• 28 mayo, 2024

La importancia de la comunicación intercultural en las relaciones internacionales

La importancia de la comunicación intercultural en las relaciones internacionales

De acuerdo a la definición de la UNESCO, la cultura se entiende como ese conjunto de rasgos distintivos, espirituales, materiales y afectivos que caracterizan una sociedad o grupo social.

Síganos en Instagram: @revistavidayexito

Por Lic. Roberto Broll/ Docente de la Escuela Superior de Diplomacia y Relaciones Internacionales de Universidad Galileo

En estos tiempos donde la comunicación y los métodos de acercarnos los unos a los otros se han universalizado, nos hemos encontrado en un aparente dilema: a mayor proximidad nos alejamos más rápidamente de los demás.

Vivimos un momento de la historia donde nos acercan muchos factores como la publicidad y las redes sociales, las comunicaciones digitales y, además, los elementos propios de comunicación e interacción en los entornos sociales donde vivimos y convivimos. Sin embargo, este aparente acercamiento se debilita en ocasiones por aspectos intrínsecos a cada ser humano, que en el colectivo social donde se desenvuelve es lo que le llamamos cultura.

De acuerdo a la definición de la UNESCO, la cultura se entiende como ese conjunto de rasgos distintivos, espirituales, materiales y afectivos que caracterizan una sociedad o grupo social. Pero esto no lo podemos entender sólo de esta manera pues tendríamos una visión muy corta de los alcances precisamente de la cultura, de poder mutar y evolucionar constantemente.

Desde siempre, pero en mayor proporción en la actualidad, los grupos culturales no son totalmente puros, pues siempre existen interacciones e influencia de otras culturas, por ello es que se ha hablado del concepto de la pluriculturalidad. Se puede afirmar que actualmente todas las culturas son, a su vez, pluriculturales, pues muchas veces la evolución y progreso que alcanzan o su cambio de paradigmas precisamente se han tenido por la interacción y aporte directo de otras culturas, que se encontraban en otros estadios de desarrollo, por ello la pluriculturalidad es el rasgo característico de las culturas modernas actuales.

Por otro lado, la interculturalidad la han definido otros autores como una relación respetuosa entre culturas. Para ello, veremos que se necesitan varios elementos para poder conseguirla, como son el poder desarrollar competencias comunicativas asertivas, conocimiento o nociones de la otra cultura, lo que a su vez implica la toma de conciencia de la propia cultura.

En las relaciones internacionales, podemos decir que la comunicación intercultural inició cuando finalmente se empezaron a respetar a las delegaciones y embajadores que visitaban territorios extranjeros, sin ser vejados o asesinados como parte de la respuesta aparentemente “diplomática” de lo que para entonces era dicha práctica.

Sin lugar a dudas los diferentes grupos sociales son celosos de sus propias características culturales y, en ocasiones, el temor por lo desconocido o que la influencia externa rompa el equilibrio social interno es lo que ha causado históricamente los diferentes aislamientos a lo largo del tiempo, como el antiguo Imperio Chino, o inclusive más recientemente Corea del Norte.

Luego del período de la Guerra Fría y en paralelo a esa segunda mitad del siglo XX, el concepto del soft power o poder blando ha ido permeando en las Relaciones Internacionales, como una herramienta que, de manera “inocente” podríamos decir, permite que a través de la diplomacia cultural las naciones puedan acercarse para, precisamente, tener esa oportunidad de mejorar sus comunicaciones interculturales. Así se logra despertar el interés genuino en conocer a la contraparte, permitiendo hacer a un lado no sólo el etnocentrismo sino a su vez conocer la identidad cultural que, muchas veces permite romper con estereotipos o ideas prejuzgadas que se tenían de la otra nación y por lo cual se había retrasado el establecer sanas y cordiales relaciones diplomáticas internacionales.

Muchas veces la comunicación intercultural se ve truncada precisamente por el desconocimiento del otro. Ese factor etnocentrista siempre hace y hará que consideremos que nuestra forma de pensar y actuar, es decir nuestra cultura, es la mejor y la que debiera dominar sobre las demás, es lo que generalmente hace que las relaciones internacionales se vean afectadas o retrasadas en su acercamiento de los grupos sociales.

Actualmente las naciones han entrado, no solo por aspectos como la diplomacia cultural, sino por organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidas, a ese proceso de comunicación intercultural por muchos factores, sociales, económicos, políticos, geoestratégicos, de paz y, por qué no decirlo, por el mismo instinto de sobrevivencia de la especie humana, más allá de los grupos culturales específicos.

Pero sobre el dilema que se mencionaba al inicio de este artículo, ¿por qué sucede?, precisamente el autor español Miquel Rodrigo apunta a cuatro aspectos esenciales: la sobregeneralización; la ignorancia; sobredimensionar las diferencias; y, universalizar a partir de lo propio. El diplomático actual y realmente cualquier persona que de la misma forma en sus negocios o relaciones tenga esta exposición a la comunicación intercultural, debe acercarse a este proceso con mente abierta y, sobre todo, con conocimiento previo. Se debe investigar, conocer, indagar y preguntar en caso tengamos oportunidad de contar con personas de ese grupo social, para saber entonces cómo funcionar correctamente y que nuestras interacciones den resultados positivos.

Las naciones en sus relaciones internacionales deben de invertir mucho en investigación y amplio conocimiento que permita que quienes ejerzan la interacción cultural, lo hagan no solo con lenguaje adecuado y hasta cierto punto estandarizado, sino también el cuidado del lenguaje no verbal. Se debe tener atención especial en la gestualización, uso y posición de manos, brazos y pies, así como la expresividad facial, pues ello puede realmente causar un conflicto internacional por el simple desconocimiento de las maneras de comunicación eficaz del otro grupo cultural.

Una adecuada comunicación intercultural, traducida como el interés en conocer al otro y buscar las maneras de poder acercarnos con respeto, dándole la importancia y cortesía, es lo que hará a esas naciones que le dedican tiempo a preparar a su personal, tengan los mejores y mayores resultados, pues al final este concepto lo que busca es evitar ofensas innecesarias y reducir la conflictividad internacional, muchas veces causada por desconocimiento del otro.

Etiquetas: comunicación intercultural / comunicaciones digitales / Guatemala / pluriculturales / PUBLICIDAD / redes sociales / relaciones internacionales / Universidad Galileo

Recomendaciones sobre este tema

VERVE Catorce: Un estilo de vida urbano con excelencia arquitectónica

VERVE Catorce: Un estilo de vida urbano con excelencia arquitectónica

Impulsa Desarrollos presenta su nuevo proyecto boutique de vivienda vertical con diseño inspirado en las grandes ciudades que…
Presentan la renovación del Expo Center de Tikal Futura en Guatemala

Presentan la renovación del Expo Center de Tikal Futura en Guatemala

La obra es parte de los trabajos que se realizan para innovar en el diseño de todas las…
Destinos gastronómicos para celebrar a papá en su día

Destinos gastronómicos para celebrar a papá en su día

Los padres se caracterizan por ser de buen comer, y por ello, que mejor que honrarlos alrededor de…