Desvinculación laboral: ¿cómo manejar esos procesos?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasRecursos HumanosTendencias

Desvinculación laboral: ¿cómo manejar esos procesos?

Es la oportunidad para los líderes de empresas que aprendan a trabajar en equipo con las generaciones millenials y centenials.

Un despido requiere una gestión planificada y conducida con sensibilidad que permita atenuar el impacto en el colaborador y conservar la buena imagen y marca empleador de la compañía.

Es usual que en el área de Recursos Humanos se disponga de políticas y estrategias para atraer, desarrollar y retener a las personas que forman parte de la organización, sin embargo, en algunas de las empresas no existe un lineamiento claro sobre cómo llevar a cabo la desvinculación laboral, una situación delicada y con ciertos riesgos para la empresa si no se realiza de forma correcta.

“Desde ManpowerGroup reconocemos que la decisión de modificar la estructura de la organización y con ello despedir a uno o más empleados está cargada de implicaciones emocionales, legales y de negocio. Desde la parte del colaborador desvinculado hay un proceso de cambio que involucra un duelo, el reajuste de sus finanzas personales, la contención emocional y, sobre todo, un proceso de entendimiento y preparación para afrontar el mercado laboral actual”, indicó Natalia Severiche, gerente País de ManpowerGroup Costa Rica.

Pocas son las palabras a nivel laboral que producen tanto temor o ansiedad como la palabra “despido”, ya que involucra emociones no solamente por la persona que será despedida, sino también por el responsable de comunicar el fin de la relación laboral, y para todas las personas que continúan en la organización.

De acuerdo con la compañía de soluciones de talento humano, el outplacement es un proceso de acompañamiento guiado por un líder o coach de carrera, el cual brinda herramientas valiosas para que el o los trabajadores desvinculados puedan realizar una transición a un nuevo empleo o etapa con nuevas oportunidades de crecimiento personal y profesional.

De las palabras a la acción

El equilibrio de las necesidades de la empresa y del empleado desvinculado es una gestión que sí se puede lograr, así lo cree ManpowerGroup, con el outplacement, o “retiro asistido”, un proceso que permite acompañar al personal y la organización hacia los mejores resultados con las siguientes fases:

1. Fase de outreach: es el primer contacto con el asesorado. Aquí se define el entrenador de carrera asignado y se valida la experiencia del candidato.

2. Sesión de introducción: es la primera sesión con el coach en la que se define el objetivo del asesorado para direccionar las sesiones en beneficio al desarrollo de la recolocación laboral o apoyo en su emprendimiento.

3. Autoevaluación: se aplica una herramienta para definir fortalezas, motivadores y perfil profesional. Por medio de una sesión de retroalimentación se trabaja en la conciencia de desarrollo del participante.

El 86% de los beneficiarios de programas de outplacement encuentran empleo en menos de 6 meses, según el observatorio de ManpowerGroup.

4. Proceso de desarrollo: por medio de sesiones personalizadas se trabajan temas que maximizan las oportunidades de éxito en tres pilares:

a. Manejo del duelo, estado de finanzas familiares y el proceso de cambio.

b. Desarrollo de la hoja de vida como una herramienta poderosa, evaluación de una entrevista laboral y el desarrollo de la marca personal.

c. Promoción de la red de contactos, redes sociales como LinkedIn y estrategia de búsqueda.

“Poseer este mecanismo nos permite convertir la crisis en una oportunidad. Si bien es cierto los programas de “outplacement” pueden ser adquiridos de forma particular, desde ManpowerGroup promovemos que sea adquirido como una buena práctica de recursos humanos a nivel empresarial, brindando un proceso de desvinculación solidario, responsable y sano por parte de las organizaciones”, añadió Severiche.

Beneficios

Las empresas son capaces de mejorar su marca e imagen o incluso contener una crisis comunicacional por alguna desvinculación masiva. Estos procesos controlados generan confianza en aquellos colaboradores que siguen en la organización, manteniendo un clima laboral sano y los niveles de productividad.

“En la pasada Encuesta de Expectativas de Empleo de la firma, mencionábamos que el 26% de las empresas disminuirían sus planillas laborales en Costa Rica. Para nadie es un secreto que el COVID-19 representa un gran reto que origina restructuraciones y desde ManpowerGroup estamos para asesorar de forma integral, ofreciendo soluciones de Talento Humano alineadas a los requerimientos actuales del mundo del trabajo”, finalizó.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja un comentario