Pasión por la enseñanza y las ciencias

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

Pasión por la enseñanza y las ciencias

Karla M. Mossi es una ciudadana hondureña ejemplar. Es ingeniera mecánica, docente y directora del Doctorado de Ingeniería Mecánica y Nuclear de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia.

Karla M. Mossi es de esas mujeres que siempre representan un ejemplo, como persona y profesional. Ella es una ingeniería mecánica hondureña, graduada en su país natal, y ahora es la directora del Doctorado de Ingeniería Mecánica y Nuclear de la Universidad del Commonwealth de Virginia (Virginia Commonwealth University), situada en Richmond, Virginia.

Cuando escuchamos hablar de nuclear, tal vez pensamos en armas, pero nada más alejado de la realidad. Esta es una tecnología muy útil para varios campos de la sociedad. Por ejemplo, algunos ingenieros especializados en este tema son contratados por el gobierno de los Estados Unidos, o por laboratorios de investigación, compañías eléctricas, industria de turbinas y organizaciones de energía alterna y limpia, entre otras.

Este camino por la ingeniería inició en Honduras, y casi por casualidad.

“Decidí estudiar ingeniería mecánica por un examen de aptitud que un tío me hizo. No sabia qué era esa carrera ni de qué se trataba. Pero sí estaba muy clara que no quería ingeniería civil porque soy pésima con el dibujo, o ingeniería eléctrica, pues quería ser diferente a mi hermano mayor”, explica Mossi.

Para ella es muy natural hablar de las ciencias y la ingeniería, pero no es algo muy común en el mundo, y menos en nuestros países. Ese es un tema que debe cambiar, y por eso, esta ingeniera considera que, para lograr que más mujeres estudien carreras relacionadas con la ciencia, todo debe empezar en la educación del hogar.

“Es importante que no asuman que, porque es una mujer, tiene que hacer ciertas tareas diferentes a los hermanos hombres. Mi padre arreglaba el carro todo el tiempo y yo le pasaba las herramientas, y hasta me sabía los nombres. Mi madre no me exigía hacer tareas caseras a pesar de ser ella una ama de casa. Ella siempre me apoyó en los estudios, aunque no le gustaran. Le debo mucho a ella por aceptar mis decisiones”, añade.

El papá de Karla Mossi también es un gran ejemplo y motivación para esta profesional. Ella siempre ha tenido claro que el estudio es algo que no acaba y eso la mantuvo motivada a seguir adelante todo el tiempo.

Experiencia casi espacial

La ingeniera Karla Mossi laboró en la NASA, una experiencia muy valiosa, además de ser un lugar que evoca los más grandes sueños, pero también aprendió mucho sobre esta institución y sobre ella misma.

“Entré por el consejo de un profesor, empecé a trabajar con un contrato de cómo controlar los vórtices generados por aviones en un aeropuerto al despegar o aterrizar. No sabia nada de eso al principio. Pero me sentía muy orgullosa de tener acceso y trabaje muy duro para aprender. Me encantaba estar con todo el quipo posible y con tanta gente a mi alcance para ensenarme”, dice.

Ahora su mundo laboral está en la enseñanza, y, de hecho, ser docente es una de las cosas que más le gustan. Además, considera su experiencia previa con la investigación le ha servido para brindarle a sus estudiantes una conexión entre teoría y realidad. “Eso me costó aprenderlo y si yo puedo transmitir ese conocimiento a nuevos estudiantes, me da mucha satisfacción”.

Otra característica de esta docente y científica es su disposición y su agradable sonrisa. Para ella, es de bastante ayuda en su línea de trabajo. “Por eso creo que me gusta tanto la carrera que he seguido mucho más que mi experiencia en la industria. Trabajé para una compañía privada por cinco años y aprendí muchísimo de negocios. Pero también me di cuenta de que me gusta mucho más trabajar con gente que logra sus objetivos con trabajo duro y esfuerzo y no por otras razones como conexiones o política”, señala.

Tal vez esa admiración por la gente esforzada es la que impulsa a Mossi a trabajar y ayudar a estudiantes extranjeros en Estados Unidos. Considera que ellos sacrifican mucho por estudiar ya que no es un camino fácil, por eso, siente enorme satisfacción en ayudar a los demás a alcanzar sus sueños.

Por otro lado, aboga para que en nuestros países centroamericanos haya más oportunidades para que las personas estudien carreras de ciencia y tecnología y que encuentren trabajos.

“De nada sirve que estudien si no encuentran trabajo. Dar oportunidades a los que se gradúan y darles la oportunidad de brillar en el país de origen es importante. Estas personas a su vez demandan mas ingenieros y así se multiplica el sistema. Una de las cosas comunes en mi universidad es tener una junta directiva no pagada de miembros de la industria. Así se mantiene la carrera al día con los temas que las compañías quieren contratar”, puntualiza.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta