11 frases que nunca se dicen en el trabajo

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Recursos HumanosTendencias

11 frases que nunca se dicen en el trabajo

La resiliencia no es una cualidad innata, sino más bien una aptitud que se puede desarrollar.

Son frases que tienen el poder de causar una mala impresión, incluso aunque sean verdaderas

Hay ciertas cosas que simplemente  una persona no debería decir en el trabajo. Esa es la premisa fundamental de Travis Bradberry, coautor del libro Inteligencia Emocional 2.0 y cofundador de la consultora estadounidense TalentSmart.

Son frases que tienen el poder de causar una mala impresión, incluso aunque sean verdaderas. “Lo peor es que no hay cómo retractarse”, le dice a BBC Mundo Bradberry.

Así que para que no caiga en ese error le mostramos cuáles son esas frases:

1.”No es justo”. Todos sabemos que la vida no es justa. Pero al decirlo, da la impresión de que supones que la vida debería ser justa. Eso le hace verse inmaduro e ingenuo.

Es mejor que se centre en los hechos, que mantenga una actitud constructiva y que deje sus interpretaciones fuera del ambiente laboral.

2.”Esta es la manera en que siempre se ha hecho”. El cambio tecnológico está ocurriendo con tanta velocidad que incluso un proceso con apenas seis meses de antigüedad puede quedar obsoleto. Esta frase lo hace verse como flojo y resistente al cambio.

3. “No hay problema”.  Cuando alguien le agradece o le pide algo, no es buena idea decir “no hay problema” porque implica que la solicitud que le hicieron podría haber sido un problema.

4.”Creo que… quizás esta es una idea tonta… voy a hacer una pregunta estúpida”. Estas frases deterioran su credibilidad. Incluso aunque continúe la frase con una gran idea, muestra una falta de confianza en usted mismo, y eso hace que la gente pierda la confianza en usted.

Es mejor no decir que no puede, porque los demás no querrán escucharlo.

5. “Esto solo tomará cinco minutos”.  Decir eso debilita sus habilidades y da la impresión de que estás haciendo las cosas con demasiada prisa. Es mejor decir que no tomará mucho tiempo.

6.”Lo intentaré”.  Intentar suena incierto y sugiere falta de confianza en su habilidad para desarrollar la tarea.

7. “Él es un flojo, un incompetente, un idiota”. No hay necesidad de hablar mal de los colegas. Siempre habrá gente incompetente o irrespetuosa en cualquier trabajo y es probable que sean conocidos por esas características.

8. “Eso no está en la descripción de mi trabajo”. Aunque a veces se usa en términos sarcásticos, esta frase te hace ver como una persona que quiere hacer lo mínimo posible para seguir recibiendo el salario.

9. “No es mi culpa”. Si tiene apenas una parte de culpa porque algo salió mal, asuma su responsabilidad. Es mejor hacerse cargo.

Si esa no es la situación, entrega una explicación objetiva y racional sobre lo que ocurrió. Apégate a los hechos y deja que tu jefe saque las conclusiones.

10. “No puedo”. Es mejor no decir que no puede, porque los demás no querrán escucharlo. Las personas pueden interpretar que en el fondo está diciendo “no lo haré”.

Ofrece una solución alternativa. En vez de decir lo que no puede hacer, es mejor destacar lo que sí puede hacer. En vez de decir “no me puedo quedar hasta más tarde”, es mejor decir “puedo venir temprano en la mañana”.

En vez de decir no puedo hacer esto, es mejor decir: “Aún no lo he aprendido. ¿Hay alguien que me pueda orientar en esta ocasión?”.

11. “Odio este trabajo”. La última cosa que alguien quiere escuchar es otra persona quejándose porque odia el trabajo. Lo  hace ver como una persona negativa y tira hacia abajo la moral del grupo. Los jefes saben que siempre hay posibles reemplazantes a la vuelta de la esquina.

Fuente: BBC Mundo

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Leave a Reply