Revista Vida y Éxito

Home » Destacadas » 8 características de un buen líder
La autoridad es una herramienta que usa para organizar.

8 características de un buen líder

Para lograr los objetivos en una empresa, ya no se requiere mano dura, sino una persona que sirva de ejemplo y guíe al equipo hacia el rumbo deseado.

¿Jefe o líder? Esa es la pregunta que nos hemos hecho desde hace muchos años en las empresas.
Todos los estudios apuntan a que la jerarquía ya no otorga la posición de líder. El “ordeno y mando” quedó sin espacio en las empresas actuales, porque, en realidad, más que un liderazgo de personas, se necesita uno de equipos, indica un estudio de la firma Deloitte.

“Incluso, se habla de un liderazgo de grupo más que uno de personas, una guía de diseño colaborativo, donde el equipo puede trabajar junto, complementarse y funcionar integralmente ubicando las capacidades máximas de cada participante”, añadió Cristina Cubero, directora de Consultoría de Deloitte para Centroamérica y el Caribe.

En ese sentido, se señala que el líder actual debe entender a la persona como única y lograr que sea valorada. También debe contar con gran capacidad de negociación, flexibilidad y pensamiento sistémico.

De la misma forma opina Ana Gabriela Chaverri, gerente país de ManpowerGroup en Costa Rica. Para ella, un buen jefe es un mentor: una persona que enseña a su equipo cómo hacer las cosas. De esa forma, se motiva el crecimiento profesional y personal, haciéndolos más productivos. También genera un balance entre vida profesional y personal, y dice con honestidad las cosas.

En tiempos cuando las empresas buscan que su marca sea llamativa y la imagen sea un valor de atracción, es momento de repensar si las personas al ingresar a la compañía sienten que son valoradas. Por eso, ambas firmas de consultoría nos ofrecen ocho características que un buen líder debe tener.

Escuchar. Esto ayuda a detectar con más facilidad situaciones particulares que pueden afectar el desempeño, o a reconocer problemas para generar planes de acción de forma inmediata.

Comunicación. Cuando las cosas se complican, es muy importante mantener la motivación, se debe transmitir los mensajes correctamente. La comunicación debe ser muy clara dentro del equipo de trabajo y de la empresa en general. Comunicar también cuál es el aporte de cada integrante del equipo y cómo influye su trabajo en los resultados finales.

Tomar en cuenta al equipo. Es importante que todos sientan que forman parte de algo y pedirles que propongan soluciones. Si se va a implementar un cambio, hay que incluirlos en el proceso.

Agradecer y reconocer sus logros. Es muy importante mantenerse cerca de los colaboradores y ganarse su confianza cumpliendo los compromisos. Ellos replicarán las acciones del líder y eso se distribuye dentro de la organización.

Celebrar. Es fundamental que todo el equipo de trabajo celebre los logros obtenidos o las metas alcanzadas.

Tener estrategia. Es la capacidad de entender las tendencias y hacer crecer el negocio con ellas, considerando la perspectiva y el análisis financiero.

Liderazgo. Si las empresas están transformándose, no es posible liderar sin la habilidad de gestionar el cambio, ser flexible y tener la capacidad de adopción e inspirar a otros a hacerlo. Los líderes son capaces de impulsar un clima positivo para la cooperación y el desarrollo del potencial de otros.

Gestión de la efectividad y nuevos modelos. Una de las habilidades centrales de un líder es la “capacidad colaborativa” o de “integrador de equipos”. Así se fortalecen las redes a lo largo de generaciones, geografías, funciones y equipos internos y externos.

Fuente: Deloitte y ManpowerGroup.

Sobre Luis Diego Quiros

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Publicidad

ZEWS S.A.

Publicidad

400X90