Suecia no sufre segunda ola de coronavirus

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Coronavirus

Suecia no sufre segunda ola de coronavirus

Estocolmo, capital de Suecia.

El 1 de octubre el país nórdico levantará la prohibición de visitar las residencias de ancianos. Junto con la limitación de reunión a 50 personas, son las dos únicas estrictas reglas que ha impuesto en la pandemia.

El 1 de octubre, Suecia levantará la prohibición de visitar las residencias de ancianos. Junto con la limitación de reunión a 50 personas, son las dos únicas estrictas reglas que ha impuesto el país más grande de Escandinavia desde el inicio de la pandemia.

La estrategia de Anders Tegnell, el epidemiólogo jefe de la agencia de sanidad sueca en el Gobierno del socialdemócrata (SAP) Stefan Löfven, se distanció claramente del modelo chino de reacción ante la pandemia en el que se ha inspirado el resto de Europa: muchas recomendaciones –y algunas prohibiciones–, pero sin cerrar guarderías, escuelas, bares o restaurantes; ni muchos menos confinar a la población.

El resultado ha sido que el número de infecciones se mantiene constantemente bajo, sin curva de segunda ola, y nadie parece ver la necesidad de encender las alarmas con llamadas a nuevas restricciones tal y como en el resto de Europa. Quien lea los periódicos de Estocolmo a principios de esta semana podrá comprobarlo.

Tegnell ha rechazado desde un principio el confinamiento obligatorio lo que ha resultado que por ejemplo su vecina Dinamarca, luego de un duro confinamiento, tenga el doble de infectados que Suecia: la tasa de personas infectadas en lo que va de septiembre en el país pilotado por la primera ministra, la también socialdemócrata (A) Mette Frederiksen, fue de 48,5 por cada cien mil; en Suecia por el contrario fue de 22,2.

La actual tasa de mortalidad por Covid-19 en Dinamarca es el doble que Suecia (0,2 y 0,1 respectivamente); aunque no ha sido siempre así: las críticas contra Tagnell por su deriva marcadamente distinta estaban en gran parte justificadas por la cantidad de víctimas mortales en los primeros meses de la pandemia:los hasta ahora 5884 fallecidos por coronavirus sigue siendo, en relación con la población de Suecia, muchas veces mayor que en Dinamarca (640) o en Alemania, con algo menos de 10.000. Tegnell responde que el elevado número de muertes se debió principalmente a la inadecuada protección de los ancianos en centros asistenciales.

Con todo, «l’enfant terrible» de las políticas sanitarias europeas contra el Covid-19 anunció a fines de agosto que Suecia se suma al acuerdo de la Comisión Europea (CE) con la farmacéutica AstraZeneca y que adquirirá unos 6 millones de dosis de una futura vacuna contra la COVID-19: «La mayoría ha asumido su responsabilidad y ha seguido las recomendaciones. Tenemos menos muertes y menos personas en cuidados intensivos. Pero la crisis no ha pasado y la situación sigue siendo grave», dijo Löfven en rueda de prensa.

Aislamiento fronterizo

La estrategia de Tegnell ha provocado un aislamiento del país que lo ha remarcado el ministro de Exteriores danés Jeppe Kofod (A) al anunciar que Dinamarca abría sus fronteras al resto de los países europeos excepto a Suecia (y a Portugal), aunque anunció excepciones con su vecino: con el llamado «mecanismo nórdico» –que afecta en la práctica solamente a Suecia–, Copenhague permite el acceso a territorio danés de personas provenientes de regiones de países nórdicos con bajo contagio; este último es el caso de los residentes en las regiones suecas de Skåne, Sörmland y Västerbotten.

Salvo Islandia, el resto de los países nórdicos ha negado la entrada a los ciudadanos de Suecia por la peor situación epidemiológica de este país, lo que ha provocado las críticas de Estocolmo y ha puesto en cuestión una cooperación histórica. El ministro de Interior sueco Mikael Damberg recordó que Suecia no ha cerrado sus fronteras, sino solo a viajeros procedentes de fuera del espacio Schengen, siguiendo las directrices de la CE. Damberg también destacó que la CE ha instado a todos los países miembros de la Unión a levantar los controles internos impuestos por la pandemia.

Fuente: ABC

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta