Tenemos que “regresar” a la integridad

Revistas de Economía y Negocios en América Central

DestacadasGerenciaTendencias

Tenemos que “regresar” a la integridad

Central Fiduciaria S.A ayuda a sus clientes en tiempos de coronavirus.

Escogí hablar de la integridad porque, a mi juicio, es un valor que engloba todo los demás.

Por Karla Icaza, Vicepresidenta Ejecutiva Gobierno Corporativo de Grupo Promerica

Karla Icaza, Vicepresidenta Ejecutiva Gobierno Corporativo de Grupo Promerica.

El otro día hablaba con unos amigos, y les expresaba mi preocupación por la falta de valores y de ética que estamos viendo en el mundo. En las estructuras de gobernanza de las empresas, los Comités de Ética se han convertido en un pilar importante en su administración. Hasta hace poco, al menos a mí, ni se me cruzaba por la mente tener que crear una instancia al más alto nivel donde se ventilen los casos de falta de integridad de colaboradores de todo nivel. Pero, ¿qué les puedo decir?, vivimos en un mundo donde la verdad es relativa, la palabra ya no vale, y todo lo acomodamos a nuestra conveniencia. Los principios que están escritos los “estiramos como chicle” para acomodarlos a nuestra “necesidad del momento”, ¡a la medida!; lo que no es correcto, ahora sí lo es “porque todo el mundo lo hace”.

Escogí hablar de la integridad porque, a mi juicio, es un valor que engloba todos los demás. Según la definición de la RAE, una persona íntegra es recta, proba e intachable. En otras palabras, como le escuché decir a un conferencista: “una persona íntegra hace lo correcto, aunque nadie lo esté mirando”.

En un devocional que estoy leyendo de Jim Daly, en la introducción dice lo siguiente: “¿Qué viene a tu mente cuando piensas en integridad: buenos valores morales, honestidad o credibilidad? Integridad incluye todo lo anterior pero trasciende. Íntegro significa completo. Es la idea que el comportamiento de un individuo es consistente con valores profundamente arraigados. Integridad es un rasgo de carácter que mejora cada área de nuestra vida, desde nuestras relaciones personales y laborales, hasta nuestro crecimiento personal y espiritual”. La integridad te da la autoridad para liderar.

El fin de semana pasado me salió un artículo en Facebook, escrito por Marcel Schwantes, conferencista, coach y columnista de liderazgo, donde cita a Warren Buffet hablando de lo que uno debe valorar al momento de contratar a una persona: “Alguien dijo una vez que para contratar a alguien hay que buscar tres cualidades: integridad, inteligencia y energía. Si no tiene la primera, las siguientes dos te matarán”. Schwantes continúa dando algunas características de personas íntegras:

1. Sus acciones están abiertas para que todos las vean y puede estar seguro de que usará su buen juicio.

2. En espacios estrechos y colaborativos, estos colegas serán vistos rápidamente como confiables y responsables de sus acciones, lo cual es importante para desarrollar la confianza del equipo.

3. Una persona que transita por el camino de la integridad eventualmente se convierte en alguien que inspira respeto y ejerce una gran influencia. Estos son los líderes que la gente desea y a quienes desean promover a puestos gerenciales.

Les recomiendo buscar el artículo “Warren Buffett Says Integrity Is the Most Important Trait to Hire For. Ask These 12 Questions to Find It”.

Lamento si ofendo a alguien con esto que he escrito, pero como líderes, tenemos la responsabilidad de poner en la mesa temas de conversación que son cruciales para que este mundo caído donde vivimos sea transformado. Como he dicho en otras ocasiones, no es culpa de los gobiernos, es culpa de nosotros por “ceder” a esos acomodos de principios y valores, según las circunstancias. ¡Tenemos que “regresar” a la integridad!

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta