Secuelas del COVID-19: lesiones musculares en pacientes tras recuperarse del virus

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Coronavirus

Secuelas del COVID-19: lesiones musculares en pacientes tras recuperarse del virus

La fatiga o debilidad muscular son los síntomas más frecuentes tras la recuperación. Sin embargo, otros se suman, entre ellos problemas respiratorios, neurológicos y emocionales. 

Los pacientes que han sobrevivido al COVID-19 y son dados de alta pueden enfrentar un nuevo reto: lesiones musculares como secuela del virus.

La fatiga o debilidad muscular son los síntomas más frecuentes tras la recuperación. Sin embargo, otros se suman, entre ellos problemas respiratorios, neurológicos y emocionales.

Miriam Sterling, sobreviviente del coronavirus, es testigo fiel de las secuelas que se pueden experimentar.

“Me contagié en octubre y aunque no estuve internada tuve mucho seguimiento médico. La fisioterapia me ayudó porque todavía tengo dolores en las manos y dificultad para caminar; así como vértigo y me duele la cabeza”, señala Sterling.

Sterling agrega que el dolor en los músculos es constante y que la rehabilitación ha sido esencial para que volviera a recuperar la marcha con ayuda de bastón.

La fisioterapia disminuye el grado de afectación de las secuelas del COVID -19 con el objetivo de devolver la movilidad y funcionalidad a los pacientes, señala Milena Hernández, fisioterapeuta de SERVISALUD.

Hernández, añade que los pacientes necesitan aprender a movilizar su cuerpo, y así evitar atrofia muscular, úlceras y daños vasculares.

“Las personas que atiendo en mi consulta, tras superar el COVID-19, tienen como factor común dolor muscular generalizado y dolor de cabeza constante lo que disminuye con rehabilitación”, manifiesta la fisioterapeuta.

En la actualidad, son atendidos seis pacientes, uno de ellos menor de edad con secuelas musculares tras sufrir el virus, en SERVISALUD.

El tratamiento que se aplica va a depender de la condición de cada paciente hasta lograr su estabilidad.  Se trata de sesiones de terapia física pequeñas, y la cantidad   será de acuerdo a la evolución de cada caso.

Por lo general, las personas que han estado encamadas   tienen una rehabilitación más lenta e incluso su capacidad para caminar.  De ahí, la importancia de devolverle la calidad de vida que tenía antes del contagio; así como su estabilidad emocional, precisa Hernández.

Es importante, estar pendiente de los síntomas que puedan estar afectando la salud y tratar de poner en movimiento el cuerpo para volver a la normalidad.

Redaccion
el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta