Estados Unidos como paraíso fiscal: entrevista a Augusto Egoavil

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Negocios

Estados Unidos como paraíso fiscal: entrevista a Augusto Egoavil

Augusto Egoavil, abogado de Nueva York.

Augusto Egoavil, es un prominente abogado de Nueva York, que se especializa en servicios legales de impuestos y planificación fiscal, sucesoral y patrimonial, enfocado en transacciones internacionales.

Por Jan Luis Piantini

Como parte de su práctica, Augusto Egoavil asesora a clientes, tanto para llevar a sus empresas y negocios desde los Estados Unidos a otros paises; así como a clientes que buscan invertir y crear buenas oportunidades de negocio dentro de los Estados Unidos. Como parte de las aseorias que el Sr. Egoavil ofrece, podemos destacar la estructuración de operaciones de negocios, corporativa, tributaria, cumplimientos regulatorios entre empreseas y sus afiliados; transferencias de activos; transferencia de conocimientos adquiridos, y propiedad intelectual. Tambien brinda asesorías en fusiones y adquisisiones, financiamiento de proyectos y fondos para capital de riesgo.

Augusto Egoavil combina el derecho comercial con asesoria tributaria para aprovechar los programas de desgravación fiscal llevando fiel cumplimiento en los procesos de declaración de impuestos tanto a nivel federal como estatal. Ofrece sus servicios en manejo de donaciones, excenciones tributarias sobre el patrimonio, planificación tributaria pre-migratoria, manejo de ingresos y de transferencias, incluyendo la estructuracion de compañias domesticas y de ultramar, fideicomisios, testamentos y otros documentos de planificacion patrimonial.

Con toda una trayectoria brindando servicios de primera, y con alta experiencia, el Sr. Egoavil representa un gran numero de clientes con alto capital adquisitivo en los Estados Unidos, creándoles estructuras de protección de activos eficientes tanto para los impuestos federales como para los estatales.

¿ Estados Unidos es un paraíso fiscal?

Si, yo sé que suena insólito, pero es cierto. Los Estados Unidos son el paraíso fiscal por excelencia para los extranjeros no residentes que tienen sus inversiones en los Estados Unidos, por varios motivos.

Augusto Egoavil, abogado de Nueva York.

¿Los Estados Unidos tiene un sistema tributario que aplica a las personas en los Estados Unidos sobre sus rentas mundiales?

Esto es así para los ciudadanos americanos y para algunos extranjeros residentes en los Estados Unidos. Pero cuando se trata de un extranjero no residente en los Estados Unidos, este solo paga impuesto sobre sus ingresos percibidos en los Estados Unidos con ciertas excepciones.

¿Como ve el resto del mundo a los Estados Unidos?

Bueno, en Europa existe un sistema de compartimiento de información parecido al FATCA que se denomina el CSR o el “Common Reporting Standard”. Bajo el FATCA los Estados Unidos puede obtener información financiera de sus ciudadanos y extranjeros residentes de parte de instituciones financieras situadas en el exterior. Este sistema ha sido implementado por el gobierno federal de los Estados Unidos bajo convenios de intercambio de información celebrados con instituciones financieras y no financieras. El CSR es una copia de FATCA, pero los Estados Unidos está fuera del CSR y por ende ni el gobierno federal ni ninguna entidad de los Estados Unidos comparte información financiera de los ciudadanos de otros países que tienen inversiones en los Estados Unidos. Esto crea la apariencia que, en ese sentido de intercambio de información, los Estados Unidos es un paraíso fiscal.

¿Cómo más se puede decir que los Estados Unidos es un paraíso fiscal?

Un país es un paraíso fiscal cuando un extranjero no residente invierte en un país y la tasa de impuesto es menor que la de su país de origen o cuando no está sujeto a impuesto de alguna u otra manera. En ese sentido, los Estados Unidos puede resultar un paraíso fiscal.

¿Por qué?

Bueno, muchas razones. Una primera razón es porque, aunque normalmente un préstamo de dinero por un extranjero no residente a una persona que es ciudadana o residente en los Estados Unidos está sujeto a impuestos, dicho préstamo se puede estructurar para que esté libre de impuesto sobre la renta. Después tenemos que, debido a que los Estados Unidos ha celebrado más de 60 tratados internacionales para evitar la doble tributación, hay cierto tipo de ingresos que están sujetos a impuestos a una tasa de impuestos reducida o que bajo el tratado correspondiente no están sujetos a impuestos en los Estados Unidos.  Sin embargo, hay que tener cuidado en cómo se organizan las inversiones y en qué tipo de inversiones se trata. En este sentido, las inversiones inmobiliarias pueden resultar altamente tributadas.

Edificios en Miami.

¿Cómo funciona el tema de impuestos en el caso de inversiones inmobiliarias?

Este es un tema super complejo, pero podemos decir que, en términos generales, las rentas inmobiliarias percibidas por un extranjero no residente en los Estados Unidos están sujetas a impuesto a una tasa del 30%. Por otra parte, las ganancias de capital percibidas por la venta de inmuebles situados en los Estados Unidos con un valor de más de US$300.000 por extranjeros no residentes están sujetos a impuesto a una tasa del 15% o del 21%. Dicho impuesto se puede reducir en algunos casos y también se puede eliminar en otros casos. Por otra parte, si un extranjero no residente se muere y tiene activos situados en los Estados Unidos, la sucesión debe pagar impuesto sucesoral. La tasa de impuestos es progresiva siendo que la tasa sobre US$500.000 es del 40%.

¿Y en este caso, se puede hacer algo?

Siempre se puede hacer algo, siempre que esto sea legal y bajo la ley. Una de las cosas que se puede hacer es obtener un certificado de retención fiscal, el cual es un documento emanado del Servicio de Rentas Internas de los Estados Unidos donde se establece una tasa de impuesto menor. Por ejemplo, si la tasa aplicable es del 15% el certificado puede establecer que la tasa es del 1%. En ese caso, al momento de la venta en vez de retenerse el 15% se retiene un 1%.

¿Cómo funciona eso en la práctica?

Todo tiene un proceso legal que se debe seguir. Lo importante es que es posible lograr que la tasa de retención se reduzca bajo ciertas condiciones que consisten en demostrar que la ganancia de capital neta es menor que los impuestos a la tasa aplicable.

Augusto Egoavil se especializa en servicios legales de impuestos y planificación fiscal, sucesoral y patrimonial, enfocado en transacciones internacionales.

¿Qué más nos puede decir acerca de los Estados Unidos como paraíso fiscal?

Está el tema de los impuestos sobre donaciones y el impuesto sucesoral, además del impuesto intergeneracional. Todos estos impuestos parten de la misma base de gravar los patrimonios. En general, las reglas aplicables a los extranjeros no residentes son totalmente distintas de las reglas aplicables a los ciudadanos de los Estados Unidos y a los extranjeros residentes en los Estados Unidos. Lo importante es entender que, por ejemplo, el impuesto sobre donaciones aplica a las transferencias de activos tangibles situados en los Estados Unidos realizadas por un extranjero no residente a cualquier persona, sea residente o no en los Estados Unidos, pero que no aplica a la transferencia de activos intangibles o a cualquier tipo de activo situado fuera de los Estados Unidos.

Por otra parte, el impuesto sucesoral aplica sobre el acervo hereditario situado en los Estados Unidos de un causante extranjero no residente en los Estados Unidos, aun cuando muera fuera de los Estados Unidos, sujeto sin embargo a que el impuesto no aplica sobre cuentas bancarias en bancos situados en los Estados Unidos.

¿Entonces, por qué los extranjeros compran propiedades inmobiliarias en los Estados Unidos?

Me imagino que debe haber varios motivos y que pocos entienden que cuando un extranjero no residente adquiere un inmueble directamente y luego esa persona se muere, la sucesión tiene que pagar impuestos sucesorales.

¿Y listo, o se puede hacer algo?

Siempre hay soluciones que se pueden implementar donde la propiedad este a nombre de una compañía o a nombre de un fideicomiso. Existen varias posibilidades que según y cuando se implementen tratan de evitar varios asuntos como los impuestos sucesorales, el impuesto de donación, el impuesto sobre los inmuebles y la retención de impuestos en casos de alquileres. Lo mejor es consultar con un abogado fiscal estos temas ya que son muy complejos.

¿Qué más nos diría en relación a estos temas?

Por una parte, los extranjeros no residentes que tengan su base financiera y patrimonial en los Estados Unidos deben pensar en los fideicomisos. Un fideicomiso puede resultar la mejor manera para colocar el patrimonio de un extranjero no residente en los Estados Unidos. Si lo hace bien el riesgo de imposición fiscal puede ser cero. Por el contrario, si se hace mal, el riesgo de imposición fiscal puede ser igual a no haber hecho nada.

Por otra parte, los extranjeros no residentes que colocan su patrimonio en los Estados Unidos, pueden organizar dicho patrimonio de manera fiscalmente eficiente con el objetivo que, si luego dicho extranjero se hace residente o si alguno de sus beneficiarios es ciudadano o residente de los Estados Unidos, el patrimonio no quede sujeto a impuestos de transferencia.

¿Alguna conclusión?

Sí, los Estados Unidos es el mejor paraíso fiscal para los extranjeros no residentes porque está estructurado para atraer capitales foráneos, existe seguridad jurídica a mayor nivel, y la exposición a ser tributado en los Estados Unidos puede ser reducida sustancialmente. Para los extranjeros residentes los Estados Unidos también puede ser el mejor paraíso fiscal si se toman los pasos debidos antes de emigrar a los Estados Unidos.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta