El liderazgo se pule en el camino

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Especiales

El liderazgo se pule en el camino

Existen personas con cualidades innatas de liderazgo, pero esas características deben pulirlas a través de las experiencias y los aprendizajes, pues si ese potencial no se trabaja, se puede perder

Hay personas que sin proponérselo destacan en todo, mueven equipos sin ser los encargados del departamento y brillan con cada una de sus intervenciones, ¿por qué? porque el líder nace y trae consigo cualidades ventajosas sobre los demás, pero dichas características deben pulirse y trabajarse constantemente.

Es decir, un líder innato podría utilizar todo su potencial de forma incorrecta si no lo encausa positivamente, por lo que su liderazgo se desvanecería, o bien, puede ocurrir que simplemente saque poco provecho a sus características y termine por desaprovecharlas.

Habilidades blandas como trabajo en equipo, adaptación al cambio y buenas relaciones interpersonales son algunas de las cualidades de los líderes por excelencia, también son carasimáticos, entusiastas, comunicativos, confiables y hacen todo para que quienes están a su alrededor crezcan.

“Hay para mí un liderazgo que nace con la persona, existen cualidades innatas que dan ventaja a ciertas personas para desarrollarse como líderes, pero así como una persona con habilidades de líder puede administrar mal su potencial y que se le vaya como agua entre los dedos, existen otras personas que con esfuerzo y determinación son capaces de transformar sus debilidades en fortalezas, desarrollando un líder aún en medio de esa carencia”, comenta Mónica Fumero, coach ejecutiva de Incae y miembro de la ICF (International Coach Federation ).

“Por eso, el desarrollo de competencias, el estudio de las creencias y cómo influyen en mi actuar y el autoconocimiento permiten que las personas se enfrenten a los retos y se puedan destacar como líderes. Un verdadero líder se desarrolla cada día”, agrega Fumero, quien también es odontóloga.

Potencial

Para Dahiana Arias, gerente de País de ManpowerGroup Costa Rica, todas las personas tienen el potencial de ser extraordinarios ejecutivos. “El potencial se ve en su actitud y ganas de aprender. Hoy las empresas valoran mucho en su personal las habilidades blandas, principalmente las relacionadas con el trabajo en equipo, adaptabilidad al cambio, comunicación, liderazgo, habilidades interpersonales. También buscan personas con certificaciones y especializaciones que puedan ofrecer un valor agregado a la organización”, afirma.

Aún la educación está centrada en formar empleados que reciben órdenes y no en empleadores o líderes que se transforman en ejecutivos de excelencia, sin embargo, se han dado cambios y ya se promueve más el emprendimiento y el desarrollo de habilidades propias del liderazgo.

“La clave para pasar de empleados a líderes es la apertura. Es importante considerar la adaptabilidad al cambio, la empatía, la actualización de conocimientos, el manejo de conflictos y ser inspirador”, explica Arias.

Agrega que las empresas pueden fomentar el liderazgo en sus colaboradores por medio de actividades en equipo que permitan desarrollar e identificar las habilidades que posee un líder.

Impacto positivo

German Retana, profesor de Incae Business School, comenta que una persona es líder cuando tiene una serie de respuestas y de propuestas que un equipo o una organización necesitan, en la forma y el momento en que lo requieran.

“Desde esa perspectiva, toda persona tiene el potencial de brindarle a otras lo que estas necesitan en el modo correcto y en el momento preciso. Por lo tanto, hay mucho de circunstancia, de momento y de relación entre las personas para que puedan ejercer ese liderazgo”, afirma.

Para Retana, un líder empresarial es una persona que es capaz de aprender de sus errores, con la autoestima suficiente para valorar sus muchas virtudes, puede corregir situaciones que todo humano posee, rodearse de quienes le complementan sus debilidades y rodearse de personas que le maximizan el potencial personal.

“En muchísímos casos se constata que los equipos se parecen a quienes lo dirigen, cuando esta persona ha tenido desafíos en su vida y ha aprendido a superarlos o cuando realmente aprende de sus errores, ese modo de vivir impacta notablemente al equipo. Por eso se enfatiza ahora tanto en ese liderazgo colaborativo, incluyente, trascendente, en el cual el líder siempre mira cómo agregar valor al equipo o la empresa”, cuenta.

Según Retana ahora es muy importante el liderazgo colaborativo porque suma los esfuerzos de un
equipo. Las empresas son más competitivas, requieren mayor capacidad de adaptación y lidian en un entorno políticamente complejo y económicamente cambiante. Además, el tema ambiental y los millennials han impulsado estos cambios.

“Sería sumamente arrogante pensar que se tienen todas las respuestas, por eso hoy tenemos un liderazgo colaborativo en el sentido de que las personas en posición de liderazgo suman esfuerzos de quienes tienen cerca para complementar sus ideas e implementar sus proyectos”, comenta.

Angie López
el autorAngie López

Deja un comentario