¿Cómo canalizar o minimizar la ansiedad en tiempos de distanciamiento físico?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

CoronavirusSalud

¿Cómo canalizar o minimizar la ansiedad en tiempos de distanciamiento físico?

Conectarse con otras personas y cuidar la salud física y mental, están entre las principales recomendaciones para combatir la ansiedad

El distanciamiento físico ha contribuido en la reducción de la propagación del COVID-19, pero también podría estar generando un impacto en la salud mental de las personas, un ejemplo de ello son las manifestaciones de ansiedad.Pero, ¿qué es la ansiedad? Según la psicóloga María Teresa González Martínez, de la Universidad de Salamanca, “la ansiedad normal surge como reacción de emergencia ante situaciones que impliquen peligro amenaza o la posibilidad de una pérdida o fracaso”.

Por ello, el  Departamento de Orientación y Psicología (DOP), junto a  la Vicerrectoría de Vida Estudiantil y Servicios Académicos (Viesa), brinda algunas recomendaciones a los estudiantes y funcionarios del Tecnológico de Costa Rica (TEC), para canalizar la ansiedad durante este confinamiento.

Según la psicóloga del DOP, Laura Pizarro Aguilar, las recomendaciones van enfocadas desde el contacto con otras personas, hasta la salud física y mental.

Recomendaciones

  • Trate de mantener una rutina diaria para saber cómo plantear una organización adecuada de cada día, eso le ayudará a contrastar la incertidumbre.
  • Haga planes a corto plazo que sí se puedan cumplir, eso le dará la sensación de control de su mundo personal.
  • Organice la convivencia familiar, contemplando horas de trabajo, horas de estar todos juntos y tiempo para estar individualmente.
  • Ocupe su tiempo en actividades que le gusten; escriba, pinte, cante, baile.

Salud física

Duerma lo suficiente: intente acostarse y dormirse a la misma hora.

Participe regularmente en actividades físicas: la actividad física regular y el ejercicio pueden ayudar a reducir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo.

Encuentre una actividad que incluya movimiento, puede ser al aire libre, en un área en que sea fácil mantener la distancia de otras personas, como lo recomienda el Ministerio de Salud.

Coma de manera saludable: evite comer comida “chatarra” y azúcar refinada. Limite la cafeína, ya que puede agravar el estrés y la ansiedad.

Duerma lo suficiente.

Evite el tabaco, el alcohol y las drogas: al fumar tabaco o drogarse se corre un riesgo mayor de contraer enfermedades pulmonares.  El beber alcohol no le hará sentirse mejor.

Limite el tiempo frente a las pantallas: apague los dispositivos electrónicos por un rato durante el día; en la noche hágalo 30 minutos antes de dormir. Evite utilizar pantallas (celular, computadora o televisión).

Relájese y recargue las pilas: reserve tiempo para usted mismo. Muchas personas se benefician con prácticas como respiración profunda, tai chi, yoga, o meditación. Haga lo que le ayude a relajarse (escuchar música, leer libros, escuchar libros narrados, entre otros). Elija algo que le funcione y practíquelo con regularidad.

Además, se recomienda realizar ejercicios de respiración, esto porque cuando con consciencia, tenemos la capacidad de extraer la energía vital del oxígeno que respiramos, y llenarnos así de salud, energía y vitalidad.

La respiración nos nutre, nos alimenta, nos sana, nos ayuda a expandir nuestra percepción, a ver el mundo de una manera diferente. Una respiración consciente, larga y profunda, nos brinda calma y nos permite tomar decisiones correctas.

Salud mental

Mantenga la rutina normal: es importante mantener horarios para las comidas, bañarse, vestirte, trabajo, estudio y ejercicio.

Exposición a los medios de comunicación: limite el uso de medios sociales que lo puedan exponer a rumores e información falsa. Busque fuentes de información confiables.

Manténgase ocupado: una distracción puede alejar el ciclo de pensamientos negativos que alimentan la ansiedad. Disfrute de pasatiempos que pueda hacer en casa.

Concéntrese en pensamientos positivos: comience cada día haciendo una lista de las cosas por las que esté agradecido. Mantenga un sentido de esperanza, esfuércese en aceptar los cambios cuando se presentan, y trate de considerar los problemas en perspectiva.

Use sus valores morales o su vida espiritual como apoyo: si sus creencias le dan fuerza, pueden brindarle consuelo en momentos difíciles.

Establezca prioridades: fije metas razonables todos los días y haga un esquema de los pasos para lograrlos. No se abrume creando una lista de cosas que le cambiarán la vida y que quiere lograr mientras está quedándose en casa. Reconozca sus logros por cada paso en la dirección correcta, sin importar qué pequeños sean. Y acepte que algunos días serán mejores que otros.

Manténgase ocupado.

Para mejorar su concentración, comience por reducir sus tareas a las más esenciales.

Sea amable consigo mismo, aceptando que es completamente normal que su funcionamiento se vea comprometido, durante este momento de cambio.

Practique la técnica de enfocarse en el aquí y el ahora: intente no pensar en lo que pasó o tuvo ayer, o en lo que le pasará mañana.

Vea problemas como situaciones y trate de solucionarlos, uno a uno, buscando opciones y alternativas.

La música de relajación le ayuda a  conecterse con su paz interior. Cuando se aquietan sus pensamientos y sientes que su fuente de paz interior es inestable, la música relajante le ayudará a sentirte mejor en su entorno.

Conéctese con otras personas

Forme conexiones: el distanciamiento físico no implica necesariamente el aislamiento social. Encuentre un tiempo cada día para hacer conexiones virtuales por email, textos, teléfono, redes sociales o aplicaciones similares. Si está estudiando a distancia desde su casa, pregúnteles a sus compañeros cómo están, y comparta consejos. Disfrute haciendo sociabilidad virtual y conversando con los que viven en su casa.

Haga algo para los demás: si se siente a gusto, encuentre un propósito ayudando a la gente que le rodea. Por ejemplo, envíe un email o textos o llama para ver cómo están sus amigos, familiares, y vecinos (especialmente los que son adultos mayores).

Si decide compartir sus pensamientos y emociones ansiosos con otras personas, no tema exponer su vulnerabilidad, hablar con personas de confianza siempre ayuda.

Conéctese con otras personas.

Construir redes de apoyo: Es importante construir redes de apoyo entre personas cercanas y profesionales, para trabajar la contención emocional cada vez que lo necesite.

Según Pizarro, “todas estas recomendaciones permiten recordar que siempre existen alternativas para poder enfrentar los cambios y las crisis que en ocasiones estos nos generan, y algunas veces estos ajustes pueden surgir y empezar de nosotros mismos”.

“La ansiedad más prolongada puede limitar nuestras posibilidades de pensar, actuar y relacionarnos con nuestro entorno. Estas manifestaciones están relacionadas con los trastornos de ansiedad”, expresó la psicóloga.

Fuente: Tec.ac.cr

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja un comentario