¿Cómo saber si el SMS que envía su banco es verdadero?

Revistas de Economía y Negocios en América Central

TecnologíaTendencias

¿Cómo saber si el SMS que envía su banco es verdadero?

Los ciberdelicuentes utilizan estos mensajes para hacer estafas

Todos los días recibimos miles de mensajes, correos, algunos pueden ser de promociones y otros del banco en el que tiene sus cuentas. Pero como saber si estos SMS son verdaderos y no un engaño.

El experto informático Richard Thomas, de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, le mostró a la BBC cuán convincentes pueden llegar a ser esos textos engañosos y cómo detectar que son una estafa.

1. Le piden que haga. clic en un enlace. Los mensajes fraudulentos suelen incluir un enlace y animar al receptor a que haga clic en él. También pueden pedir que descargue un archivo o un software. Por que no hay que hacer ninguna de las dos cosas.

2. Incluye un número de teléfono al que llamar. A veces, esos mensajes incluyen números de teléfono, Si es así, no se le ocurra llamar a ese número. Si quiere contactar a su banco, compruebe el número de teléfono en el dorso de la tarjeta o en la página web de la entidad.

3. Le pregunta por el código PIN o su contraseña. Nunca debe dar claves o información personal y confidencial a través de un mensaje de texto. Un banco jamás le contactaría para pedirle su PIN.

4. El número aparece en ciertas páginas web. Otra manera de salir de dudas sobre la autenticidad de un mensaje de tipo smishing es comprobar si aparece en los sitios web donde se denuncian este tipo de estafas, y que están abiertas a todos los internautas.

También puedes poner en número entre comillas en Google u otro buscador para saber si el número aparece en algún sitio de internet.

Fuente: BBC

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta