Especialistas advierten de secuelas en la visión en personas que padecieron COVID-19

Revistas de Economía y Negocios en América Central

Coronavirus

Especialistas advierten de secuelas en la visión en personas que padecieron COVID-19

Además, se han aumentado los problemas visuales vinculados al confinamiento, pues la mayoría de las personas han suspendido sus actividades regulares para hacer teletrabajo y teleaprendizaje.

Algunas de las afectaciones más comunes son conjuntivitis, quemosis, epifora ocular, ojo seco por uso de mascarilla.

Desde la llegada del COVID-19, hace casi dos años, los ojos han sido parte importante de la conversación, pues desde un inicio los especialistas advirtieron que para prevenir el contagio del virus es necesario evitar tocarse los ojos en sitios públicos o sin antes haber lavado correctamente las manos.

Sin embargo, hay una nueva razón por la que esta parte tan importante del cuerpo, se ha convertido en un tema de cuidado frente al contagio del coronavirus y esto se debe a que cada son más las personas que registran secuelas en la visión y en la salud del ojo en general.

De acuerdo con Augusto Díaz, director de la escuela de optometría de la Universidad Latina de Costa Rica, se han presentado casos que van desde malestares más tolerables como ojo rojo o reseco, hasta otros síntomas visuales más severos como uveítis, parálisis oculares y neuritis óptica. Aunque aún existen muchos análisis y estudios de casos clínicos en cuanto a este tipo de secuelas, si se han confirmado afecciones debido al contagio del virus.

Algunos de los síntomas más comunes del coronavirus en los ojos son:

Conjuntivitis: Se ha comprobado que un número importante de personas contagiadas desarrollan conjuntivitis durante su proceso y esto ha sido algo novedoso. Este se caracteriza por producción de secreción viscosa en los lagrimales, ardor, picor en los bordes del párpado y sensibilidad a la luz.

Además, se han aumentado los problemas visuales vinculados al confinamiento, pues la mayoría de las personas han suspendido sus actividades regulares para hacer teletrabajo y teleaprendizaje.

Quemosis: Es otro signo de inflamación ocular que se asocia con la conjuntivitis, pero va más de la mano con la irritación de los ojos. Cuando se padece de quemosis, la conjuntiva comienza a hincharse e irritarse, debido a un fallo en su función protectora. Si este malestar no se trata, ocasiona dolor, dificultad para ver y ardor.

Epífora ocular: Se trata de un constante lagrimeo en los ojos que obstaculiza la vista a lo largo del día. Una de las causas tiene que ver con la obstrucción del drenaje del globo ocular, que es un conductor interno de las lágrimas.

Ojo seco por uso de mascarillas: Una de esas afecciones probablemente más comunes es el síndrome del ojo seco. Los expertos han observado cómo esta condición comienza a ser algo muy común cuando se usa mascarilla, aún sin existir registro previo del mal. Además, se ha convertido en una complicación frecuente tras la enfermedad. Esto se justifica en que las mascarillas no están bien ajustadas a la nariz y hacen que se escape el aire de la respiración hacia arriba, y esa corriente seca la superficie ocular.

Otro aspecto a tomar en cuenta, de acuerdo con Díaz, son los problemas visuales vinculados al confinamiento, pues la mayoría de las personas han suspendido sus actividades regulares para hacer teletrabajo y teleaprendizaje. Por lo que se registra un aumento en el uso de dispositivos electrónicos, lo que afecta de manera directa a la salud ocular.

Para ello, el especialista recomienda:

Parpadear constantemente: Cuando se está frente a las pantallas demasiado tiempo los ojos no parpadean como deberían, por lo que suelen resecarse. Es necesario estar pendiente del parpadeo y hacerlo más frecuente.

Controlar el tiempo de uso: Se recomienda que, aproximadamente, cada 20 minutos tomar un descanso y buscar un punto fijo lejos del dispositivo y parpadear rápidamente por unos segundos. Los ojos se relajan cuando  se observan objetos lejanos.

Mantener cierta distancia: Mantener el enfoque a cortas distancias durante mucho tiempo incrementa el trabajo para nuestros ojos. Se recomiendan no utilizar los dispositivos cerca de los ojos. La distancia ideal es mínimo un antebrazo de distancia (35 cm).

Ajustar la iluminación de la pantalla: Si el dispositivo tiene la opción de descanso visual es recomendable activarlo o bien, ajuste la luz y el brillo para que no sea tan fuerte para la vista.

La mejor manera de cuidar sus ojos del coronavirus, es lavando las manos con frecuencia antes de tocar la cara o hacer uso de geles hidroalcohólicos. Sobre todo, después de tocar objetos o superficies en la calle, saludar con un apretón de manos, contar dinero o hacer una compra.

el autorRedaccion
Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Deja una respuesta