María Pía Robles, renovado liderazgo femenino y corporativo en Costa Rica

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

María Pía Robles, renovado liderazgo femenino y corporativo en Costa Rica

Tras varios años de experiencia en comunicación y relaciones públicas, María Pía Robles es designada como la nueva directora de Asuntos Corporativos de la multinacional costarricense Florida Ice and Farm Company (FIFCO).

Hay decisiones que cambian la vida para siempre. Ese es el caso de la joven ejecutiva María Pía Robles, que hace algunas semanas recibió una oferta única para su carrera profesional y personal.

Desde el 1 de julio de este año, ella es la directora de Relaciones Corporativas de la empresa costarricense Florida Ice and Farm Company (FIFCO).

María Pía cuenta con más de 13 años de experiencia en comunicación corporativa y sostenibilidad, ha logrado ocupar diversos puestos en ámbitos como especialista de responsabilidad social corporativa y gerente de relaciones públicas.

María Pía ingresó a FIFCO en el 2013.

Ingresó a FIFCO en diciembre del 2013 como gerente de Comunicación y Estrategia Social y lideró los esfuerzos de comunicación corporativa a nivel interno y externo, articulando iniciativas de sostenibilidad, diseñando e implementando estrategias de relacionamiento con comunidad, gobierno e industria.

“Don Ramón Mendiola (el CEO de FIFCO) me dijo que Gisela Sánchez, la ex directora de Asuntos Corporativos, se iba, y al mismo tiempo me ofreció ese puesto vacante. Por supuesto que no podía sentir más que agradecimiento por la oportunidad, así como orgullo y emoción enorme de poder contribuir de alguna forma a esa esencia que es la sostenibilidad”, explica la ejecutiva.

Al mismo tiempo, sintió un poco de susto, pues, además de la gran responsabilidad que implica esta posición laboral, cabe indicar que ella tiene un bebé de un año, lo que es un reto, pero también una gran señal de apoyo de parte de los líderes de la organización.

“Me sentía honrada de ser una mujer joven y mamá, la que asume este gran reto y de poder contribuir a una agenda tan importante de una empresa nacional como esta. Entonces lo siento como una muestra de confianza de nuestro director general hacia el talento interno, y también como una visión moderna de que una mamá primeriza puede realizarse profesionalmente”, comenta.

Max, el hijo de María Pía, acaba de cumplir un año de edad.

María Pía estudió Comunicación con énfasis en Relaciones Públicas en la Universidad de Costa Rica (UCR). Aun antes de graduarse como comunicadora, laboraba como coordinadora de Relaciones Corporativas de Holtermann y Compañía, una empresa de vinos y destilados que luego fue adquirida por FIFCO.

En la nueva empresa asumió la gerencia de comunicación, en donde trabajaba brindando visibilidad a las marcas de la corporación. Además, manejaban la agenda de comunicación interna y la elaboración y presentación del Reporte Integrado, documento público según los estándares del Global Reporting Initiative (GRI) y del Consejo Internacional de Reportes Integrados (IIRC, por sus siglas en inglés) en que FIFCO comunica a sus públicos de interés el desempeño de su estrategia de Triple Utilidad.

Luego asumió la estrategia social, un giro que se convirtió rápidamente en otra de sus pasiones.

“Hubo un impacto enorme en mi vida, porque buscamos cómo contribuir a la agenda nacional y mundial, y ahí empezamos a involucrar a las marcas y a convertirlas en activistas de ciertas causas sociales”.

También lideró el programa FIFCO Oportunidades, que consiste en mejorar la calidad de vida de los colaboradores de la empresa, aplicando el Índice de Pobreza Multidimensional. Luego desarrollan una agenda de acompañamiento para los colaboradores que están en un estado de vulnerabilidad agudo.

María Pía Robles ha liderado más de 900.000 horas de voluntariado en FIFCO.

También ha trabajado en la implementación del programa de voluntariado corporativo más grande de Costa Rica, ampliando el enfoque a públicos externos como proveedores, clientes y consumidores. Elegí Ayudar, programa de voluntariado de FIFCO, ha movilizado más de 20.000 voluntarios para un total de casi 900.000 horas de voluntariado acumuladas desde el 2008. La meta es llegar al millón de horas, un número retador en tiempos de pandemia.

Años emocionantes y retadores

Hace algunos años, FIFCO abrió un concurso interno con el premio Rodolfo Jiménez, en el que ofrece a sus colaboradores becas parciales y totales para una maestría en Administración de Negocios en INCAE Business School. María Pía participó y obtuvo una beca parcial. Sin embargo, a los tres meses de haber iniciado, se dio cuenta que estaba embarazada.

Fue tal la impresión, que se lo informó entre lágrimas a Gisela Sánchez, quien la apoyó e impulsó a seguir sin temor.

Luego llegó la pandemia… “Seguimos virtualmente con las clases y siempre con esa duda de lo qué iba a pasar cuando mi bebé, Max, naciera. Yo decía que a los tres meses de Max iba a volver a INCAE para seguir con mi generación original y lo hice, pero eso lo debo a una red de apoyo, como mi mamá, mi esposo y mi familia política. De hecho, continué estudiando todavía en licencia de maternidad. Finalmente me gradué, gracias a Dios, a la red de apoyo y por la convicción de que lo podía hacer. Estudiar en INCAE había sido un sueño, y sabía que profesionalmente iba a sumarme muchísimo”, añade.

María Pía, su esposo Lionel Peralta y su hijo Max.

Para algunas personas, ser madre de un niño pequeño, esposa, estudiante y trabajadora es una misión casi imposible, pero María Pía señala que la clave para lograrlo ha sido creer en sí misma. De igual forma, señala que las situaciones en su vida, en especial un asunto familiar que pasó cuando estaba en la escuela la han enseñado a ser resiliente y a adaptarse a las condiciones retadoras que aparecen en la vida.

Este buen momento laboral se complementa con el apoyo de su esposo Lionel Peralta y su hijo Max, quien entrará a una guardería en unas semanas, una nueva etapa que espera con ansias.

Lo que viene

El voluntariado es parte activa de los proyectos de María Pía Robles.

Para esta joven ejecutiva, un buen líder debe inspirar y tiene que, hasta cierto punto, sacarnos de nuestra zona de confort y llevarnos a imaginar cosas que no creíamos que éramos capaces de hacer.

“Me encanta poner ideas ambiciosas y locas sobre la mesa y también que mi equipo se sienta con esa incomodidad positiva de que podemos hacer más. Además, creo que un líder está al servicio de su gente”, dice.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta