su enfermedad.

El procesamiento de grandes cantidades de datos, como en el ejemplo anterior, acelerará la medicina de precisión, que puede ayudar a los médicos a adaptar los tratamientos a las necesidades de los pacientes, en lugar de aplicarles métodos estándar.

También puede prevenir las enfermedades con técnicas analíticas para identificar los riesgos antes de que se manifiesten los síntomas.

Estos procedimientos únicos para cada persona también estarán influenciados por las terapias genéticas o celulares. En vez de medicamentos químicos basados en anticuerpos, los medicamentos avanzados operan directamente en el ADN, y atacan las estructuras de las células de la enfermedad.

En casa como en el hospital

En un par de años, la mayoría de las consultas médicas se harán directamente en las casas de los pacientes.

Esto impactará positivamente toda la industria, pues ayudará a descongestionar los hospitales.

“Vamos hacia una medicina más personalizada y ya no hablamos de cáncer de mama o melanoma en general, sino de mutaciones concretas. Esta especificidad hará necesario un sistema colaborativo que involucre a los centros de investigación y reforzará la presencia de centros de referencia para el tratamiento de patologías concretas”, señala Elena Garralda, directora de la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer del Instituto de Oncología del hospital Vall d’Hebron de Barcelona, España.

Para lograr estos avances se recurrirá a la medicina en casa. La tecnología de telemedicina, que en sus principios básicos consiste en reducir o evitar el contacto físico, ha llegado a grandes avances, como el uso de telepresencia, en donde el paciente puede interactuar con el médico usando solo tecnología, aunque estén a cientos o miles de kilómetros de distancia.

Por medio de su smartphone, el paciente puede tener una consulta y hasta tratamientos sin necesidad de salir de su hogar.

Sensores que miden y analizan los signos vitales (pulsación cardíaca, horas de sueño y niveles de azúcar en la sangre), pueden enviar los datos directamente al centro médico, o emitir una alerta en caso de una emergencia.

La prevención de enfermedades será una realidad cuando las aplicaciones móviles analicen los genes y adviertan niveles de riesgo. Nos acercamos a un mundo donde la medicina atacará a la enfermedad antes de que presente síntomas, lo que reducirá la mortalidad y los problemas de salud que tanto sufrimiento ocasionan en el mundo.

Luis Diego Quiros

Deja un comentario